Cómo superar el fracaso

Emprendió en China y fracasó, ahora ayuda a más de 3 mil pymes

Rubén Sánchez emprendió por primera vez en China, pero una serie de diversas crisis terminaron con su negocio. Este fracaso lo inspiró para crear Visor en 2015 y ayudar a más de 3,000 pymes a obtener financiamiento.
Emprendió en China y fracasó, ahora ayuda a más de 3 mil pymes
Crédito: Depositphotos
Entrepreneur Staff
9 min read

“Los emprendedores nunca se quieren rendir”, afirma Rubén Sánchez Souza, CEO de Visor, una plataforma que les permite a las pequeñas y medianas empresas (pymes) hacer transacciones financieras y acceder a financiamiento y que en poco más de dos años ha levantado 2.7 millones de dólares de capital de fondos internacionales y mexicanos.

Pero la historia de Rubén no siempre fue de triunfos. Hace 10 años emprendió en China y fracasó tras sufrir los efectos de la Gran Recesión económica en 2008, lo que le llevó a perder la liquidez suficiente para mantener a flote su negocio.  Fue la primera de una serie de crisis que lo obligaron a cambiar constantemente y a adaptarse a las circunstancias hasta lograr el éxito.

Rubén llegó a China en 2005 con la encomienda de dirigir las ventas de cerveza Corona, perteneciente a Grupo Modelo. Luego de tres años en la marca decidió quedarse a emprender, pues ahí identificó que las empresas tenían dificultades para conocer mejor a los proveedores en Asia y hacer gestión de compras allá. Así que pensó en crear una startup que facilitara las transacciones entre las compañías.

Con esta idea en mente y con 300 mil dólares ahorrados, a mediados de 2008, Rubén se asoció con una china y un español y juntos crearon una tecnología para monitorear compras con proveedores asiáticos, es decir, para saber qué calidad tenía la fábrica, cómo estaba el producto y si estaba bien cotizado. Era una plataforma de efficient consumer response a la que llamaron WSP. “Con ese emprendimiento quería que el comercio fluyera como las corrientes marítimas”, asegura.

A unos meses de arrancar con WSP, la crisis económica global —originada en Estados Unidos en el sector hipotecario— dejó sus efectos. “Cuando la economía está apretada todo mundo es mucho más cauteloso y eso influye en la velocidad que crecen las empresas, y eso mató a muchos negocios.” El de Rubén fue uno de ellos, pues en 2009 muchos de sus contratos se atrasaron debido a la recesión, lo que originó problemas de liquidez y un efecto en la facturación.

Ante la adversidad, uno a uno, sus socios comenzaron a desilusionarse del proyecto. “A veces te sientes traicionado y a veces no entiendes que son decisiones de sus vidas y las tienes que respetar porque no son contra ti ni contra tu visión. No hay que tomarlo personal”, recuerda.

Resiste cuanto puedas

Pese a que al inicio estaban cerrando contratos que les permitían crecer, hubo dos factores que el equipo de WSP no vislumbró: el primero de ellos fue querer hacer negocio sólo con compañías de la talla de Grupo Modelo, ya que los ciclos de ventas de esas empresas son largos, lo que entorpece el flujo de ingresos durante meses. Ese primer factor lo llevó a perder liquidez, lo que aniquiló su negocio al final.

El error fue de generación de flujo. “Necesitas poder pagar las cuentas y estar vivos para cachar los negocios, no puedes pensar que sólo te vas a arriesgar a esos grandes proyectos sin ir pagando la operación con los chiquitos”, asegura Rubén.

Tras analizar su error, el actuario de formación sabe que una startup debe “tener suficiente ingreso para aguantar los saltos grandes que se deben dar y, si no es eso, por lo menos tener capital de fondos para acolchonar más el periodo de tiempo en lo que generas ingresos”.

Foto: Isaac Alcalá/ Entrepreneur en Español

En un emprendimiento, a opinión de Rubén, administrar el flujo de caja es lo más difícil. “Es lo que en esa época me llevó a no sobrevivir.”

Rubén tuvo una oportunidad de salvar su proyecto, pero no la aprovechó. Estaba por cerrar un contrato con una empresa portuguesa que tenía operaciones en Angola que le permitiría sobrevivir, pero consideró que los términos no eran justos, pues creía que WPS estaba dando más valor de lo que le ofrecían como pago. “Me ofrecieron 400,000 dólares por ese proyecto que era 60% menos de lo que yo quería, pero eso hubiera mantenido a la empresa viva”, reconoce.

Sin ese contrato, WSP comenzó a sufrir por los números rojos. Para pagar la nómina y mantener la operación Rubén se endeudó con el banco y con sus padres. Pero “las deudas de una empresa y de una persona no se parecen”, aprendió este emprendedor. “Empecé a cavar un hoyo de deudas terrible y decía: '¿cómo voy a salir de esta?'”, recuerda.

Cuando la situación fue insostenible Rubén tuvo que recortar personal: de los 20 empleados que tenía, sólo se quedó con cuatro para intentar mantener viva la operación. Fue lo más duro, confiesa el emprendedor.

Date una segunda o tercera oportunidad

Con las operaciones reducidas al mínimo, Rubén decidió tomar las riendas de una empresa holandesa que había crecido mucho en el ámbito de la tecnología aplicada al marketing: The Pop Company, que analiza el comportamiento en punto de venta.

Este nuevo proyecto profesional, cuenta Rubén, marchaba positivamente y le permitía usar su ingreso para mantener viva a WSP. “Tenía doble responsabilidad, doble operación y era mucha angustia.”

Al cabo de un año, en 2010, los dueños de The Pop Company decidieron retomar la dirección de la compañía y dejar fuera a Rubén, pese a que logró llevar esta tecnología a analizar 10,000 puntos de venta en diferentes ciudades de China y hacerla crecer de 20 a 300 empleados. Sin este flujo de recursos WSP murió sin remedio.

Sin embargo, este fracaso no sería el final de la carrera emprendedora de Rubén, quien conoció a un brasileño de los más ricos del mundo y lo invitó a trabajar para un fondo de venture capital en el que asesoró y ayudó a crecer a tres startups en Brasil.

En esta etapa apareció una nueva crisis, ahora familiar. Su mamá enfermó por lo que tuvo que regresar a México tras 15 años en los que estuvo trabajando con empresas mexicanas en el exterior. Era finales de 2014 y decidió que debía quedarse a iniciar una nueva aventura en el país. El panorama era alentador, ya que los fondos de inversión comenzaban a invertir en proyectos cada vez más innovadores y radicales.

Transforma el fracaso en enseñanza

La ebullición del fintech (tecnologías financieras) estaba en su máxima expresión en 2015, cuando Rubén decidía su siguiente paso como emprendedor. Su formación en negocios y como actuario hacía natural que se inclinara por iniciar un proyecto sobre acceso a financiamiento.

En su experiencia como directivo en Grupo Modelo detectó lo difícil que era para los proveedores conseguir negocios por no contar con las credenciales suficientes y números financieros robustos para ser aceptados.

“Vi que había una necesidad de análisis financiero en los corporativos para determinar un nuevo distribuidor o cliente, pero esta necesidad no es sólo de los bancos; el dolor es grande en las pymes, que siempre tienen problemas de liquidez”, afirma Rubén.

Así que creó Visor, una plataforma que les facilita a las pymes administrar sus finanzas, acceder a herramientas que les ayudan a tener identidad y, como consecuencia, cerrar contratos.

En poco más de dos años Visor ha analizado 3,200 empresas, es aceptada por siete bancos, nueve sofomes, 16 corporativos y ha colocado 300 millones de pesos en crédito. Y para el cierre de 2018 el emprendedor estima triplicar esta cifra.

La nueva startup de Rubén ha levantado 2.7 millones de dólares de capital de fondos como Ignia, American Express Ventures, ALLVP y 500 Startups en Estados Unidos. A inicios de 2018 llegó a Brasil donde ya tiene el respaldo de un banco y un corporativo, más un acumulado de 15 millones de dólares de créditos.

Rubén ha sabido transformar su fracaso en una enseñanza que puede compartir con muchas empresas. La misión de Visor es que ninguna pyme se quede sin liquidez como él y sueña con impactar de forma positiva a 100,000 pymes en México y toda América Latina. “Ahora no sólo Rubén sale adelante, sino que esta experiencia de vida se la puedo trasmitir a cientos de empresas en México, y eso es lo que estamos haciendo con el acceso a financiamiento.”

Keep Reading

Mexico Desconocido

12 cosas que hacer en Salamanca, Guanajuato

Te compartimos esta lista de cosas que hacer en Salamanca, para que aproveches cualquier fin de semana o puente y te lances a Guanajuato.
Nupcias Magazine

8 cosas que te conviene comprar para tu boda en el Buen Fin

Aprovecha este fin de semana del Buen Fin para comprar algunas piezas clave para tu boda.
Cine Premiere

Andrew Lincoln en trilogía de películas The Walking Dead

Tras el reciente episodio, AMC sorprende: Andrew Lincoln regresará como Rick Grimes, ¡pero a una trilogía de películas The Walking Dead!
Altonivel

DiDi inicia operaciones en CDMX esta semana y lanza un reto a Uber

Los usuarios que descarguen y se registren en la app recibirán un paquete de siete cupones con un valor total de 500 pesos

More from Entrepreneur

In as little as seven months, the Entrepreneur Authors program will turn your ideas and expertise into a professionally presented book.
Apply Now

Are paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.
Get Your Quote Now

One-on-one online sessions with our experts can help you start a business, grow your business, build your brand, fundraise and more.
Book Your Session

Latest on Entrepreneur

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.