My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Management

6 pasos para reaccionar correctamente a una renuncia

"Una buena organización y un buen manejo de emociones son la fórmula para aprender y fortalecerse en situaciones complicadas." Espiral Positiva
6 pasos para reaccionar correctamente a una renuncia
Crédito: Depositphotos.com
6 min read

Aunque podríamos decir que hay de renuncias a renuncias, lo cual quiere decir implícitamente que el problema de una renuncia radica en que tan buen elemento es quien lo hace, yo prefiero que hablemos de que, ante esta situación, existe quien lo enfrenta respaldado por una buena organización y manejo emocional y quien no.

Abordar el tema de una renuncia desde el segundo enfoque, nos permite profundizar en la situación, en las causas de dicha renuncia, y, abrirnos a la posibilidad de que es necesario aprender nuevas prácticas, desechar las que nos estén originando problemas en algún nivel, y reforzar las que estén funcionando.

Es cierto que en la mayoría de los casos, un colaborador no renuncia a su trabajo sino a su jefe, sin embargo, no podemos perder de vista los tiempos de cambios vertiginosos que vivimos actualmente en todos los ámbitos de nuestras vidas, incluyendo el empresarial, en el que las oportunidades, la competencia y la necesidad de actualización constante hacen que sea más difícil permanecer mucho tiempo en un mismo lugar.

En términos prácticos, no todas las renuncias representan una pérdida importante, sin embargo, para que todas representan una gran oportunidad para crecer como organización, como líderes y deriven en un enriquecimiento, es importante que tengamos una planificación y estrategia dirigida hacia solucionar lo más pronto posible la complicación que puede resultar de una renuncia.

Según la empresa colombiana de consultoría global, Hay Group, los resultados de un estudio realizado para identificar los motivos por los que renuncia un colaborador valioso, arrojaron, entre otras cosas, que por lo menos un tercio de los millones de trabajadores encuestados a nivel mundial, piensan renunciar a en los dos años siguientes. Sabemos que las bajas laborales representan altos costos, de modo que, vale la pena desarrollar estrategias que nos permitan anticiparnos a estos hechos para tratar de reducirlos.

Prevención

Encuestas de satisfacción periódicas

Realizar estas encuestas, te permitirá ir haciendo ajustes a tiempo en las áreas en donde sea necesario. Los aspectos de mayor interés en este tipo de encuestas son, el clima laboral, tanto del área como de la empresa en general, así como lo relacionado a la proyección profesional y la capacitación.

Plan de Acción

Muchas empresas aplican encuestas de satisfacción en forma periódica, pero parece que más bien lo hacen para que los colaboradores crean que están pendientes. Si quieres que funcione, es importante que se analicen y tomen acciones que lleven a solucionar las áreas de oportunidad reveladas en dichas encuestas.

Comunicación abierta y continua

Este tipo de comunicación es vital para generar un entorno que favorezca el aprendizaje, además de ayudarte a saber cuándo están sucediendo situaciones que pueden dar como resultado que un buen colaborador se sienta insatisfecho y comience a buscar desarrollarse en otra empresa.

Manejo de la renuncia

1. Manejo de emociones

Lo primero con lo que necesitas contar, es con un manejo de emociones bien desarrollado. Es muy probable que cuando renuncie un colaborador valioso, sientas una oleada de emociones no precisamente positivas, las cuales, generalmente no te permiten pensar objetivamente. Puede ser que, invadido por estas emociones, no te importe la persona en cuestión, sino más bien, cómo y en qué grado le afectará al área y a la empresa. Esto puede provocar que no escuches las razones de su renuncia y que prefieras pensar que es un malagradecido.

2. Escucha con mente abierta

Escucha con ganas de entender la situación. Comienza por disponerte a callar los juicios contra los demás o contra la persona que renuncia. Esto va a permitir que quien renuncia, así como todos los involucrados, sientan la confianza para ser honestos y objetivos en cuanto a la situación, y, abrirás paso a un análisis objetivo tanto de la situación, como de las acciones que hay que tomar.

3. Manejo positivo del cambio

El cambio es una constante, de modo que aceptarlo te va a ayudar mucho a manejarlo. Con esta disposición, tal vez te des cuenta que la renuncia va a impulsar la mejoría del área en cuestión, y de la organización, y aunque puede ser muy natural que te sientas molesto, o preocupado, tu habilidad para manejar el cambio permitirá que la relación con quien renuncia siga siendo de confianza, honestidad y apertura. No te olvides, que todas estas acciones son un portavoz del tipo cultura que se maneja en tu organización.

Explícale claramente cuáles los pasos a seguir:

  • Con quien debe firmar su renuncia
  • Contestar entrevista y cuestionario de salida
  • Fecha de pago
  • A quien, y de qué forma deberá entregar su trabajo
  • Como debe manejar la información con su equipo
  • Que se espera de él durante los últimos días de trabajo

4. No expreses alivio

Aunque lo pienses, nunca expreses, a nadie de la empresa, lo aliviado que te sientes por que un colaborador se va. Esto te hace ver poco profesional y hará pensar al resto de los colaboradores qué opinas igual de ellos.

5. Comunica inmediatamente

Aun cuando su equipo y amigos seguramente saben antes que tú de su partida, es importante que hagas el aviso oficial con un tono asertivo y optimista.

6. Delega su trabajo

Mientras encuentras un reemplazo reparte su trabajo en al menos dos personas o bien divide la carga de trabajo equitativamente entre todos los integrantes para evitar saturar al equipo. Reúnete al menos una vez a la semana con el equipo con el fin de identificar posibles problemas, dudas y apoyarlos.

En resumen, una renuncia no es el fin del mundo. Nadie somos indispensables y todos somos reemplazables. En estos casos, aunque la operación en la organización continúa, es fundamental aprender y mejorar a través de esas situaciones.

Hasta la próxima.

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

10 tips para tener juntas realmente productivas