5 lecciones de Virginia de la Mora para hacer que tu negocio sobreviva por más de 50 años

5. La familia siempre es la mejor motivación
5 lecciones de Virginia de la Mora para hacer que tu negocio sobreviva por más de 50 años
Crédito: Netflix vía YouTube
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

De La casa de las flores, la más reciente serie mexicana original de Netflix, se ha dicho prácticamente de todo.

Están quienes ven en ella un retroceso, un reciclaje de los pastiches utilizados décadas atrás por las telenovelas, una manera de venderle a las generaciones más jóvenes un producto en apariencia innovador, pero que en realidad solo resulta una regurgitación del método y presentación de un concepto que por lo regular no se asocia a las mejores opiniones.

También están quienes leen entre líneas y se percatan de que es el cuarto producto nacional de Netflix en sucesión (tras Club de Cuervos, su spin-off La balada de Hugo Sánchez y Luis Miguel, la serie) que retrata solo la realidad de los ricos y se olvida de la del sector que al final del día lo consume: la clase media trabajadora.

Por otro lado están quienes postran la mirada sobre el aspecto LGBT+ de la serie, y que a su vez se dividen en dos frentes. Uno es el que celebra la representación en sí misma y el otro es el que señala que los personajes trans, bi y drag son solo meras caricaturas que refuerzan estereotipos y que en nada ayudan al entendimiento de la comunidad.

Y desde luego están quienes aplauden a La casa de las flores y la ven como una serie ingeniosa que, a partir del ángulo de la comedia negra (y de mucha influencia de Esposas desesperadas), revitaliza el melodrama y lo permea de elementos que lo vuelven vigente para las nuevas generaciones y para los hábitos de consumo de este momento.

Pero el aspecto en el que todos los puntos de vista hallarán comunión -además de cuán desconcertante es el acento del personaje de Cecilia Suárez- es que Virginia de la Mora, la matriarca de la familia a la que da vida Verónica Castro, está construida en capas y ofrece un vistazo a las fallas y virtudes que hacen a una persona.

Quizá se trate del personaje más redondo de la serie, pues además ofrece lecturas que el público emprendedor apreciará por ser ella misma una emprendedora que lleva sobre los hombros la responsabilidad de mantener unida una familia y a flote un negocio.

Y al ser ese negocio uno que lleva décadas en el mercado, podemos afirmar que a Virginia de la Mora se le puede aprender que:

1. Los problemas personales no deben afectar el desempeño de tu negocio

A pesar de lidiar con las consecuencias del suicidio de la amante de su marido y con el encarcelamiento de este, Virginia sabe que el sostén económico de su familia es La casa de las flores, y que por ello debe seguir mostrando la mejor cara al cliente, asegurar las ventas y servir como ejemplo de entereza.

No permitas que una mala asimilación de situaciones personales impacte negativamente en tu esfera profesional y emprendedora.

2. Debes aprovechar las circunstancias

Cuando Virginia se entera de que en realidad hay dos Casas de las flores, su primera reacción es de rechazo ante la idea de que el negocio legítimo comparta nombre con un “tugurio” (también legítimo) del que desconocía su existencia.

Pero pasada la impresión, cae en cuenta de que le conviene aprovechar la segunda casa y entonces diseña estrategias conjuntas para asegurar las estabilidades económica y familiar, el mismo tipo de plan que necesitas para garantizar la supervivencia a largo plazo de tu proyecto.

3. Necesitas relajarte

Cuando siente que los problemas están por superarla, Virginia tiene un método infalible para despejar la mente y no tomar malas decisiones: alejarse de todo y de todos y fumar marihuana a solas.

El punto es claro: toda persona emprendedora lidia con situaciones adversas que pudieran desmotivarla a seguir adelante. En esos momentos es fundamental guardar la calma e implementar acciones que distraigan, relajen y ayuden a ver con claridad. Nadie quiere una mente nublada al frente de un proyecto.

4. Expandir el objeto del negocio garantiza el interés de clientela diversa

Hay un punto en que la venta de flores se vuelve insuficiente para obtener ingresos y entonces Virginia decide ampliar la oferta y comienza a vender marihuana escondida en los arreglos florales.

De pronto tiene en el negocio a clientes de perfiles variados que a su vez la recomiendan entre sus respectivos círculos, y así convierte a La casa de las flores en una parada recreativa obligada.

No estamos sugiriendo que empieces a vender mota; más bien estudia posibilidades de mercado. Y si a tu proyecto puedes integrarle otros objetos que garanticen su permanencia y relevancia y tu prosperidad, no esperes más y expande.

5. La familia siempre es la mejor motivación

Virginia, con sus fallas y aciertos, siempre actúa en pos de su familia. No hay nada más importante para ella y cada decisión que toma es en atención a mantenerla unida y a salvo.

Es la mejor lógica. Siempre que tu proyecto esté en la incertidumbre y no sepas qué paso tomar, piensa en tu familia y en la manera en que le vas a beneficiar. Es el factor que mantendrá tus pies en la tierra y que evitará que tus decisiones carezcan de sentido.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur