Cultura Pop

Deadpool o cómo arriesgarse y hacer un negocio exitoso cuando las circunstancias no están a favor

¿Qué puede enseñarle el "Mercenario bocón" a los emprendedores?
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Estamos en la era del cine de superhéroes. Dada la naturaleza fantasiosa del material de origen -entiéndase cómics-, la realización de las películas de este subgénero requiere grandes presupuestos que se invierten mayoritariamente en los apartados técnicos, como el diseño de producción y los efectos visuales, con el objeto de que el producto terminado guarde fidelidad en tono, estilo y estética con su contraparte impresa.

De ahí que las películas de superhéroes sean las más caras de la industria. Pero, además, son filmes que año con año requieren mayores inyecciones de capital (Batman: El caballero de la noche -quizá la mejor cinta de la vertiente-, estrenada en 2008, costó 180 millones de dólares, mientras Avengers: Infinity War osciló entre los 316 y 322 millones).

El cine de superhéroes es negocio seguro, pero esto no significa que Hollywood y sus grandes estudios no adopten medidas adicionales para garantizar la alta recaudación en taquillas, y la más habitual es que sean películas dirigidas al público de todas las edades.

Es una postura entendible; después de todo, las clasificaciones restrictivas impiden que un amplio sector de la audiencia ingrese a las salas de cine, y ello impacta directamente en la venta de boletos.

En apariencia, la lógica para triunfar en el Hollywood de este momento sería hacer cintas de superhéroes para todo público. Pero recordemos que el grueso de los cómics está conformado por tramas para consumo de lectores adultos, y es ahí donde hay un sector que requiere ser atendido y complacido, tanto para ofrecer un producto distinto que destaque en el mercado, como para generar boca a boca que se traduzca en buenos resultados en taquilla.

Esto nos lleva a Deadpool, uno de los personajes más violentos (e irreverentes) de todo el Universo Marvel. Sus aventuras tienen un tono y humor ideales para la pantalla grande, razón por la que la fanaticada pedía —justificándose en el fallido retrato del personaje en X-Men Orígenes: Wolverine— la realización de una película en solitario que respetara su esencia.

El dilema era que, si se apelaba al fandom de Deadpool, se filmaría una película de un superhéroe —antihéroe, en este caso— prácticamente desconocido para el público ajeno a los cómics, y el riesgo de echar en saco roto los millones de dólares que costaría su realización sería altísimo.

20th Century Fox, propietario de los derechos fílmicos de los X-Men (y, por ende, de Deadpool), sabía que hacer una película del personaje lo pondría en el radar como estudio con visión y actitud, como aquel que, dentro de la saturada oferta de cintas de superhéroes, aceptaba el reto de lanzar una película repleta de muerte, desmembramientos y lenguaje soez, una obra por completo anómala dentro de la vertiente, al menos en este momento (era común en los 90, y cintas como El cuervo y la primera Blade lo comprueban).

Después de que la filtración de footage de prueba generara ovación unánime de los entusiastas de los cómics, Fox determinó que era momento de hacer la película de Deadpool que tanto anhelaba la fanaticada, a sabiendas de que el público nicho sería insuficiente para generar ganancias. ¿Cómo despertar interés general y garantizar salas de cine llenas?

Con una hilarante campaña publicitaria que implicó el involucramiento directo de Ryan Reynolds, la estrella de la película.

El estudio invirtió “solo” 58 millones de dólares en Deadpool (una cantidad ínfima en comparación con el presupuesto de la película de superhéroes promedio), y decidió estrenar en la primera quincena de febrero de 2016, lo que les dio a las cabezas de marketing y a Reynolds la posibilidad de jugar con la idea de San Valentín, y de comenzar el fuzz desde 2015.

Apariciones en la Comic-Con de ese año y la revelación de footage oficial fueron esenciales para generar expectativa. Pero la revelación del tráiler fue crucial. En el avance quedaba claro que era una película para adultos, vulgar, violenta y llena de humor referencial, algo que podrían disfrutar hasta quienes rechazaran de tajo el cine de superhéroes.

Una vez generada la expectativa, comenzaron a lanzarse pósters que hilarantemente promocionaban Deadpool como una película perfecta para San Valentín. Luego llegaron videos de toda índole, como aquel en el que Deadpool mostraba cómo debían revisarse los genitales masculinos para detectar cáncer testicular. Después se sumó la falsa rivalidad en redes entre Reynolds y Hugh Jackman, el mismísimo Wolverine de los X-Men.

Calles, televisión e Internet se inundaron de la presencia del antihéroe. Cada día se registraban alrededor de 20 mil tuits sobre Deadpool; después de los screenings de prueba, aumentaron a 90 mil. Fox tenía en manos una bestia mediática que creció cual bola de nieve. Este ya no era uno de los personajes b de Marvel, sino el protagonista de una de las películas más esperadas del año.

Llegado el estreno, los resultados en taquilla superaron absolutamente toda proyección económica, incluida la del estudio.

Con una recaudación final de 783 millones de dólares, Deadpool se convirtió en la película para adultos más taquillera de toda la historia, y Fox se hizo de los elementos para crear una secuela sin limitaciones presupuestales ni de clasificación que, además, ya no requeriría el mismo esfuerzo en marketing, pues el personaje ya sería parte del imaginario colectivo.

La enseñanza de Fox y Deadpool es clara: cualquier emprendimiento puede ser exitoso, siempre y cuando se analicen a detalle contextos y target, se conozca a fondo el concepto a tratar, y se destine todo el tiempo que sea necesario a campañas publicitarias creativas. Tomar riesgos con conocimiento de causa deja derrama económica.

Keep Reading

Mexico Desconocido

12 cosas que hacer en Salamanca, Guanajuato

Te compartimos esta lista de cosas que hacer en Salamanca, para que aproveches cualquier fin de semana o puente y te lances a Guanajuato.
Nupcias Magazine

Many moons, luna de miel para millennials

Porque definitivamente un viaje no es suficiente.
Cine Premiere

Andrew Lincoln en trilogía de películas The Walking Dead

Tras el reciente episodio, AMC sorprende: Andrew Lincoln regresará como Rick Grimes, ¡pero a una trilogía de películas The Walking Dead!
Altonivel

¿Por qué se ‘estrelló’ la nueva oferta de los bonos del NAIM?

Ayer miércoles los precios de los bonos subieron tras el cambio en las condiciones por parte del gobierno federal en la oferta de recompra de bonos del NAIM.

More from Entrepreneur

Kathleen, Founder and CEO of Grayce & Co, a media and marketing consultancy, can help you develop a brand strategy, build marketing campaigns and learn how to balance work and life.
Book Your Session

In as little as seven months, the Entrepreneur Authors program will turn your ideas and expertise into a professionally presented book.
Apply Now

Are paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.
Get Your Quote Now

Latest on Entrepreneur

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.