De tocar en bares a dominar Hollywood: Lecciones de Lady Gaga que debes aplicar en tu vida

¿Qué puede enseñarte la intérprete de "Born This way"? A no darte por vencido jamás.
De tocar en bares a dominar Hollywood: Lecciones de Lady Gaga que debes aplicar en tu vida
Crédito: Depositphotos.com
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Lady Gaga puede presumir no solo ser una luminaria pop y un referente obligado de la moda, sino también una cantante que puede moverse entre géneros —para, por ejemplo, sacar disco a dueto de jazz con Tony Bennett— y una actriz capaz de competir en temporadas de premiaciones.

¿En qué momento transitó de ser una artista pop —en una vena similar a Katy Perry— a ser una figura consagrada en todas las medias de entretenimiento? ¿Hablamos de un salto espontáneo a la aceptación general?

Contestar esas interrogantes nos remite a observar el desenvolvimiento profesional de Gaga, una chica que siempre tuvo inclinaciones artísticas y que insistió en edificarlas hasta eventualmente encontrar el éxito, un camino que deberías analizar a detalle si tienes un proyecto que quieres llevar más allá del target que inicialmente contemplaste.

1. Salirse de los cánones

Stefani Germanotta, nombre real de Gaga, aprendió a tocar el piano a los cuatro años; sus padres querían una hija culta y la encaminaron a perseguir el sueño de sobresalir en el ámbito musical. A los 11 estudió en un colegio católico de mujeres y refiere que, aunque la educación era rigurosa y disciplinada, ella siempre mantuvo una personalidad que para muchos resultaba provocadora y excéntrica, y que le valió ser objeto de bullying.

Nunca le importó lo que sus compañeros dijeran, pues tenía claro que no quería permanecer atada a los prejuicios derivados de un sistema educativo religioso.

2. Identificar el talento y cultivarlo

Durante su adolescencia, se presentó en bares a micrófono abierto para dar rienda suelta a sus habilidades musicales, y en algún momento sintió que su verdadera vocación estaba en la actuación.

Por ello, se inscribió en el Instituto de Teatro y Cine Lee Strasberg y estudió actuación de método. En el camino se dio cuenta de que en realidad la música era lo suyo, pero la inquietud por el histrionismo jamás dejó de estar ahí.

Se salió de la escuela y regresó a la casa de sus papás, pues tenía claro que debía perseguir una carrera musical. Tenía 19 años.

3. Salir al ruedo y hacer contactos

Gaga formó una banda con algunos amigos de la Universidad de Nueva York llamada SGBans. Sus presentaciones los llevaron a ser un foco de atención en la escena nocturna de la ciudad, y durante un evento en el afamado The Cutting Room conoció a un cazador de talentos que eventualmente la recomendó con el productor Rob Fusari.

Gaga y Fusari iniciaron una relación profesional y sentimental. Con la experiencia de él, ella pudo dar forma a nuevas composiciones y, aunque el noviazgo no perduró, de este salieron el nombre artístico “Lady Gaga” y canciones electropop que fueron enviadas a disqueras.

4. No rendirse, insistir y seguir haciendo contactos

El envío de demos no fue fructífero y Gaga nuevamente regresó a casa de sus padres. Siguió tocando puertas y dio con un show de burlesque en el que conoció a la artista Lady Starlight.

Las dos montaron un show tributo a la cultura de los 70, cuyo recibimiento e impacto fue tal que las llevó de gira por distintos clubes nocturnos, hasta que les surgió la oportunidad de presentarse en la edición de 2007 del festival de música Lollapalooza.

Este suceso la puso en la mira del productor Vincent Herbert, quien firmó a Gaga para componer letras para Britney Spears, Fergie y The Pussycat Dolls.

5. Dar el golpe en el momento indicado

En una sesión para analizar la progresión de una composición, Gaga aprovechó y lució sus habilidades para el canto. Dejó a todos impresionados y de inmediato vieron en ella un talento que podía sobresalir por sí mismo, y no en virtud de otros que interpretaran sus letras.

Se pusieron en marcha juntas con productores y ejecutivos y el resultado fue el lanzamiento en 2008 del álbum debut de Gaga The Fame, del que se desprendieron los sencillos “Just Dance”, “Paparazzi” y “Poker Face”.

El disco fue un éxito rotundo, vendió casi cinco millones de copias y se llevó a casa cinco Grammys. Gaga era un monstruo y apenas tenía una placa en el mercado.

6. Consolidarse, tener ambición y expandir el target

Gaga bien pudo quedarse en la posición de una popstar más de MTV, ser solo otra Katy Perry, pero decidió que su propuesta, además de ser de alto impacto visual, debía también llevar un discurso social.

Es un enfoque que resultó evidente con el lanzamiento de su segundo álbum, Born This Way (2011), obra que le significó su cobijo a la comunidad LGBT y que la convirtió en embajadora de la causa.

Ya consolidada como ícono pop/fashion con discurso, decidió que era momento de incursionar en otro género y, de paso, rendir tributo a una de sus grandes inspiraciones, de forma que en 2014 lanzó un disco de jazz en colaboración con Tony Bennett llamado Cheek to Cheek, cuyas revisiones positivas resaltaron la capacidad de Gaga para cantar en espectros distintos a los que se le asocia.

Durante este tiempo, Gaga también incursionó en cine (Machete Kill y Sin City: A Dame to Kill For), y así empezaba una reinvención que la llevaría a las grandes ligas de Hollywood.

7. Convencer, llegar y ganar

Gaga se ganó a los escépticos cuando interpretó un tributo a Julie Andrews en la 87ª entrega de los Premios de la Academia. Ya no era una celebridad pop, ahora era una cantante que podía llegar a los registros de aquellas estrellas que dieron vida a los musicales clásicos de Estados Unidos.

El año siguiente volvió a cantar en los Premios de la Academia y con ello ya no quedaba duda: Gaga conquistaría también Hollywood.

Con la llegada de Nace una estrella, Gaga se coloca en las grandes ligas de la pantalla de plata y demuestra que los obstáculos los pone uno mismo, pues aquella chica con sueños e ilusiones que tocaba el piano en bares, labró su camino a través del burlesque y el pop, hasta conseguir reconocimiento internacional.

Es un gran caso de emprendimiento, una lección de que el talento se debe trabajar y de que necesita persistencia y enfoque para triunfar.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur