My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Podcast Empréndete

Podcast: Esta historia de emprendimiento inspira tanto como cualquiera de Silicon Valley

¿Cuál es tu historia de emprendimiento favorita? De seguro lo primero que se vendrá a tu mente es cualquier biografía inspiradora de un emprendedor como el visionario Steve Jobs o el intrépido Richard Branson, que son personajes que han hecho historia con sus hazañas en el mundo empresarial.
Podcast: Esta historia de emprendimiento inspira tanto como cualquiera de Silicon Valley
Crédito: Depositphotos
4 min read

¿Cuál es tu historia de emprendimiento favorita? De seguro lo primero que se vendrá a tu mente es cualquier biografía inspiradora de un emprendedor como el visionario Steve Jobs o el intrépido Richard Branson, que son personajes que han hecho historia con sus hazañas en el mundo empresarial. 

Sin embargo, estos ejemplos por más increíbles que sean, sucedieron en un contexto diferente al latinoamericano que, como ya sabrás, es algo más complejo. Es por eso que hoy queremos compartirte una historia de emprendimiento proveniente de Colombia sobre un emprendedor campesino que está tan cargada de aprendizajes como cualquiera proveniente de Silicon Valley. 

En este episodio podcast de Empréndete conocerás a Don Melco, quien es fundador de la empresa de lácteos La Catira. Un emprendedor campesino que logró levantar una empresa sólida en medio de la incertidumbre que tanto caracterizó a Colombia en las décadas de los 80's y 90's. A ritmo de Joropo, música típica de la zona y buenas anécdotas, escucha esta gran historia de emprendimiento proveniente de los llanos orientales colombianos. 

Escucharás con detalle porqué le tomó al protagonista de esta historia más de 12 años darse cuenta que su empresa de lácteos no había logrado prosperar por un problema de espíritu. Pero, ¿A qué se refiere hablar de espíritu? Esto tiene que ver con entender que la cultura de una empresa será la misma que el emprendedor que la fundó le imprima. Hay una anécdota muy particular en el episodio que explica, de una forma divertida, por qué esto inició un cambio de conciencia hacia una nueva mentalidad en su empresa.

Así como la cultura la van creando los fundadores de la empresa, es vital también trabajar con personas a las que les duela la empresa, que tengan un sentido de pertenencia hacia ella y que la quieran como propia. Esto no siempre es fácil de encontrar, y más en un entorno tan cambiante como el del emprendimiento; pero si tienes claro cómo es la cultura de tu empresa, sabrás también qué tipo de personas querrás tener en tu equipo. 

Todo esto lleva a un mensaje particular que Don Melco comparte en su historia:

“Mucha observación y poco razonamiento, conducen a la verdad. Mucho razonamiento y poca observación conducen al error”

Esta es una variación de una frase que alguna vez compartió el reconocido biólogo  francés Alexis Carrel. Pero, ¿Qué tiene que ver esto con el emprendimiento? La intuición es un don que a todos nos es dado y no hace falta meterle tanto análisis. 

Al fin y al cabo, todo el conocimiento teórico de ventas y emprendimiento está basado en años y años de una buena observación. 

El episodio está lleno de pequeñas historias que muestran cómo Don Melco se dio cuenta que tenía que ver su empresa con un ojo crítico y no quedarse estancando pensando en complejas soluciones para su negocio.

Sobre todo, que las oportunidades vienen disfrazadas de problemas. 

Todo gran emprendedor tiene en común una buena historia y un par de grandes lecciones para compartir. 

Este relato es diferente a los que te habrás habituado a escuchar, no solo por su contexto pero también por sus personajes. Es por eso que vale la pena que la escuches hasta el final, tomas tus lecciones favoritas y nos compartas tus comentarios. 

Sus papás le prestaron casi 600 mil pesos para comenzar una empresa. Ahora vale 1.7 mil millones de dólares