De inventor a creador de mercado

Las innovaciones no solo son científicas o tecnológicas.También hay innovación, muy necesaria en México, en el modelo de negocio.
De inventor a creador de mercado
Crédito: Depositphotos.com
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Entrepreneur en Español  me  invitó  a  ser  jurado  de su primer concurso  de  emprendimiento,  en  la  categoría  de  negocios  verdes.  La  verdad  es  que  las  empresas  que  concursaron,  en  su  gran  mayoría,  me  entusiasmaron,  por  las  ingeniosas  y  novedosas  tecnologías  que  presentaron. Lo  que  no  me  impresionó  tanto fue  el  modelo  de  negocio. Los  emprendedores querían  abarcar  toda  la  cadena  de  valor,  desde  la  creación  del  producto,  pasando  por  la  producción y  la  distribución. Ahí  es  donde  muchos  de  estos  negocios  revelaban  sus  debilidades. 

Imaginemos  que inventamos  un  sustituto  de  la  pila  de  los  teléfonos  inteligentes: es  más  ligero,  carga  más  rápido y  dura  más  años.  Es  un  invento  que puede  cambiar  al  mundo. Acto  seguido,  decidimos  que tenemos  que vender  teléfonos  celulares y empezamos  a  comprar  todo  lo  necesario:  máquinas  para  hacer  los  circuitos  integrados,  chips  veloces,  pantallas  digitales  de  cristal,  máquinas  para  hacer  componentes  de  plástico  y  cajas  de  cartón.  Rápidamente  nos  daremos  cuenta  de  que  todo  eso  está  increíble,  pero  que  también  necesitamos  comprar  una  red  de  distribución.  En  este  punto,  el  capital  propio  y  el  de  todos  los  amigos  se  agotó,  y  el  negocio  ni  siquiera  ha  arrancado.  

Tú,  lector  inteligente,  contestarías:  ¡Ah!  Es  que  decidieron  comprar  y  fabricar  TODO.  Por  qué  no  mejor  consiguen  otras  empresas  que  fabriquen  de  manera  especializada  todas  estas  cosas.  Por  qué  no  abren  un  contrato  con  alguien  que  se  dedique  a  la  distribución  para  hacer  los  teléfonos.  Fenomenal.  Sin  embargo,  hasta  el  momento,  los  amigos  no  tenemos  una  fábrica  de  teléfonos:  tenemos  una  idea  genial  de  algo  que  pueda  reemplazar  las  pilas  de  los  celulares. OK. 

Entonces  la  amiga  lista  del  grupo  diría:  perfecto,  concentrémonos  en  hacer  pilas  para  celulares.  Es  un  negocio  mucho  más  acotado.  Hacemos  toda  la  investigación  de  mercado,  y  llegamos  a  la  conclusión  que  somos  una  bacteria  en  el  mundo  de  los  grandes  dinosaurios.  Hay  fábricas  en  China  con  todo  lo  necesario  y  costos  bajísimos,  que  pueden  surtir  a  cualquier  fabricante  de  celulares  en  minutos.    Pregunta:  ¿Por  qué  no  venderle  nuestra  innovación  a  un  fabricante  de  pilas  o  de  teléfonos,  en  el  lugar  del  mundo  en  donde  esté?  El  paradigma  del  inventor  mexicano  es  esconder  la  invención  para  explotarla  por  sí  mismo.  Este  método,  el  de  los  secretos  industriales,  que siguieron genios  como  Tomás  Alva  Edison o  Nikola  Tesla,  ya  no  funciona  en  el  mundo  moderno.   

No  es  cierto  que  los  mexicanos  no  innovemos. Claro  que  innovamos.  Pero comparados  con  países  como  Japón  o  Alemania,  el  número  de  patentes  y  modelos  de  utilidad  que  producimos  los  mexicanos  es  muy  pequeño.  Quizás  no  se  nos  ha  ocurrido  vender  las  patentes  a  quien  pueda  sacarles  más  valor.  Pensamos  que  vamos  a  construir  el  próximo  Samsung o Apple.  Puede  ser,  pero  las  probabilidades  de  crecer  son  remotas,  especialmente  si  no  tenemos  capital.  Tenemos  que  empezar  por  vender  algo  para  generar valor,  e  ir  creciendo  el  capital.  De  otra  forma,  será  muy  difícil  crear  el  próximo  gran  negocio  del  mundo.  Cierto,  empresas  como  Apple  empezaron  en  un  garaje,  pero  son  casos  raros.  Apple  y  Microsoft  pudieron  aprovechar  las  innovaciones  de  un  gigante  que  no  sabía  cómo  usarlas:  Xerox.    

Un  último  apunte:  las  innovaciones  no  necesariamente  son  científicas  o  tecnológicas.  También  hay  innovación,  muy  necesaria  en  México,  en  el  modelo  de  negocio.  Ahí  hay  una  recomendación  para  el  Conacyt:  no  solamente  necesitamos  innovadores  científicos  y  tecnológicos.  También  necesitamos gente con maestrías en  administración de empresas, analistas financieros certificados, y otros innovadores de la creación y diseño de mercados.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur

Entrepreneur Media, Inc. values your privacy. In order to understand how people use our site generally, and to create more valuable experiences for you, we may collect data about your use of this site (both directly and through our partners). By continuing to use this site, you are agreeing to the use of that data. For more information on our data policies, please visit our Privacy Policy.