My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Columnas

En el Día Mundial del Emprendimiento necesitamos emprendedores, no 'CEOs de algo'

Si abriste un negocio solo por el gusto de llamarte 'fundador' o 'director', te tengo un par de malas noticias…
En el Día Mundial del Emprendimiento necesitamos emprendedores, no 'CEOs de algo'
Crédito: Depositphotos.com
Entrepreneur Staff
5 min read

Felicidades, emprendedores. Hoy es el Día Mundial del Emprendimiento. Como cada 16 de abril, celebramos ese espíritu que nos impulsa a generar una idea, desarrollarla y llevarla a cambiar al mundo.

Desde hace un par de años he visto una explosión en el emprendimiento latinoamericano. Pareciera que todo el mundo quiere ser emprendedor. Esto por supuesto no es malo. Al contrario, como bien me lo dijo Marcus Dantus, director de Startup México, en una reciente entrevista, “nos urgen héroes emprendedores para cambiar al mundo”.

Sin embargo, así como hay una revalorización de las ideas de los emprendedores latinos, también parece que hay muchos hombres y mujeres que se lanzan al ruedo sin una idea concreta o peor aún, sin una verdadera pasión por lo que hacen.

En mi experiencia con Entrepreneur he visto muchísimas historias de latinoamericanos que han superado los obstáculos que un ecosistema que apenas empieza a fortalecerse puede presentarles: exceso y a la vez falta de regularización, multitudes de trámites, miedos culturales, corrupción, etc. No obstante, también me he encontrado con personas que han emprendido por el simple gusto de ser llamados “CEO de algo".

¿Esto es malo? No necesariamente. Sin embargo, como todo emprendedor sabe, el camino para arrancar un negocio desde cero es muy difícil y a momentos solitario. No contar con una motivación suficientemente clara o importante para ti puede hacer que quieras tirar la toalla a la menor provocación.  

Por eso los especialistas siempre recalcan la importancia de emprender por las razones correctas. ¿Quieres dejar tu vida de oficina para tener horario más flexible? Los emprendedores suelen trabajar muchas más horas que los empleados corporativos. ¿Quieres ser tu propio jefe? Estarás cambiando un solo supervisor directo por (te deseamos) miles de clientes que esperaran recibir el producto o servicio por el que pagaron. ¿Quieres volverte millonario? Los primeros dos años de operación de tu empresa serán increíblemente difíciles en lo que consigues capital para fondearte.

La buena noticia es que, a pesar de estas difíciles verdades, estamos ante las dos generaciones más emprendedoras de la historia. Los millennials y la Generación Z han dejado atrás la idea de que el máximo orgullo profesional solo se puede encontrar trabajando para una gran empresa. Estos jóvenes de entre 18 y 38 años están apostando por crear negocios innovadores que incluso puedan cambiar al mundo.

Según cifras del Global Entrepreneurship Monitor de 2017, en México tenemos ideas emprendedoras innovadoras de alto impacto superiores a la media global.  Entonces, ¿qué nos falta para impulsar a nuestros emprendedores?

El Entrepreneurship Global Index dice que tenemos que fortalecer nuestra cultura para hacer nuestra vida emprendedora más sencilla. De hecho, como país caímos al lugar 75 debido a una bajada en soporte cultural y percepción de oportunidades de negocio.

Personalmente creo que hay muchas deudas que tenemos como región con nuestros emprendedores (como impulsar los negocios tecnológicos, a las emprendedoras, al campo, etc.), pero también creo que necesitamos hombres y mujeres de negocio que “se la crean” y se atrevan a jugársela todo por el todo.

No basta arrancar una compañía solo para ser el “CEO de algo”. Hay que tener verdadera pasión por lo que se hace y entender que se trata de una carrera de largo aliento. Dejar el “esnobismo emprendedor” y realmente luchar por una idea de la que se esté locamente apasionado.

Si este es tu caso, entonces por su puesto que sí: ¡muchas felicidades por ser un emprendedor! No es un camino sencillo, pero sin duda es el que te llamó para buscar la trascendencia. Nuestro país, -nuestra región-, necesita de más personas como tú.

La tarea que nos toca como emprendedores, medios de comunicación, aceleradoras, incubadoras, fondos de capital privado y demás integrantes del ecosistema emprendedor latinoamericano es luchar para que emprender sea cada vez más fácil en nuestros países. Entre más emprendedores tenga un país, más fuerte será.

No necesitamos más “CEOs de algo”. Requerimos personas que estén apasionados por llevar sus ideas a todo el mundo.

Más allá de sólo un software