10 razones por las que más papás deberían ser emprendedores

Ser papá te prepara mejor para iniciar un negocio.
10 razones por las que más papás deberían ser emprendedores
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
CEO of Diapers2Go
9 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Si eres padre de familia sabes que criar a un niño no es nada sencillo. Empezar un negocio tampoco lo es. Pero, ¿hacer las dos cosas al mismo tiempo? ¿Quién haría algo así?

Pues resulta que… la mayoría de los emprendedores. Según una encuesta realizad en 2009 por la Fundación Kauffman, casi 60 por ciento de los emprendedores tenían por lo menos un hijo cuando empezaron su primer negocio. Yo soy uno de ellos, tengo una niña de 3 años que demanda más atención de la que aparentemente puedo darle.

La data en sí misma puede decirte que no tienes que elegir entre ser padre y ser un emprendedor, pero yo te puedo decir que nosotros, los que somos papás y emprendedores, tenemos una ventaja. Al final del día, los buenos padres de familia y los buenos emprendedores comparten muchas cualidades que pueden ayudarlos a ser excelentes en ambos roles al mismo tiempo:

1. Aman a sus hijos

Según un reciente estudio publicado en el journal de Human Brain Mapping, “el amor emprendedor es muy similar al amor paterno.” En otras palabras, los emprendedores tratan sus negocios como si fueran sus “hijos”. Y tiene sentido. Ser un emprendedor no es tan diferente de ser un papá. Ambos tienen que ver con crear, nutrir y proteger a tu bebé, aunque sea algo estresante, demande demasiada atención y recursos y te mantenga despierto toda la noche.

¿Y qué significa esto para los papás que están pensando en iniciar un negocio? Significa que arrancar un negocio no te es tan extraño. Sabes lo que implica porque has hecho exactamente lo mismo mientras cuidas a tus hijos. Seguramente será algo retador, pero sabes que vas a hacer todo lo necesario para hacerlo crecer y verlo tener éxito, y nunca dirás que no valió la pena.

2. Son líderes

Puede ser que no tengas tanta experiencia de liderazgo en tu CV, pero definitivamente la tienes como padre de familia. Tus hijos te admiran y eso requiere que tú seas un ejemplo a seguir para ellos, de la misma manera que los emprendedores sirven como mentores para sus empleados.

Al final, ser una figura de autoridad tiene que ver con construir una buena relación con las personas que dependen de ti, independientemente de si son tus hijos o tu staff. Como papás hemos podido practicar y afilar esta habilidad. Así que cuando estés intentando practicar tu liderazgo como jefe, ya tendrás el tacto necesario para liderar a tu gente con éxito.

3. Impulsan el aprendizaje a través de los fracasos

Una parte importante de ser un buen líder es reconocer la importancia de motivar a la gente a aprender a través del fracaso. Tu ya viste a tus hijos gatear antes de poder caminar, y sabes que no todas las habilidades pueden enseñarse, o que hay habilidades que no existen de la noche a la mañana. Por lo tanto, sabes que motivar a tus hijos a intentar cosas nuevas y fracasar es una forma poderosa de promover su aprendizaje.

Cuando hablamos de manejar empleados como emprendedor, la idea es más o menos la misma. Si quieres que tu compañía crezca necesitas permitirle a tu staff que falle, porque es en estos fracasos en los que más aprende la gente y esto les permite construir las habilidades que realmente necesitan para tener éxito. Un ambiente que desmotive el fracaso alberga resentimientos y hace que la gente te quiera dejar en cuanto cumplan 18… o cuando les ofrezcan otro trabajo.

4. Tienen una amplia red de contactos

La gente está loca si piensa que tu vida social se acaba en cuanto tienes hijos. Claro, puede que pases menos tiempo en un bar, pero entre las clases, los deportes que practican tus hijos y los eventos de la escuela, tu vida social está más activa que nunca.

¿Y por qué importa esto? Pues resulta que una encuesta realizada por Yell Business encontró que los emprendedores que son padres de familia evalúan sus negocios de manera más favorable que los emprendedores que no tienen hijos. De manera más específica, 79 por ciento de los papás consideran que su negocio es “muy exitoso” y “exitoso”, comparado con 67 por ciento de los que no son papás, y esto tiene que ver, en parte, con la gran red de contactos que construyes y las comunidades a las que perteneces cuando eres papá.

5. Entienden de administración del tiempo

Una de tus mayores preocupaciones sobre emprender cuando tienes hijos es, sin duda, la idea de que no tendrás suficiente tiempo para dedicarle a tu familia y a tu negocio. Sin embargo, los emprendimientos pueden darte suficiente libertad en muchas cosas, sobre todo en cuestiones de tiempo.

Porque al ser emprendedor, en lugar de tener que trabajar con horarios específicos, puedes administrar tu tiempo y decidir cuándo dedicarle tiempo a tu familia y cuando dedicarle tiempo al negocio. Y como seguramente ya desarrollaste habilidades administrativas mientras te las ingeniabas para hacer todos los pendientes mientras cuidabas a tus hijos, cuando decidas enfocarte en el negocio estarás más motivado y sacarás el trabajo de manera mucho más eficiente.

6. Saben cómo contar una historia

Si eres padre de familia seguramente eres un experto contando historias. Has aprendido que la mejor forma de hacer que tus hijos te escuchen es contándoles una historia fascinante que los haga hacer lo que tú quieres que hagan. Y si puedes hacer esto como papá, puedes hacerlo como emprendedor.

Los negocios se tratan de conectar con la gente y de contarles una historia que los haga creer. La gente necesita conectar con una marca y sentir una conexión emocional antes de comprar. Es por esto que los emprendedores exitosos incluyen aspectos de storytelling en todo, desde el marketing hasta la forma en la que diseñar sus productos y servicios, tal como lo hizo Airbnb con su servicio de Viajes.

7. Se arriesgan

Ya sea que hayas pedido un préstamo para paga la colegiatura privada de tus hijos o tal vez hayas gastado un poco más en cositas que los hacen felices, pero de cualquier manera, tener un hijo te hace responsable de algo más aparte de ti mismo, y esto suele implicar arriesgarse en términos financieros.

Estar dispuesto a asumir esos riesgos es una característica que tienen los buenos padre de familia…. Y los emprendedores exitosos. Al tomar estos riesgos aprendes a lidiar con los retos que suelen cambiar constantemente, lo que te permite crecer y ser mejor a la hora de tomar decisiones. Y esta habilidad es básica para sobrevivir como padre de familia y como emprendedor.

8. Se levantan temprano y son muy productivos

Cuando eres papá te ves obligado a levantarte temprano y a empezar el día con tu familia. Usas tu tiempo para cambiar pañales, hacer el desayuno y preparar el lunch para todos. Dicho de otro modo, ya estás acostumbrado a empezar temprano y a estar preparado para las exigencias del día desde que te levantas.

Y en términos de negocios, al que madruga Dios le ayuda. Como emprendedor necesitas levantarte temprano para responder correos, contactar clientes y resolver cualquier problema antes de que se salga de control. Así que los padres de familia que ya están acostumbrados a despertarse temprano, empezar un negocio no requiere de un cambio de vida tan drástico.

9. Planean con anticipación

Cuando un negocio o un hijo dependen de ti, te ves forzado a pensar en el futuro y a hacer planes. Por ejemplo, cuando eres papá puedes empezar a ahorrar para pagar la Universidad de tus hijos. Y como emprendedor, siempre estás intentando ver dónde puedes encontrar más demanda para tu producto o servicio y predecir cualquier problema que pueda surgir con el tiempo. Pero esta dependencia es una bendición disfrazada.

Hay estudios que han demostrado que la gente mayor que está sola y tiene mascotas es mucho más feliz y tiene una vida mucho más productiva porque hay alguien que depende de ellos. Esto demuestra que la dependencia le da un significado a tu vida y un propósito más allá de ti mismo. Intentar hacer lo mejor por otros nos hace mejores seres humanos y por lo tanto, mejores padres y emprendedores.

10. Son inocentes

Nadie sabe cómo ser padre hasta que se convierten en uno. De la misma forma, nadie sabe cómo ser emprendedor hasta que empiezan su primer negocio. Así que, aunque la idea de empezar un negocio te asuste, recuerda que no hay nada que no puedas manejar (o que no hayas manejado antes); estabas en la misma situación cuando tuviste a tu primer hijo.

La verdad es que este tipo de inocencia te ayuda a aceptar los retos y la vida misma sin miedo; te da la seguridad de saber que puedes hacer una diferencia y te da las ganas necesarias para ir un paso más allá y hacer lo que haga falta para hacer que tu negocio tenga éxito. Los emprendedores prosperan yendo contra la corriente. Pero ser inocente hace justamente eso y te hace ser un mejor emprendedor en el proceso.

Ser papá no es una tarea sencilla, y ser emprendedor tampoco lo es. Pero en lugar de pensar que una cosa no puede convivir con la otra, considéralas complementarias. El hecho de ser padre de familia no significa que no puedas empezar un negocio. De hecho, te prepara lo suficiente para tu nueva carrera como emprendedor. Asó que si alguna vez has pensado en empezar un negocio, recuerda que nunca es demasiado tarde.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur