Finanzas personales

¿Quieres ahorrar en tus viajes? Piensa como un economista

Cómo no gastar tanto dinero en el extranjero (y no morir en el intento).
¿Quieres ahorrar en tus viajes? Piensa como un economista
Crédito: Depositphotos.com
7 min read
This story originally appeared on The Conversation

Por Jay L. Zagorsky 

Un número récord de turistas y viajantes de negocios visitaron otro país en 2017, y este año va camino de superar ese cálculo.

Cuando viaja al extranjero, algo que necesita de seguro, además de un pasaporte, es moneda local; es decir, euros en Europa, yenes en Japón o rublos en Rusia. En el pasado, los viajeros por lo regular retiraban la cantidad que necesitaban de un cajero automático en el país que estaban visitando, o solo usando una tarjeta de crédito, de manera que su banco calcula el costo en la moneda local a la tasa aproximada del mercado. Por lo general, también hay un cargo por realizar transacciones en el extranjero.

Sin embargo, cada vez más, los minoristas, restaurantes y cajeros automáticos ofrecen a los viajeros la opción de pagar o retirar dinero en términos convertidos de inmediato en su moneda local. Las compañías que ofrecen el servicio le llaman “conversión dinámica de moneda”. Por ejemplo, un turista estadounidense que viaja a París puede usar su tarjeta de crédito para pagar una comida lujosa en un bistro francés en dólares estadounidenses, en lugar de euros.

Esto pudiera parecer inocuo – y hasta conveniente – pero aceptar el uso de su moneda local en un país extranjero pudiera aumentar significativamente el costo de cada compra. Pensar un poco más con la mente de un economista puede ayudarlo a evitar este error y ahorrar mucho dinero.

Aumento en el turismo

Hace un siglo, los viajes internacionales eran solo para los ricos. En nuestros días, casi cualquier persona de un país industrializado puede viajar por el mundo con su presupuesto.

Aunque las personas se quejan por lo regular de las “altas” tarifas aéreas, el costo real de volar nunca ha sido menos caro – este es la mitad de lo que era a principios de los años 80 – o más seguro.

Y esa es la razón por la cual un récord de 1,24 mil millones de personas viajaron a otros países en el 2016. Por supuesto, las empresas financieras han tratado de sacar provecho de todas estas travesías creando cada vez más formas de desprender a los viajeros del dinero que ganaron trabajando duro.

Las compras en el extranjero

Los turistas dependen de tarjetas de crédito, débito o de cajeros automáticos para pagar hoteles, comidas en restaurantes y baratijas como souvenir.

Una compleja red informática internacional comprueba si la tarjeta es válida para la transacción y transfiere el dinero. Por lo regular, para aceptar este tipo de pagos, los bancos y las compañías de tarjetas de crédito han cobrado a los clientes un cargo por la realización de una transacción en el extranjero.

Sin embargo, ahora los bancos ofrecen más tarjetas sin cargos por transacciones en el extranjero. Al mismo tiempo, “cajeros automáticos gratuitos” aparecen por todo el mundo que no cobran tarifas de transacción locales (aunque su propio banco sí puede hacerlo).

Entonces, ¿cómo cubren los bancos los costos de estas transacciones si dejan cada vez más que los consumidores utilicen el sistema de forma gratuita? Una forma de hacerlo es ofrecer la opción de pagar en la moneda local del usuario. Incluso algunos banqueros advierten a los consumidores para que no hagan esto porque la tasa de cambio utilizada es mucho peor que la que le ofrecería su banco.

Por ejemplo, supongamos que usted es un español que visita Nueva York y compra ropa en una tienda. Después de encontrar en la tienda el suéter que desea para su mamá, va al cajero a pagar la factura de US$50 (impuestos incluidos). Después de deslizar su tarjeta de crédito española (que no tiene cargos por transacciones en el extranjero), el cajero le pregunta si desearía pagar en euros en lugar de hacerlo en dólares.

Si usted escoge pagar el precio en dólares, su banco convertiría el precio en euros a la tasa de mercado, 43€ en este momento. Sin embargo, si elige pagar en euros, la conversión de moneda incluye una tarifa por concesión, que puede ser de hasta 10 puntos porcentuales. De manera que usted podría terminar pagando unos 47€.

Lo mismo sucede con los cajeros automáticos. El año pasado, estaba en el aeropuerto de Heathrow, en Londres, y necesitaba algunas libras esterlinas. En los viejos tiempos, un cajero automático simplemente ofrecía algunas opciones de denominación, emitía dinero y mi banco en casa eventualmente calculaba el costo en dólares estadounidenses.

Un cajero automático en el aeropuerto de Heathrow me ofreció cargar mi cuenta bancaria en dólares estadounidenses en lugar de las libras esterlinas que estaba retirando. La tasa que cobró habría sido de $1.42 por libra, o 14 centavos por encima de la tasa del mercado ese día. Jay Zagorsky, CC BY-SA

En cambio, el cajero automático del aeropuerto me preguntó si quería mantener el tipo de cambio y saber exactamente cuántos dólares debitarían de mi cuenta bancaria.

Yo quería 100 libras esterlinas y probé dos cajeros automáticos diferentes. La tasa de cambio ofrecida en dólares varió de casi 4 por ciento a 10 por ciento más de lo que cobraba mi banco (o aproximadamente de $134 a $142). Rechacé ambas ofertas, realicé la transacción en la moneda local y terminé con un cargo total de solo $129 de mi banco.

He observado a numerosos viajeros internacionales cuando eligieron esta opción, como una familia italiana que discutió sobre esto en el próximo cajero automático, y la mayoría eligió la conversión dinámica en sus propias monedas.

Entonces, ¿por qué los viajeros pagan más al aceptar un tipo de cambio peor cuando simplemente pueden decir que no?

Cómo ahorrar dinero en el extranjero

Cuando se enfrente a un cajero automático o una máquina de tarjetas de crédito que le pregunta si desea la conversión a su moneda local, le recomiendo que la rechace, en especial, si se toma el trabajo de cerciorarse de que tiene una tarjeta o banco sin cargos adicionales por el cambio. Incluso si no tiene una, y su tarjeta de débito le cobra un cargo, en la mayoría de los casos tiene sentido usar la moneda local.

Por supuesto, la excepción a esta regla es si su banco o tarjeta de crédito cobra una tasa fija de cambio muy alta y usted solo necesita un poco de dinero. Si este es su caso, decir sí podría ahorrarle dinero, aun si obtiene un tipo de cambio bajo.

Lo más importante es que lo piense bien. Resístase ante su inclinación natural a decir que sí solo porque lo hace sentir más cómodo. No se deje engañar cuando se le pregunte si desea completar la transacción usando su moneda local. El uso de la moneda local puede ahorrarle dinero, por lo que su próximo viaje al extranjero será menos costoso.The Conversation

Jay L. Zagorsky, Adjunct associate professor, Boston University

This article was originally published on The Conversation. Read the original article.

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

La startup chilena que lleva los idiomas a las cafeterías llegó a México

Poliglota

Hace 10 años, en 2009, José Sánchez y Carlos Aravena, en ese entonces alumnos de la Universidad Católica de Chile, decidieron crear un nuevo modelo educativo para la enseñanza y aprendizaje de idiomas, proyecto al que más tarde se sumaría Nicolás Fuenzalida. Y es que, durante años, intentaron aprender inglés a través del método tradicional: en una escuela de idiomas, con el clásico método de memorización, materiales que no se actualizan constantemente y los típicos exámenes en papel, pero nunca fueron capaces de lograr una conversación fluida.

Tras 5 años de desarrollo y perfeccionamiento, estos 3 emprendedores finalmente lograron su cometido: crear un método innovador de enseñanza de idiomas y levantar recursos por un monto de 300,000 dólares de un Fondo de Inversión suizo para lanzar al mercado chileno su startup, a la que llamaron Poliglota.

Fue tal el éxito de Poliglota en Chile que al poco tiempo vino la internacionalización. En 2018, la compañía arribó a México, uno de los mercados más importantes en Latinoamérica, debido a su vecindad con Estados Unidos, que es su principal socio comercial; y más tarde llegaron a Perú. El próximo año, Aravena y sus socios tienen pensado abrir operaciones en Brasil, el gigante de la región; así como consolidar su presencia en México, país donde solo el 5% de su población habla fluidamente el idioma inglés, aunque dicho porcentaje es más alto que el de Latinoamérica, que es de solo 2%.

Poliglota

Lee: 6 idiomas que te abrirán la puerta a un mejor empleo

Para ello, la startup chilena pretende levantar, en el segundo semestre del año, entre 3 y 5 millones de dólares (mdd) de Fondos de Inversión de México, Chile y Miami. 

“Esta segunda ronda para levantar recursos se abrió en agosto pasado y se cierra en enero de 2020. Hemos decidido abrir las puertas de Poliglota a inversionistas de Fondos de Inversión que quieran sumarse para continuar con nuestra expansión en Chile y México, donde nuestra metodología ha tenido una alta demanda; queremos ser más agresivos en estos mercados y también abrir operaciones en Brasil, que igualmente es un gran mercado, al que queremos llegar. Vamos con todo”, subrayó Sánchez, en entrevista con Alto Nivel.

Hoy, Poliglota cuenta con 500 profesores y 12,000 estudiantes, de los cuales 4,000 alumnos se encuentran en México y el 90% de estos estudia el idioma inglés. “Este año vamos a cerrar con 8,000 alumnos en Ciudad de México y en 2020, año en que abriremos operaciones en Monterrey y Guadalajara, el objetivo es alcanzar la cifra de 20,000 estudiantes; queremos convertir a México en un país bilingüe”, indicó el fundador de Poliglota.

Poliglota

Lee: ¿Cuáles son los idiomas más competitivos para trabajar?

Del aula a la cafetería

Pero ¿qué hace a Poliglota tan diferente del resto de las escuelas de idiomas? Primero, ofrece clases de inglés, francés, italiano, alemán y portugués en grupos pequeños, de 3 a 8 estudiantes por grupo, que garantizan un feedback personalizado del profesor; segundo, los profesores son expertos en el idioma y están preparados para enseñar, corregir y alentar el avance del alumno; tercero, los grupos son nivelados, es decir, están conformados con personas que tienen el mismo nivel, lo que facilita la conversación, sin miedo a equivocarse; cuarto, el método se centra en la práctica real de capacitar para la comunicación; quinto, las clases se imparten en cafeterías cercanas a la casa u oficina de los estudiantes, que son ambientes sociales que invitan a la conversación; y, por último, las clases (2 por semana de 90 minutos) se toman en horarios pensados para que no interfieran con las actividades de las personas. 

“Algo muy importante es que contamos con profesores de diferentes nacionalidades: Gran Bretaña, India, Lituania, Italia, Alemania, Francia, Portugal, México, Estados Unidos, entre muchos otros. Estamos en un mundo global y te puede tocar hablar inglés u otro idioma con alguien de otro país que tiene una pronunciación diferente y no entender nada, no lograr comunicarte. Pero no solo eso, nuestros profesores son gente interesante, con distintas profesiones, que nosotros preparamos y que pueden aportar otro tipo de conocimientos y experiencias a nuestros alumnos. En los niveles básicos, nuestros profesores hablan muy bien el español, pues muchos de ellos son mexicanos y latinoamericanos, pero a medida que se avanza los maestros son de otros países, que no hablan nada de español”, explicó Sánchez.

Lee: Hablar idiomas, básico para conseguir un buen trabajo

Todo parece indicar que esta startup chilena tiene un futuro promisorio dentro de la industria de la enseñanza de idiomas, cuyo valor de mercado a nivel global se estima en más de 20,000 mdd. Y México será clave de ese futuro.

More from Entrepreneur

Kathleen, Founder and CEO of Grayce & Co, a media and marketing consultancy, can help you develop a brand strategy, build marketing campaigns and learn how to balance work and life.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur