Mi peor crisis

Así fue como la peor tragedia que vivió esta artista la hizo descubrir cómo sanar y ser más fuerte

Cuando su asistente perdió la vida en un accidente, Elizabeth Sutton, artista de Nueva York, no tenía la más remota idea de cómo seguir adelante.
Así fue como la peor tragedia que vivió esta artista la hizo descubrir cómo sanar y ser más fuerte
Crédito: The Know por Natasha
8 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En la serie Mi peor crisis, emprendedores cuentan las experiencias más difíciles que han vivido durante la construcción de sus negocios y la forma en la que las han superado.

La tragedia fue lo que forjó a Elizabeth Sutton como artista y emprendedora. Ha tenido prestigiosos trabajos y muchos éxitos, incluyendo ferias de arte y shows en Nueva York, una colaboración con Bari Lynn Accessories para Bergdorf Goodman y una sociedad artística con la cadena de bebidas Joe & the Juice. Pero su vida cambió radicalmente el 10 de diciembre de 2017. La artista neoyorquina y emprendedora que usa pintura, fotografías y colores vibrantes para hacer que las figuras geométricas, los retratos y los paisajes cobren vida, estaba en una exposición en Miami cuando trágicamente perdió a su asistente y mano derecha en un accidente automovilístico. Sutton nos cuenta esta experiencia, lo que aprendió y cómo logró seguir adelante.

Lo siguiente es una recopilación de primera mano de la experiencia de esta persona. La entrevista ha sido editada por su extensión y claridad.

“El 10 de diciembre de 2017 marcó el peor momento de mi vida, y eso que he tenido muchos. En diciembre pasado tuve la oportunidad de exhibir mi trabajo en la semana del arte de Miami, y le había dado espacio a dos de mis asistentes para que también presentaran su trabajo en mi galería. Ambos son artistas increíbles, formados en algunas de las mejores escuelas de Cuba. La última noche en Miami, el 9 de diciembre, organicé una fiesta para celebrar mi cumpleaños y fue una noche increíble, hasta que se convirtió en una de las peores noches de mi vida. A las 2:40 de la mañana del 10 de diciembre, Juan y Pedro, mis asistentes, se fueron de la fiesta manejando en mi auto. Yo tenía planeado volar muy temprano por la mañana, y estaba cerrando la galería a las 3:20 am para irme al aeropuerto, cundo recibí una llamada en la que me avisaban que mi auto había estado involucrado en un accidente serio.

Mi auto había sido impactado por un auto que venía con exceso de velocidad en el periférico. Para cuando llegué al lugar, 20 minutos después, a Pedro y a Juan se los habían llevado en diferentes ambulancias. Mientras observaba la escena, sabía que mi vida había cambiado para siempre. De ahí me fui al hospital en donde me senté a esperar noticias, en estado de shock. Dejando los detalles a un lado, Juan murió 48 horas después del accidente: un chico de 28 años, amigo desde hace muchos años, mi asistente… pero lo que es aún peor, esposo y papá de una niña de 3 años. Pedro siguió en el hospital donde le hicieron varias operaciones y tuvo que quedarse en Miami durante un mes, pero gracias a Dios ha logrado recuperarse por completo y regresó a trabajar conmigo, junto con su esposa, que ahora trabaja con nosotros también.

Este incidente afectó casi todos los aspectos de mi vida, desde mi negocio hasta mi vida personal. Luché con los sentimientos. Estaba como anestesiada. Estaba en shock. Cuando entré a mi departamento en Nueva York, después de no haber visto a mis hijos en una semana (el mayor tiempo que hemos pasado separados desde que nacieron) vi a mi hijo acostado en mi cama y no sentí nada. Sabía que estaba pasando un momento complicado y tuvieron que cuidarme durante algunos días. Después, cuando las emociones regresaron, sentí (y sigo sintiendo) una gran tristeza y una profunda pérdida. Tuve miedo. Me sentí desamparada. Me sentí responsable por lo que había pasado, aunque sabía que no había sido mi culpa. Fue la pérdida de una persona querida en un instante, alguien de mi edad que tenía una hija de la misma edad que mi hijo. Cuando supe que Juan no se recuperaría, me senté en mi sillón y subí videos a mis redes sociales pidiendo ayuda para recaudar fondos para las familias de mis asistentes. Me dio un poco de vergüenza no poder dejar de llorar en los videos, pero me ayudaron a recaudar fondos críticos y a tener un mayor impacto para ambos.

Y en cuestiones de negocios, era un absoluto desastre. Perdí mucho dinero y oportunidades, algo que para una emprendedora nueva y madre soltera de dos niños, fue devastador. Mi auto fue pérdida total, estaba lidiando con la compañía de seguro y los abogados, y gran parte de mis obras resultaron dañadas en el envío. Estaba bloqueada, así que en lugar de hacer todos los seguimientos que debí haber hecho después de una feria así de importante, lo único en lo que me podía concentrar era en poner un pie enfrente del otro para no caerme. Diciembre, el que debía haber sido mi mejor mes en cuanto a ganancias, fue totalmente perdido. Pero lo peor de todo (desde un punto de vista de negocios) era que mis dos hombres estaban fuera de circulación. Juan, mi número uno, se había ido para siempre. Pedro estuvo atorado en Miami un mes por cuestiones médicas. En ese momento, además de mi pop-up en Miami, tenía una pop-up en el West Village, además de mi estudio habitual en Long Island, en el que Juan y Pedro me ayudaban con todo. Era demasiado que procesar.

Agradezco que el resto de mi equipo, mi familia y mis amigos estuvieron cerca. Le dije a mis becarios que bajo ninguna circunstancia podía quedarse en cama, ni siquiera un sólo día. El resto de mi equipo transformó la apertura de mi galería, que estaba planeada para ser 3 días después del accidente, en un evento para recaudar fondos. En dos semanas, recabamos $38,000 dólares entre mis redes sociales y el evento, algo que definitivamente fue el primer paso para poder seguir adelante. Gracias a una mujer que me contactó y se ofreció a regalarme sesiones, empecé a tomar terapia para lidiar con el duelo… Ella sigue siendo mi terapeuta hasta el día de hoy. Al principio hablábamos hasta 4 veces a la semana e hice un viaje a Aspen con una amiga para desconectarme y poder empezar de nuevo. Terminé conociendo a otras personas de la escena artística de Aspen con los que construí relaciones y amistades muy productivas que me ayudaron a enfocarme en lo que podía hacer a continuación y a ver que mi trabajo (creando obras “felices”) también podía ayudarme a sanar.

De esto aprendí que la vida puede escaparse en un segundo, que es importante valorar cada minuto que tenemos y que soy una mujer muy fuerte. Tengo un sistema de apoyo increíble y un gran equipo del que estoy eternamente agradecida, pero la tristeza nunca termina de irse. Juan era una persona increíblemente importante en mi vida en muchos niveles, y por eso planeo seguir apoyando a su familia y seguir apoyando su legado. Espero que nadie tenga que vivir una tragedia como esta, pero aprendí que “así es la vida” y que los accidentes suceden y ahora puedo decir: “Sé fuerte, rodéate de gente que te haga sentir fuerte cuando sientas que estás perdiendo la fuerza y reza. No pierdas la fe, porque ahí es cuando realmente pierdes. También recomendaría conseguir terapia, esto no es algo de lo que debamos avergonzarnos. Creo que es algo esencial si quieres recuperarte de una manera sana. Y por último, asegúrate de que tu negocio esté asegurado y protegido en caso de que algo realmente grave pase.”

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

La startup chilena que lleva los idiomas a las cafeterías llegó a México

Poliglota

Hace 10 años, en 2009, José Sánchez y Carlos Aravena, en ese entonces alumnos de la Universidad Católica de Chile, decidieron crear un nuevo modelo educativo para la enseñanza y aprendizaje de idiomas, proyecto al que más tarde se sumaría Nicolás Fuenzalida. Y es que, durante años, intentaron aprender inglés a través del método tradicional: en una escuela de idiomas, con el clásico método de memorización, materiales que no se actualizan constantemente y los típicos exámenes en papel, pero nunca fueron capaces de lograr una conversación fluida.

Tras 5 años de desarrollo y perfeccionamiento, estos 3 emprendedores finalmente lograron su cometido: crear un método innovador de enseñanza de idiomas y levantar recursos por un monto de 300,000 dólares de un Fondo de Inversión suizo para lanzar al mercado chileno su startup, a la que llamaron Poliglota.

Fue tal el éxito de Poliglota en Chile que al poco tiempo vino la internacionalización. En 2018, la compañía arribó a México, uno de los mercados más importantes en Latinoamérica, debido a su vecindad con Estados Unidos, que es su principal socio comercial; y más tarde llegaron a Perú. El próximo año, Aravena y sus socios tienen pensado abrir operaciones en Brasil, el gigante de la región; así como consolidar su presencia en México, país donde solo el 5% de su población habla fluidamente el idioma inglés, aunque dicho porcentaje es más alto que el de Latinoamérica, que es de solo 2%.

Poliglota

Lee: 6 idiomas que te abrirán la puerta a un mejor empleo

Para ello, la startup chilena pretende levantar, en el segundo semestre del año, entre 3 y 5 millones de dólares (mdd) de Fondos de Inversión de México, Chile y Miami. 

“Esta segunda ronda para levantar recursos se abrió en agosto pasado y se cierra en enero de 2020. Hemos decidido abrir las puertas de Poliglota a inversionistas de Fondos de Inversión que quieran sumarse para continuar con nuestra expansión en Chile y México, donde nuestra metodología ha tenido una alta demanda; queremos ser más agresivos en estos mercados y también abrir operaciones en Brasil, que igualmente es un gran mercado, al que queremos llegar. Vamos con todo”, subrayó Sánchez, en entrevista con Alto Nivel.

Hoy, Poliglota cuenta con 500 profesores y 12,000 estudiantes, de los cuales 4,000 alumnos se encuentran en México y el 90% de estos estudia el idioma inglés. “Este año vamos a cerrar con 8,000 alumnos en Ciudad de México y en 2020, año en que abriremos operaciones en Monterrey y Guadalajara, el objetivo es alcanzar la cifra de 20,000 estudiantes; queremos convertir a México en un país bilingüe”, indicó el fundador de Poliglota.

Poliglota

Lee: ¿Cuáles son los idiomas más competitivos para trabajar?

Del aula a la cafetería

Pero ¿qué hace a Poliglota tan diferente del resto de las escuelas de idiomas? Primero, ofrece clases de inglés, francés, italiano, alemán y portugués en grupos pequeños, de 3 a 8 estudiantes por grupo, que garantizan un feedback personalizado del profesor; segundo, los profesores son expertos en el idioma y están preparados para enseñar, corregir y alentar el avance del alumno; tercero, los grupos son nivelados, es decir, están conformados con personas que tienen el mismo nivel, lo que facilita la conversación, sin miedo a equivocarse; cuarto, el método se centra en la práctica real de capacitar para la comunicación; quinto, las clases se imparten en cafeterías cercanas a la casa u oficina de los estudiantes, que son ambientes sociales que invitan a la conversación; y, por último, las clases (2 por semana de 90 minutos) se toman en horarios pensados para que no interfieran con las actividades de las personas. 

“Algo muy importante es que contamos con profesores de diferentes nacionalidades: Gran Bretaña, India, Lituania, Italia, Alemania, Francia, Portugal, México, Estados Unidos, entre muchos otros. Estamos en un mundo global y te puede tocar hablar inglés u otro idioma con alguien de otro país que tiene una pronunciación diferente y no entender nada, no lograr comunicarte. Pero no solo eso, nuestros profesores son gente interesante, con distintas profesiones, que nosotros preparamos y que pueden aportar otro tipo de conocimientos y experiencias a nuestros alumnos. En los niveles básicos, nuestros profesores hablan muy bien el español, pues muchos de ellos son mexicanos y latinoamericanos, pero a medida que se avanza los maestros son de otros países, que no hablan nada de español”, explicó Sánchez.

Lee: Hablar idiomas, básico para conseguir un buen trabajo

Todo parece indicar que esta startup chilena tiene un futuro promisorio dentro de la industria de la enseñanza de idiomas, cuyo valor de mercado a nivel global se estima en más de 20,000 mdd. Y México será clave de ese futuro.

More from Entrepreneur

Amina AlTai teaches entrepreneurs and intrapreneurs how to balance a thriving career, body and mind.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur