Historias Entrepreneur

Los hermanos que fracasaron dos veces antes de crear un negocio de hamburguesas

Fermín y Yuridia Osorio, fundadores de Rocketto, hicieron de un negocio de congeladas un restaurante de hamburguesas y malteadas. Hoy cuentan con 10 sucursales en Puebla, Tlaxcala, Veracruz y Querétaro.
Los hermanos que fracasaron dos veces antes de crear un negocio de hamburguesas
Crédito: Cortesía Rocketto
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Desde muy pequeños Yuridia y Fermín Osorio tuvieron la “espinita” emprendedora. Inspirados por su mamá, doña Santa, los hermanos crecieron con la idea de que además de sus estudios, tener otro oficio podría darles una segunda opción laboral. Doña Santa era comerciante y sus hijos siguieron sus pasos desde niños, vendiendo con ella desde pasteles hasta ropa.

Años más tarde, en 2003, incursionaron en el mundo emprendedor de manera formal. Su primera opción fue abrir una cafetería. Usaron ahorros personales y se asociaron con su mamá. Fermín tenía 23 años y Yuridia sólo 17, así que la inexperiencia y la falta de preparación en el tema sólo les permitieron mantener a flote su negocio durante 10 meses en su ciudad natal, Tehuacán, Puebla.

Pero su ánimo no decayó y prometieron volverlo a intentarlo. Mientras tanto, Fermín aceptó una oferta laboral de la empresa internacional Procter and Gamble (P&G), y fue gracias a la experiencia e ingresos adquiridos en este empleo que en 2006 los hermanos retomaron su sueño de emprender.

En esta ocasión, inspirados por el modelo de negocios de la marca colombiana Bon Ice, dedicada a la venta de congeladas en una modalidad móvil por las calles de diferentes ciudades, decidieron desarrollar su propia marca de congeladas o “bolis” de cuatro sabores: coco, nuez, capuchino y Jamaica, elaboradas con ingredientes naturales con la receta de doña Santa, quien ya vendía sus congeladas en escuelas.

Con una inversión de 250,000 pesos nació Rocketto en 2007; con esta inversión lograron posicionar a 10 distribuidores y cada uno a 20 trabajadores en Puebla, Tlaxcala y la Ciudad de México, para quienes Fermín, Yuridia y Doña Santa elaboraban las congeladas. Sin embargo, el margen de utilidades netas sólo alcanzaba el 15%, así que al vender cada congelada a 4 pesos —para competir con Bon Ice— quedaba muy poco para cubrir los gastos operativos. Otro factor en contra fue que, al ser un producto estacional, en temporada de frío las ventas bajaban de 10 a 1. Esta forma de operación duró dos años.

Fermín reconoce que las ventas nunca alcanzaron un nivel de equilibrio y en todo momento los emprendedores ponían dinero externo para que el negocio subsistiera. Pero el principal problema que Fermín detectó fue una entrada tardía al mercado, ya que incluso para su competencia directa el mercado se fue agotando. Por eso acepta que sus principales fallas fueron la falta de análisis previo del mercado y la poca planeación de un modelo de negocios escalable.

Foto: Fermin y Yuridia Osorio / Isaac Alcalá l Entrepreneur en Español 

REPLANTEA, NO DESISTAS

Algo que tenían claro los emprendedores era que no se iban a rendir por segunda ocasión. Habían pasado tres años y, conscientes de sus errores, replantearon su modelo de negocios aprovechando los conocimientos que habían adquirido en cursos de heladería en México y Argentina, así que implementaron la venta de helados, café y churros, ahora en puntos de venta tipo isla, colocados en plazas comerciales y a pie de calle en espacios 2 m2.

Con una nueva filosofía, Fermín y Yuridia tomaron nota de lo que buscaban sus clientes: un espacio para sentarse y convivir, así que trasladaron su negocio a un local, ubicado en la zona donde crecieron en Tehuacán, una heladería-cafetería con la que enfrentarían el problema de estacionalidad con una mayor variedad de productos.

Para 2013, con este modelo funcionando y con las utilidades suficientes para que Fermín dejara su empleo como ingeniero en sistemas en P&G, los emprendedores comprendieron que atender las necesidades del mercado había sido la clave para aumentar sus ventas.

El sueño de expandir su marca estaba más latente y Rocketto ya era un negocio rentable, todo un logro considerando las experiencias anteriores, así que ahora menos podían desistir. ¿Pero cómo hacerlo? Fermín reconoce que “el detonador fue reconocer que no teníamos todas las capacidades y conocimientos para hacer crecer nuestro sueño, así que salimos a buscar ayuda externa”. Por primera vez, se acercaron a profesionales para perfeccionar y mejorar su negocio.

Imagen: Cortesía Rocketto

BUSCA Y ACEPTA AYUDA EXTERNA

El primer acercamiento lo tuvieron con Richard Halbinger y Francisco Lobato, exprofesores de la Escuela de Negocios inQba, quienes los asesoraron y contactaron con posibles inversionistas y consultores para analizar si su modelo actual estaba listo para expandirse, pero notaron que sólo funcionaba para ciudades pequeñas como Tehuacán, por lo que si buscaban expansión nacional, debían crear un modelo distinto.

Para 2015, lograron esta primera gran transformación. Se mudaron a Puebla, Puebla, con un concepto retro de fuente de sodas, inspirada en el Rock n’ Roll de los años 50 y ofreciendo opciones de diversión para toda la familia. De esta forma, abrieron su mercado con la incorporación de alimentos preparados como hamburguesas y su producto estrella: las malteadas de distintos sabores a base de helado, del cual ya eran expertos.

Meses más tarde y con tres sucursales bajo este concepto, recibieron inversión externa gracias a sus mentores entre quienes destaca Roberto Quintero, socio de Cinemagic, empresa también originaria de Puebla. Tiempo después, Fermín comenzó a involucrarse más en el ecosistema emprendedor y a inscribirse en diplomados y cursos, a partir de los cuales fueron seleccionados por Endeavor para su programa Track Emprendedor.

“Te das cuenta que los grandes emprendedores disruptivos logran el éxito por gestorías, por escuchar a personas que ya pasaron por eso. Así podrás ahorrarte muchos tropiezos, muchos años y, sobre todo, mucho dinero”, aconseja Fermín.

A tres años de renovar su modelo de negocios, Rocketto ha estandarizado sus procesos y perfeccionando el concepto de restaurante familiar especializado en malteadas y hamburguesas.

Tal ha sido la aceptación e interés de expansión por parte de los inversionistas —actualmente son cinco— que optaron por desarrollar su esquema de franquicias.

Hoy cuentan con ocho unidades distribuidas en Puebla, Tlaxcala, Guadalajara y Querétaro y para 2018 planean abrir en Veracruz y Morelos. Con este crecimiento Fermín tiene la intención de abrir 200 restaurantes para el año 2030.

Abrir un restaurante Rocketto representa una inversión inicial de 2 millones 500,000 pesos, con un retorno de 24 a 36 meses y ventas aproximadas de siete millones de pesos al año.

Con 11 años de experiencia, Fermín acepta que el éxito de Rocketto ha sido gracias a la pasión y al entusiasmo, pero aconseja no perder la prudencia: “No dejarse llevar sólo por ello porque se hacen proyecciones demasiado alegres. Es mejor jugar con escenarios conservadores y llevarte sorpresas positivas que disfrutarás mucho más que las sorpresas adversas."

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

La startup chilena que lleva los idiomas a las cafeterías llegó a México

Poliglota

Hace 10 años, en 2009, José Sánchez y Carlos Aravena, en ese entonces alumnos de la Universidad Católica de Chile, decidieron crear un nuevo modelo educativo para la enseñanza y aprendizaje de idiomas, proyecto al que más tarde se sumaría Nicolás Fuenzalida. Y es que, durante años, intentaron aprender inglés a través del método tradicional: en una escuela de idiomas, con el clásico método de memorización, materiales que no se actualizan constantemente y los típicos exámenes en papel, pero nunca fueron capaces de lograr una conversación fluida.

Tras 5 años de desarrollo y perfeccionamiento, estos 3 emprendedores finalmente lograron su cometido: crear un método innovador de enseñanza de idiomas y levantar recursos por un monto de 300,000 dólares de un Fondo de Inversión suizo para lanzar al mercado chileno su startup, a la que llamaron Poliglota.

Fue tal el éxito de Poliglota en Chile que al poco tiempo vino la internacionalización. En 2018, la compañía arribó a México, uno de los mercados más importantes en Latinoamérica, debido a su vecindad con Estados Unidos, que es su principal socio comercial; y más tarde llegaron a Perú. El próximo año, Aravena y sus socios tienen pensado abrir operaciones en Brasil, el gigante de la región; así como consolidar su presencia en México, país donde solo el 5% de su población habla fluidamente el idioma inglés, aunque dicho porcentaje es más alto que el de Latinoamérica, que es de solo 2%.

Poliglota

Lee: 6 idiomas que te abrirán la puerta a un mejor empleo

Para ello, la startup chilena pretende levantar, en el segundo semestre del año, entre 3 y 5 millones de dólares (mdd) de Fondos de Inversión de México, Chile y Miami. 

“Esta segunda ronda para levantar recursos se abrió en agosto pasado y se cierra en enero de 2020. Hemos decidido abrir las puertas de Poliglota a inversionistas de Fondos de Inversión que quieran sumarse para continuar con nuestra expansión en Chile y México, donde nuestra metodología ha tenido una alta demanda; queremos ser más agresivos en estos mercados y también abrir operaciones en Brasil, que igualmente es un gran mercado, al que queremos llegar. Vamos con todo”, subrayó Sánchez, en entrevista con Alto Nivel.

Hoy, Poliglota cuenta con 500 profesores y 12,000 estudiantes, de los cuales 4,000 alumnos se encuentran en México y el 90% de estos estudia el idioma inglés. “Este año vamos a cerrar con 8,000 alumnos en Ciudad de México y en 2020, año en que abriremos operaciones en Monterrey y Guadalajara, el objetivo es alcanzar la cifra de 20,000 estudiantes; queremos convertir a México en un país bilingüe”, indicó el fundador de Poliglota.

Poliglota

Lee: ¿Cuáles son los idiomas más competitivos para trabajar?

Del aula a la cafetería

Pero ¿qué hace a Poliglota tan diferente del resto de las escuelas de idiomas? Primero, ofrece clases de inglés, francés, italiano, alemán y portugués en grupos pequeños, de 3 a 8 estudiantes por grupo, que garantizan un feedback personalizado del profesor; segundo, los profesores son expertos en el idioma y están preparados para enseñar, corregir y alentar el avance del alumno; tercero, los grupos son nivelados, es decir, están conformados con personas que tienen el mismo nivel, lo que facilita la conversación, sin miedo a equivocarse; cuarto, el método se centra en la práctica real de capacitar para la comunicación; quinto, las clases se imparten en cafeterías cercanas a la casa u oficina de los estudiantes, que son ambientes sociales que invitan a la conversación; y, por último, las clases (2 por semana de 90 minutos) se toman en horarios pensados para que no interfieran con las actividades de las personas. 

“Algo muy importante es que contamos con profesores de diferentes nacionalidades: Gran Bretaña, India, Lituania, Italia, Alemania, Francia, Portugal, México, Estados Unidos, entre muchos otros. Estamos en un mundo global y te puede tocar hablar inglés u otro idioma con alguien de otro país que tiene una pronunciación diferente y no entender nada, no lograr comunicarte. Pero no solo eso, nuestros profesores son gente interesante, con distintas profesiones, que nosotros preparamos y que pueden aportar otro tipo de conocimientos y experiencias a nuestros alumnos. En los niveles básicos, nuestros profesores hablan muy bien el español, pues muchos de ellos son mexicanos y latinoamericanos, pero a medida que se avanza los maestros son de otros países, que no hablan nada de español”, explicó Sánchez.

Lee: Hablar idiomas, básico para conseguir un buen trabajo

Todo parece indicar que esta startup chilena tiene un futuro promisorio dentro de la industria de la enseñanza de idiomas, cuyo valor de mercado a nivel global se estima en más de 20,000 mdd. Y México será clave de ese futuro.

More from Entrepreneur

Corene Summers helps clients advancing their health, careers and lives overall through reducing stress, tension and optimizing sleep.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur