9 tips para que los jóvenes cuiden de sus finanzas personales

Mastercard nos regaló 9 tips para que los adolescentes cuiden de sus finanzas personales y cuentas.
9 tips para que los jóvenes cuiden de sus finanzas personales
Crédito: depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!

Las universidades ya regresaron a clases y ahora es el tiempo de las escuelas, con ello se incrementan los gastos de los jóvenes y adolescentes. Como parte de este grupo, es necesario que aprendas a manejar tus gastos de manera responsable, sobre todo en el mundo de hoy en el que existe un acceso más sencillo y conveniente de los servicios financieros.

Tus padres se sentirán más tranquilos de saber que tienes un control de tus finanzas y ello requiere de independencia y capacidad de decisión. Debes aprender que el uso de una tarjeta de débito te permite administrar bien tu dinero y ayuda a evitar posibles riesgos como fraude, robo o pérdida.

De acuerdo con algunos estudios, padres e hijos concuerdan en que poseer una tarjeta les hace ser más precavidos con respecto a sus finanzas personales, lo cual les ayuda en un futuro. Además, el 74% de los padres desean que sus hijos reciban información financiera de manera independiente para que aprendan a usar y limitar su dinero.

En este contexto Mastercard nos compartió 9 tips para que, en tus comienzos financieros, sepas manejar tus cuentas y dinero.

  1. Clasifica tus gastos prioritarios: debes tener claro qué necesitas, qué quieres y si lo vale. Posteriormente realiza un balance del dinero que recibes y colócate un límite de lo que puedas gastar a la semana, debes aprender a gastar de manera adecuada.
  2. Infórmate y sé un consumidor responsable: recuerda evaluar el precio y la calidad de lo que consumes, además sé consciente sobre cuáles servicios cubren mejor tus necesidades. Por otro lado, considera el impacto que estos tienen en la sociedad y el medio ambiente.
  3. Sé cuidadoso en las transacciones en línea: compra en páginas confiables, revisa las direcciones de los sitios a los que accedes. Normalmente los lugares seguros tienen un candado al lado de del https:// o al final de la página. También puedes buscar información de las páginas a las que accedes con el objetivo de que verifiques su identidad. Recuerda tener activado y actualizado tu antivirus.
  4. Ahorra de manera regular: guarda un porcentaje del dinero que ganas o que te dan tus padres, de este modo podrás crear una especie de colchón de gastos, planeados o no planeados. Puedes disminuir tus cafés de la mañana o evitar comprarte un dulce. La idea es que te propongas metas de ahorro para cubrir algún gasto en corto, mediano o largo plazo.
  5. Guarda tu tarjeta en lugar seguro: ten cuidado de no perderla, ubícala en algún lugar de tu cartera o usa un tarjetero. Además, no olvides registrar el número de servicio de tu banco en tu celular para que puedas llamar en casos de pérdida o robo.
  6. Evita los robos, fraudes o estafas: esto lo logras al tener cuidado con tu información personal y de tus tarjetas. No compartas tus contraseñas o PIN con nadie que no sean tus padres y hazlas lo más difíciles posibles. Además, debes recordar que ningún banco debe preguntar por información privada de tu cuenta.
  7. Compara y revisa los servicios que te ofrece el banco que utilizas: normalmente los padres son quienes toman las decisiones del banco que utilizarán sus hijos, sin embargo, es muy bueno si te informas sobre los productos, servicios, promociones y reputación de varios bancos para que de este modo también te enteres de cuál ofrece mejores beneficios.
  8. Entiende y haz valer tus derechos: es importante que conozcas las leyes, regulaciones y políticas de tu banco para que sepas cuáles son tus responsabilidades y derechos como usuario.
  9. Revisa regularmente los estados de cuenta: en muchas ocasiones se te pueden realizar cargos a tus tarjetas que desconozcas por error del banco o por alguna situación de fraude, debes estar pendiente y llevar el control de tus gastos para que esto no ocurra.

Siempre es bueno que confíes en tus instintos, si alguna página de internet no te parece confiable o el lugar donde vas a pagar no te convence, entonces es mejor que evites la compra. La seguridad en tus finanzas es tu responsabilidad y la de tu banco, mantente siempre alerta.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur