En México no todo es fintech: 500 Startups Latam

Santiago Zavala, socio de 500 Startups Latam, nos platicó sobre las áreas de oportunidad del emprendimiento y lo que viene en su fondo.
En México no todo es fintech: 500 Startups Latam
Crédito: Fernando Díaz Vidaurri / Entrepreneur en Español

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

El 7 de marzo de 2018 fue un buen día para el venture capital mexicano. Luego de vender el 25% de sus acciones en la startup de tecnología Yogome a un fondo estadounidense, Mexican.VC regresó a sus inversionistas ocho veces lo que había levantado en 2011. Este fondo se transformó en 500 Startups en 2012, nombre bajo el cual se han registrado otras salidas exitosas: SeMeAntoja, vendida a Hellofood/foodpanda y Delivery Hero en 2014; y Auto Chilango, vendida a Grupo Solera en 2016.

Detrás de 500 está Santiago Zavala, quien nació y creció en un ambiente emprendedor al lado de su padre, Jorge Zavala, fundador de Kinnevo y quien a la fecha sigue haciendo empresas de tecnología. Santiago programa desde los 10 años, a los 14 puso su primer negocio en internet y egresó de la carrera de mecatrónica en 2008. Tiene su propio podcast “Hack.realty” y un vlog. En su tiempo libre disfruta tomar fotografías, andar en bici, correr y hacer jabones.

Entrepreneur platicó con él sobre las áreas de oportunidad del emprendimiento y lo que viene para su fondo, que en seis años ha hecho 130 inversiones exitosas.

Entrepreneur: ¿El emprendimiento está en etapa de consolidación o seguimos en crecimiento?

Santiago Zavala: Siempre hablamos de cuándo se va a cerrar el loop de inversión, y sucesos como el de Yogome confirman que el sistema ya está hecho, que ya logramos desbloquear las cosas. Ahora toca a todos que esto siga pasando. Debemos ver con seriedad estas oportunidades, promoverlas y proveerles valor con la perspectiva de que aún hay espacio para cualquier emprendimiento.  

ENT: ¿Incluso en sectores como fintech, que pareciera saturado?

SZ: Si todos ven una oportunidad y es relativamente fácil de accesar, entonces hay mucha competencia, es difícil ganar, se reparten los retornos y no se permite una explosión de innovación. Donde vamos a ver las cosas más explosivas, emocionantes y con más impacto es donde no está el terreno tan “pavimentado” ni “iluminado”. Por eso, mientras más se habla de fintech, menos atención le pongo. Aunque sí invertimos ahí, y lo vamos a seguir haciendo, también vemos áreas no tan obvias.

ENT: ¿Cómo cuáles?

SZ: Aquellas de las que no se habla en periódicos o redes sociales todos los días. Hay mercados gigantes a los que se les puede aplicar tecnología, como en agro, salud, marcas de consumo para segmentos específicos de nicho y gobierno. Me emociona ver cómo la tecnología y el internet están democratizando oportunidades porque con relativamente poco dinero y desarrollo puedes generar soluciones muy útiles para resolver problemas importantes de la sociedad, como acceso a capital, a servicios médicos, a seguros, y, además de todo, darlas a conocer a audiencias específicas para eficientar costos y tener un impacto mucho más focalizado.

ENT: ¿Qué le pedirías al próximo presidente para el ecosistema?

SZ: Emprender es una disciplina bien difícil que requiere que pongas en riesgo muchas cosas y que adquieras más responsabilidades. Debemos concentrarnos en nuestras empresas y pensar a largo plazo, no creer que el contexto macro va a darnos o quitarnos el éxito. Un presidente dura seis años, pero las oportunidades (y algunos problemas) tienen más tiempo de vida y no van a cambiar por quién esté en el poder. Los emprendedores que llegan más lejos son los que no piden permiso, sino que entran al mercado con su solución y van con todo.

ENT: ¿Qué cualidad admiras más en los emprendedores?

SZ: Cada uno viene de un contexto diferente: unos estudiaron en escuelas públicas y otros en privadas; unos han viajado y otros no; unos son mexicanos, pero también hay extranjeros. Para mí es irresponsable encasillar a un emprendedor con una actitud o cualidad porque si todas las personas las tuvieran, el éxito sería para todos. Cada quien tiene que escribir su camino y hay muchas formas de llegar ahí. Sí hay cosas que son de cajón, como el compromiso con lo que están haciendo (que a veces se representa en terquedad), pero también el ser capaces de adaptarse, escuchar al mercado y responderle rápido. Se trata más de un arte que de una ciencia.

ENT: ¿Qué podemos esperar de su próximo batch, que cerró convocatoria en mayo?

SZ: Estamos evolucionando la forma de hacer nuestro trabajo. En el penúltimo batch aplicaron 850 empresas, y sólo seleccionamos a las 15 que estaban más cerca de nuestras áreas de expertise. La nueva apuesta es que no importa si quedan o no en el programa, les vamos a dar valor. Es nuestra obligación ayudarlos, darles retroalimentación y seguimiento.

 

Nunca he sabido de un emprendedor que haya tenido éxito haciendo todo lo que la sociedad esperaba de él y siguiendo las reglas.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur