5 razones por las que a tu jefe no le gusta (ni le gustará) el home office

El home office es una estrategia excelente si se pretende ahorrar en inversiones como el pago por renta de oficinas, impresiones, internet, etc. ¿Por qué rayos se niegan?
5 razones por las que a tu jefe no le gusta (ni le gustará) el home office
Crédito: Depositphotos.com
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿A quién no le gustaría trabajar en una gran empresa y administrarla desde la comodidad de su cama?

Imagina deshacerte del fastidio de levantarte a las 5 am para bañarte, desayunar -si te da tiempo- y correr a tomar el metro para llegar a tu oficina. El término home office ha adquirido relevancia y se ha puesto de moda debido a las tendencias en las preferencias laborales de nuestra querida generación millennial. Y es que en un mundo globalizado con inimaginables avances en tecnología y conectividad, es posible tener a veinte colaboradores dispersos por el mundo, reunidos en una sala a través de una videoconferencia.

El home office es una estrategia excelente si se pretende ahorrar en inversiones como el pago por renta de oficinas, impresiones, internet, etc. Además, representa la posibilidad de optimizar el tiempo de los empleados y proveerles una mejor calidad de vida y mayor plenitud laboral. Sin embargo, existe la posibilidad de que aún con la mejor presentación ejecutiva, el gerente o dueño de la empresa donde trabajas se niegue rotundamente a siquiera considerar la opción. Y lo más importante es que probablemente tenga razón al no hacerlo

A continuación te presento 5 razones por las que a tu jefe no le gusta (y jamás le gustará) el home office.

La falta de control sobre el tiempo que trabajas

Trabajar desde casa podría representar un gran reto para un gerente no millennial, ya que no es parte de su modus operandi. Para realizar sus evaluaciones, los directivos acostumbran creer que a mayor cantidad de tiempo invertido en la oficina, mayor eficiencia. Y si bien podríamos justificar el error haciendo uso de múltiples estudios que comprueban lo contrario, la realidad es que no poder contabilizar de manera precisa las horas que pasas trabajando resulta peligroso. Cuando no existe capacitación previa y un proceso de transición adecuado, el home office podría afectar la manera en la que administras tu tiempo, e incluso alejarte de conseguir tus objetivos laborales. Levantarse tarde, pasar más tiempo del necesario preparando el desayuno, e incluso Netflix, podrían convertirse en tus peores enemigos.

El modelo de negocio no es compatible

Seamos honestos, si tu misión consiste en prospectar clientes y atender de manera personal, es imposible que el home office sea tu mejor estrategia. Existen modelos de negocio que simplemente no son compatibles con este sistema, debido a la necesidad de interactuar con usuarios y clientes para venderles productos o atender a sus necesidades de asesoría. Bancos, restaurantes y tiendas de autoservicio son tan sólo algunos ejemplos de modelos de negocio que dependen al 100% de actividad presencial.

Tus softskills no se desarrollarán

Trabajar en equipo, la empatía, el liderazgo, la persuasión y capacidad de comunicación, son habilidades que se aprenden únicamente a través de la interacción con otras personas. Hacer home office por una cantidad prolongada de tiempo podría significar renunciar a la oportunidad de poner en práctica estas herramientas tan necesarias no sólo para la vida laboral, sino para la vida en general. Es muy probable que los directivos de tu empresa estén conscientes del asunto, y prefieran mantener a sus colaboradores interactuando entre sí en las oficinas que correr el riesgo de contar con personal apático e individualista.

La comunicación no es la misma

Existen empresas o funciones particulares en ellas, que implican enfrentar altos niveles de riesgo y requieren crear soluciones en tiempo real. Cuando se trata de tomar parte en un proceso creativo, permanecer lejos unos de otros podría dirigir a una comunicación incorrecta. Cuando los roles de los colaboradores no están claros, y las actividades a realizar se establecen día a día en lugar de semanal o mensualmente, trabajar desde la distancia podría ser peligroso.

No confía en ti

Mientras redactaba este artículo se me ocurrió preguntarle a mi jefa la razón principal para no concederle a su equipo hacer home office, su respuesta me sorprendió: “Conozco a mi gente, y no me ha demostrado tener la autodisciplina necesaria para trabajar fuera de la oficina”. Si bien su argumento es debatible, tiene un punto que debe ser considerado, y este es el de la confianza. La razón por la que muchas empresas se rehúsan a adoptar el home office, es precisamente porque desconfían de la capacidad de su personal para implementar responsablemente esta estrategia.

El home office surge como una alternativa económica y accesible para aquellos que se rehúsan a trabajar en una oficina, sin embargo existen habilidades y oportunidades que podrías poner en riesgo a cambio de la comodidad que implica trabajar desde tu casa.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur