Mujeres emprendedoras

El 'síndrome' que más afecta la productividad de las mujeres (y del que nadie está hablando)

No necesitas de trucos o apps para ser mejor en tu trabajo.
El 'síndrome' que más afecta la productividad de las mujeres (y del que nadie está hablando)
Crédito: Depositphotos.com
Guest Writer
Marketing and Mindset Coach
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿Has tenido de esos días, o incluso semanas, en las que no logras avanzar en nada relacionado con tu negocio? Te sientes atorada en una especie de parálisis y tu diálogo interno empieza a sonar un poco como esto:

“¿Por qué no puedo arreglarlo todo de una sola vez?”

“¿Para qué preocuparme? De todos modos nunca será lo suficientemente bueno…”

“Mañana lo hago…”

Pero no lo haces. Entre menos productiva eres, menos productiva te sientes y hay más críticas internas en tu cabeza.

No necesitas otro truco ni otra app de productividad para regresar al ruedo. Probablemente estés experimentando una versión del síndrome del impostor, el factor que más afecta la productividad de las mujeres y del que nadie habla.

El síndrome del impostor es un término un poco en boga, ¿pero qué relación tiene con tu increíblemente larga lista de pendientes? Puesto de manera simple, el síndrome del impostor es ese sentimiento que te hace pensar que no eres lo suficientemente buena o que no estás lo suficientemente bien calificada para hacer las cosas, independientemente de la evidencia externa de tu éxito y tu competitividad. Es el sentimiento aterrador de que la gente piense de que eres un fraude total.

Pauline Rose Clance y Suzanne Imes emplearon por primera vez este término en 1978, en su reporte titulado “El fenómeno del impostor en mujeres exitosas: dinámicas e intervención terapéutica.” Encontraron que el síndrome del impostor era “particularmente prevaleciente e intenso entre una selecta muestra de mujeres sumamente exitosas.”

¿Tu productividad se está viendo afectada por el síndrome del impostor? Aquí algunas señales comunes:

Usas todas las excusas existentes

¿Por qué no has empezado ese nuevo proyecto? Tienes todas las excusas del mundo para explicarlo. Te exiges a ti misma un estándar irreal, y o pasas demasiadas horas intentando hacer las cosas perfectas o de plano no empiezas a hacerlas. ¡El perfeccionismo y la procastinación van de la mano!

Estás estresada y ansiosa

La presión de tener éxito es una carga mucho más pesada que el trabajo en sí mismo. El pensamiento de “¿Qué pasa si fracaso?” Te paraliza y no te permite ponerte en acción. Si no empiezas a hacer ese proyecto, nadie se dará cuenta de que no eres lo suficientemente buena.

Dudas de tus habilidades y te comparas con otros

¿Realmente estoy hecha para esto? ¿Realmente querían darme esa oportunidad? ¿Qué pasa si los decepciono? ¿Cómo podría hacerlo tan bien como lo hacen fulano o fulana? Tu crítico interno puede llevarse lo mejor de ti cuando de valorarte se trata.

Te enfocas en lo negativo

Te sientes tan culpable por no ser productiva que te tratas mal a ti misma por no tener el control de las cosas. ¿Por qué no puedes “ser mejor”? Tienes una lista mental de cosas que deberías haber hecho y el peso de no haberlas hecho aún es demasiado.

¿Algo de esto te suena familiar? Si sí, puede ser que tu falta de productividad tenga que ver con el síndrome del impostor. Pero no te preocupes, ¡la ayuda está en camino!

Un estudio reciente sobre las diferencias de género con respecto al síndrome del impostor demostró que aunque tanto hombres como mujeres lo viven, las mujeres tienden a hacer mayores esfuerzos para solucionarlo. Aprovecha esta tendencia natural y evitarás problemas mayores en tu trabajo.

Aquí te decimos cómo superar el síndrome del impostor y convertirte en la versión más productiva de ti misma:

Valida el sentimiento

Reconoce lo que estás sintiendo y viviendo y date cuenta de que es algo totalmente normal. ¿Qué le dirías a una amiga que está pasando por algo así? Tú te mereces esa misma empatía.

Quítate algo de presión

¿Realmente hay tantas cosas en juego como crees? Probablemente estés poniendo más presión de la necesaria sobre tus hombros. Cuando te des permiso de fracasar o de decir que no, inmediatamente sentirás que te quitan un peso de encima.

Separa los hechos de las historias

Escribe todos los pensamientos que te generan estrés. ¿Cuáles de estos son hechos indiscutibles? ¿Cuáles son creencias limitantes? Puede que encuentres que lo que está matando tu productividad no es una amenaza real. Si estás batallando para diferenciar entre los hechos y las historias de terror que te cuentas, pide una opinión externa.

Acepta los elogios

¿Tienes algún lugar en el que guardes las notas de agradecimiento que te han dado y los testimonios positivos? Si no, ¡crea uno! Date tiempo de leer las cosas buenas que la gente dice de ti y acepta abiertamente las palabras amables.

Reprograma tus pensamientos

Tu crítico interno sin duda tiene mucho que decir. Este dialogo interno negativo puede haberse convertido de manera inconsciente en tu mantra diario. Queremos que tu mantra te inspire, ¡no que te tire! Escribe esos pensamientos negativos y parafraséalos en mantras positivos. “Nunca seré tan buena como Sally” se convierte en un “Soy exitosa porque hago las cosas a mi manera.” El truco aquí está en hacer una declaración que puedas creer.

No creas que eres el centro de todo

El síndrome del impostor tiene un reflector puesto en ti y en tus inseguridades. El secreto es que no todo tiene que ver contigo. ¿Por qué estás haciendo lo que haces? Enfócate en la gente a la que estás ayudando y te darás cuenta de que tu ego es mucho menos importante de lo que crees.

Da un brinco imperfecto

Tal como Winston S. Churchill dijo: “El miedo es una reacción. El valor es una decisión.” Ahora que ya has hecho el trabajo interno, es momento de pasar a la acción. Ya sabes lo que tienes que hacer. Da un pequeño e imperfecto brinco.

Puedes creer que el síndrome del impostor desaparecerá cuando llegues a cierto nivel de ganancias o a cierto nivel de éxito. Desafortunadamente, ese no suele ser el caso, sino todo lo contrario. Entre más cosas logres, más aparecerá el síndrome del impostor. Descansa segura de que no tiene que quedarse mucho tiempo. Con esta lista estás mejor equipada para deshacerte del síndrome del impostor cuando sea que aparezca.

Keep Reading

Mexico Desconocido

5 lugares para ir a bailar en la CDMX

Un gran plan de viernes por la noche es salir a bailar. Ya sea en pareja, con amigos o contigo mismo y tus ganas de ligar, visita estos lugares que elegimos para ti y haz realidad el refrán: “lo bailado nadie te lo quita”.
Nupcias Magazine

Horóscopo matrimonial: lo que revela tu signo del zodiaco nupcial

Descubre lo que su signo del zodiaco nupcial dice sobre tu relación.
Altonivel

La historia del supuesto robo que cometió Apple contra Qualcomm

Continua la batalla legal entre las dos grandes empresas tecnológicas entre Qualcomm y Apple por un supuesto robo que beneficiaría a Intel.

More from Entrepreneur

Are paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.
Get Your Quote Now

One-on-one online sessions with our experts can help you start a business, grow your business, build your brand, fundraise and more.
Book Your Session

Whether you are launching or growing a business, we have all the business tools you need to take your business to the next level, in one place.
Enroll Now

Latest on Entrepreneur

My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

El coworking para mamás emprendedoras