Estos brasileños construyeron el Airbnb para perros y ahora quieren conquistar México

DogHero explota el modelo de economía colaborativa, en el cual los anfitriones tienen la posibilidad de incrementar sus ingresos hospedando a perros, mientras los dueños de las mascotas pueden dejarlos en un lugar seguro.
Estos brasileños construyeron el Airbnb para perros y ahora quieren conquistar México
Crédito: Cortesía Dog Hero por Mo Bertuzzi

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
7 min read

Eduardo Baer, fundador de DogHero, nunca tuvo un perro cuando era niño porque a su papá no le gustaban. Pero cuando se casó quiso tener uno y nunca imaginó que eso lo llevaría a emprender por segunda vez y crear la mayor comunidad de anfitriones y paseadores de canes en América Latina.

Hace cuatro años, cuando Baer habló con su esposa de la posibilidad de tener un perro, pensaron en lo difícil que sería irse de viaje porque no tendrían dónde dejarlo. Antes de adquirir una mascota, este emprendedor brasileño habló con sus amigos de São Paulo que tenían perros, ellos le dijeron que existía la opción de guarderías de perros, “pero ahí se estresan y no reciben suficiente cariño”, pensó.

Entonces fue el momento de “fundir los conceptos de los perros con la economía colaborativa”, dice el brasileño en entrevista con Entrepreneur en Español, pues antes de volver a Brasil con esta idea trabajó en Estados Unidos en una empresa americana de economía colaborativa llamada Turo. “De ahí me vino la idea”, recuerda. Así que le dijo a su compañero de maestría, Fernando Gadotti, su compatriota, que se volviera su socio.

Fernando Gadotti y Eduardo Baer/ Cortesía DogHero/ Foto: Mo Bertuzzi

Ambos regresaron a Brasil para trabajar en este proyecto que podría compararse con un Airbnb para perros. Baer aplicó toda su experiencia en el mundo del internet y las aplicaciones y de su emprendimiento anterior: Ifood, una startup que en México adquirió Sin Delantal para que DogHero despegara.

El Airbnb para perros

“Nuestro servicio es muy emocional porque están dejando a su mascota, que es casi como un hijo, con nosotros”, reconoce Baer. Por eso el proceso para encontrar anfitriones es exhaustivo. Para ser anfitrión pasan por un cuestionario con varias preguntas y tienen que presentar cierta documentación para tener seguridad de que la persona es confiable.

Los postulantes tardan aproximadamente tres horas para llenar un perfil, pero de ellos sólo el 25% es aprobado. Una vez que ya son anfitriones hay un monitoreo y se les pregunta a los usuarios si recomiendan o no a un anfitrión, explica Baer.

Además, el usuario de DogHero tiene un encuentro previo para conocer al anfitrión antes de dejar a su perro. Y durante el servicio el anfitrión le manda fotos y videos al dueño, para que sepa cómo está.

La estancia mínima de un perro en casa de un anfitrión es de horas y el máximo ha sido por 7 meses, en un caso en el que la dueña tuvo que ir a trabajar por un periodo de seis meses a Estados Unidos. Normalmente los perros pasan cinco noches con sus anfitriones.

“Muchos anfitriones comienzan con DogHero como un hobby, pero después se profesionalizan y lo ocupan como parte principal de sus ingresos”, comparte Baer. Y es que, dice, son personas apasionadas por los perros que están ayudando a otras que también lo son.

“Es como si encontraran el trabajo de su sueño porque se quedan en casa cuidando uno o dos perros por placer y ganan relativamente bien”, dice alegre Baer. Cada anfitrión puede cobrar la cantidad que prefiera, la cual normalmente oscila entre 250 y 300 pesos por noche, de estos DogHero se lleva una comisión del 25%.

Además, los usuarios cuentan con un seguro, en el que si el perro sufre alguna enfermedad, DogHero paga los gastos veterinarios.

DogHero está disponible en app Android y iOS, así como en web. En cualquiera de sus versiones se puede filtrar y saber si el anfitrión tiene su propia mascota, cómo es su casa y si se permiten gatos. Sólo el 5% de los clientes hospeda gatos.

La satisfacción de los clientes es alta. En la métrica NPS (Net Promoter Score), que mide la lealtad de los clientes, su calificación es de 98, más alto que el de Apple que es de 70, argumenta el brasileño.

Los anfitriones y los usuarios pueden llegar a crear lazos fuertes, asegura Baer, quien cuenta un caso en Brasil de una anfitriona y un cliente que se conocieron por DogHero y tras convivir alrededor del perro Batman, se enamoraron y se casaron.

Una startup en ascenso

Cuando DogHero llevaba cinco meses funcionando tuvo un impulso que hizo llegar a esta startup a más ciudades de Brasil, además de São Paulo y Río de Janeiro. La revista Época y el periódico Folha de São Paulo hicieron una publicación sobre sus servicios e inmediatamente después la plataforma recibió búsquedas de personas de todo Brasil.

Entonces los emprendedores se preguntaron: “¿Abrimos todo Brasil o nos quedamos en las dos ciudades que estamos?”, comparte Baer. Del primer al segundo año crecieron 10 veces y del segundo al tercero 5 veces.

Hace cuatro años empezaron con un equipo de 4 personas hace 4 años y hoy tienen 40 personas que han conseguido que en Brasil tengan una red de 15 mil anfitriones y que hayan llegado a Argentina hace un año, donde tienen 1,300 casas de anfitriones.

En estos cuatro años, DogHero ha recibido cuatro rondas de inversión por 6 millones de dólares respaldadas por VCs Global Funders Capital (Alemania), IGNIA Partners (México), Monashees (Brasil) y Kaszek Ventures (Argentina), la última fue en diciembre de 2017 donde participó el fondo mexicano.

Llegada a México

Hace unos meses que DogHero está en México y desde sus primeros días el recibimiento de la gente ha sido tal que puede superar los números que ha alcanzado DogHero en Argentina, sugiere Baer. En el país el servicio de esta startup brasileña está disponible en Ciudad de México, Monterrey, Guadalajara, Quintana Roo. Aunque están abiertos para tener anfitriones en toda la república mexicana.

México es un mercado muy grande, pues el 68% de las casas tienen un perro, donde ellos se vuelven parte de la familia. “Ese es uno de los drivers de nuestro servicio”, dice Baer. La meta es que en 3 años sea el segundo mercado más grande DogHero, después de Brasil. En el primer año quieren llegar a los 1,000 anfitriones aquí.

La misión de DogHero es que 100 millones de perros de América Latina tengan mejor calidad de vida, expresa Baer, quien se siente satisfecho de su startup, pues dice: “Muchas personas encontraron su vocación en DogHero y eso para mí es muy gratificante, eso me motiva a continuar”.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur