Los Red Sox ganaron la Serie Mundial y esto es lo que podemos aprender de Alex Cora, su entrenador

Pese a su juventud el mánager de los Red Sox de Boston llevó al equipo a conquistar el título en su primera temporada dirigiendo a un equipo en las grandes ligas. ¿Cómo lo hizo? Aquí algunos de sus secretos y cómo los puedes aplicar en la gestión de tu propio negocio.
Los Red Sox ganaron la Serie Mundial y esto es lo que podemos aprender de Alex Cora, su entrenador
Crédito: Depositphotos.com
9 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Ese turno al bate de Alex Cora, hoy entrenador de los Red Sox de Boston, podría resumir su filosofía de vida entera. Sucedió el 12 de mayo de 2004 cuando el boricua jugaba como shortstop y segunda base para los Dodgers de Los Ángeles y enfrentaban a los Cachorros de Chicago. En la séptima entrada, con un hombre en base, Cora se acercó a la caja de bateó para enfrentar al lanzador Matt Clement. 

El duelo entre el bateador y el lanzador inició como habitualmente sucede. Una bola. Un strike. Otra bola. Un batazo de foul hacia la tercera base. Otro. Y otro más. Con cada lance la tensión se incrementaba y el pitcher parecía un poco más nervioso. Cora lucía seguro de sí mismo y determinado a salir victorioso de la batalla. Al quinto foul consecutivo el estadio de los Dodgers empezó a involucrarse en la peculiar batalla. Con cada lanzamiento la afición explotaba y sus compañeros alentaban al bateador a seguir con el reto.

El jugador pegó 14 batazos de foul consecutivos. Después, en el decimoctavo lanzamiento, conectó un home run. Alex Cora ganó la batalla.

La historia de un pelotero

Cora inició su carrera en las grandes ligas con los Dodgers de Los Ángeles el 7 de junio de 1998 y durante once años visitó la camiseta de diversos equipos. Fue campeón con los Red Sox en 2007 y después de retirarse en 2012 comenzó a trabajar como entrenador de la selección nacional de beisbol de Puerto Rico y de los Criollos de Caguas en la liga de invierno. En 2016 se convirtió en el coach de banca de los Astros de Houston, equipo con el que ganó la Serie Mundial de 2017. Durante esa postemporada Cora se entrevistó con los directivos de los Red Sox de Boston, quienes buscaban a un nuevo entrenador y el 22 de octubre el equipo anunció que él asumiría el puesto como entrenador del equipo.

Con 42 años Alex Cora llegaba a dirigir a una de las novenas de mayor linaje en la historia del beisbol con una idea muy clara de lo que pretendía hacer. En su presentación ante los medios de comunicación antes de iniciar la temporada 2018, el boricua declaró: “Estoy aquí para ganar la Serie Mundial”. Y aunque aún no lo ha conseguido –el día que escribo esto los Red Sox de Boston están arriba tres juegos a uno en la serie contra los Dodgers de Los Ángeles– ha demostrado que tiene capacidad de sobra para hacerlo.

Verlo en el dugout durante la Serie Mundial, con ese rostro de determinación, convencido de lo que tenía que hacer, nos recuerda a ese bateador que forzó a un pitcher a hacerle 18 lanzamientos antes de conectarle un cuadrangular para ganar el encuentro. ¿Cómo lo hizo? ¿Cuál es su secreto y qué podemos aprender los emprendedores de él?  

Metas claras

El primer paso para cumplir con una meta es tener claro qué es lo que quieres lograr. Por increíble que parezca a veces esta claridad no existe en los equipos de trabajo, ni en nuestra propia vida. Pregunta a un par de colegas cuál es la meta que el equipo persigue y lo más seguro es que no obtengas sola una respuesta. Los líderes a veces asumen que los demás sabemos qué es lo que ellos pretenden que logremos y no es así…

Si estás al frente de un equipo de trabajo, verbaliza tu meta una y otra vez. Sé reiterativo. Explícales cuál es ese fin último por el que despiertan cada día.

Aunque parezca imposible, inalcanzable, disparatado o ridículo, dilo.

Las palabras tienen el poder para empezar a hacer que las cosas sucedan y el primer acierto de Alex Cora como mánager de los Red Sox fue decir que ganaría la Serie Mundial.

Acércate y genera confianza

Si le va a decir a tu equipo de trabajo cuál es su meta, más vale que seas cercano a ellos. Muchas veces los líderes suelen alejarse del grupo, a veces sin darse cuenta, a veces de manera intencional.  Esa lejanía no facilita las cosas.

Aunque Alex Cora tuviera hoy el deseo de pararse en la caja de bateo durante un juego, para batear y ganarlo, no le está permitido hacerlo. Pero ello no implica que se mantenga aislado del equipo en un rincón especial del dugout, solo mirando. Durante la Serie Mundial lo vimos hablando con los jugadores, acercándose a ellos para retroalimentarlos, para felicitarlos, pero también los momentos difíciles, cuando las cosas no salieron como esperaban.

Varios de los jugadores de Red Sox han expresado agradecimiento hacia el mánager por estar al pendiente de su vida personal y de asuntos que van más allá de su desempeño en el campo de juego. Cuando la hija del pitcher cerrador, Craig Kimbrel, fue sometida a una cirugía de corazón a los cuatro días de nacida, Cora le dejó claro al hombre que su lugar en ese momento era al lado de su pequeña y no el montículo. Y aunque pueda parecer una obviedad, no lo es. Hay estilos de gestión distantes, clasistas. Líderes seguidos más por el miedo que por el respeto. Pero el miedo no genera confianza, ni cercanía, ni sueños compartidos.

No te lo tomes tan en serio

En el beisbol, como en la vida, hay días difíciles.

La temporada regular consta de 162 partidos y sin importar quién seas, en algunos de ellos te equivocarás. Se trata de un juego de fracasos: si eres muy bueno, fallarás en siete de cada diez turnos al bate. En ese sentido, se parece mucho al emprendimiento. ¿Cómo soportarlo?

Para Alex Cora el secreto ha sido darle tiempo a su equipo para relajarse y no tomarse todo tan en serio. En la casa club de los Red Sox no todo es beisbol, hay una mesa de ping-pong y un torneo interno que sirve a los como distracción. En las reuniones de equipo el mánager les pide a sus jugadores que hablen de sí mismos. De su pasado, de su infancia, de sus miedos, de sus anhelos. De lo que sea. La idea es no ciclarse con un mismo tema. A veces, aun en medio de la batalla, sirve tomar distancia y respirar para darse cuenta de que en realidad el beisbol es solo un juego.

No te quemes

Los deportistas de la vieja escuela parecían no tener límite. Mientras más duro entrenaban, mejor se sentían. Sesiones extenuantes, aunque hubiera dolor, servían para demostrar su capacidad sobrehumana. Estas eran una especie de ritual intimidatorio: más velocidad, más peso, más fuerza. Pitchers que lanzaban juegos completos de 14 o 15 entradas. Jugadores que soportaban más de 2,632 juegos consecutivos sin perderse uno solo (el récord lo tiene Cal Ripken Jr. de los Orioles de Baltimore, ¡16 años de trabajo sin faltar un solo día).

Y en el ámbito laboral pasaba exactamente lo mismo. Las ideas de la vieja escuela: salir tarde de la oficina por simple rutina, juntas de nueve o diez horas seguidas, años enteros sin tomar un día de vacaciones.

¿Por qué? Porque existía la idea de que eso nos hacía mejores. Hoy sabemos que no es necesariamente cierto.

Alex Cora llegó a cambiar esa filosofía en su equipo. En lugar de exigirle a sus jugadores larguísimas sesiones de entrenamiento, empezó a pedirles periodos breves, pero sumamente intensos. 10 minutos bien trabajados pueden dar mejores resultados que una hora laboral con múltiples interrupciones. ¿Lo mejor? El desgaste físico y mental es mucho menor.

Todo es un proceso

Aunque hayas definido tu meta claramente tendrás que trabajar duro para llegar a ella. En el camino habrá momentos de oscuridad. De desesperación. Eso es seguro. Las sombras te harán dudar de tu propia fuerza y es justo entonces cuando más convencido debes de estar de seguir adelante. En una entrevista al Gloucester Times Dustin Pedroia, el segunda base de los Red Soxs (quien se perdió esta Serie Mundial debido a una lesión), habló de la filosofía de Alex Cora para hacerle frente a los tiempos difíciles desde que era jugador: “Aférrate al proceso, aférrate a tu trabajo, aférrate a todo. Va a valer la pena.”

Una entrada a la vez, un lanzamiento a la vez, un día a la vez. Así es como se cumplen los sueños. Convencido de que, aunque hayas bateado de foul 14 veces seguidas, en el siguiente lanzamiento puedes conectar el cuadrangular de tu vida.

Ese que te lleve a ganar la Serie Mundial.           

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur