My Queue

There are no Videos in your queue.

Click on the Add to next to any video to save to your queue.

There are no Articles in your queue.

Click on the Add to next to any article to save to your queue.

There are no Podcasts in your queue.

Click on the Add to next to any podcast episode to save to your queue.

You're not following any authors.

Click the Follow button on any author page to keep up with the latest content from your favorite authors.

Especiales Entrepreneur

Especial: Cómo las berries mexicanas 'derrumbaron' el muro de Trump

Mientras la renegociación del TLCAN aún enfrenta las resistencias y desplantes de Trump, varios pequeños y medianos productores agrícolas mexicanos dejan de lado el maíz para inundar el mercado gringo de fresas, frambuesas, blueberries y zarzamoras.
Especial: Cómo las berries mexicanas 'derrumbaron' el muro de Trump
Crédito: Entrepreneur en Español
15+ min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Agustín Medinilla de 34 años, hijo de agricultores, su familia se dedica a la producción de chiles y jitomate, pero al terminar sus estudios en mercadotecnia vio un potencial mayor en las berries, productos más rentables y que necesitan menos agua. Optó por la producción de frambuesas. Instaló una plantación de dos hectáreas en Jocotepec, justo al lado del Lago de Chapala, que nutre a esta zona agrícola.

La tierra en México es muy bondadosa para estos frutos ya que se puede cosechar durante 10 meses del año, es decir que se puede obtener producción casi diaria;  mientras que en Estados Unidos se hace de manera temporal. “El costo de producción es de más de 100 pesos por una caja de dos kilos. La vendemos a 200 pesos y logramos ganancia de 40% a 50%”, explica Agustín. Además, con la demanda de estas frutas los agricultores logran vender el 100% de su producción.

Otro caso es el de Arturo Facundo Ramírez, un médico cirujano que al jubilarse decidió emprender junto con su esposa y dedicarse a la producción de blueberries (arándanos) biológicos como pasatiempo y negocio familiar. En la población de Cuxpala, ubicada a unos 50 kilómetros al oeste de Guadalajara, invirtió 25 millones de pesos en 2016 para ocho hectáreas de blueberries orgánicos.

Aunque la inviersión inicial fue muy elevada, Arturo planea recuperarla en no más de tres años, debido a la rentabilidad del producto. “El primer año recuperas poco, pero es suficiente para todo el segundo año. Hasta el tercer año tenemos un margen de ganancias de 30% y se recupera por completo la inversión inicial”, dice.

Arturo Facundo vende sus productos a 400 pesos por dos kilos en promedio, pero en los supermercados estadounidenses los berries se pueden vender al doble de precio, asegura Arturo Jiménez, un exportador texano de origen mexicano. “El potencial es enorme porque la calidad y sabor es muy bueno. A los estadounidenses les gustan”.

"El potencial es enorme porque la calidad y el sabor son muy buenos. A los estadou- nidenses les gustan los productos", Arturo Facundo Ramírez / Cofundador de Fruticultura FM

ADIÓS AL MAÍZ

Desde hace varios años, muchos pequeños y medianos productores de maíz decidieron diversificar sus producciones o hasta dejar el maíz para dedicarse al aguacate, jitomate, papa, fresa, frambuesa y zarzamora, debido a que estos alimentos son más rentables y se venden mejor en Estados Unidos.

Hay un cambio importante en la producción agrícola en el país, debido principalmente a los precios de los granos y a una competencia cada vez más fuerte a nivel internacional, mezclada con una falta de trabajadores del campo, explica en entrevista Bosco de la Vega, presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA).

Los productores de granos, especialmente de maíz, trigo y arroz, están sufriendo ante una fuerte competencia mundial, apoyada por subsidios de los gobiernos por 500,000 millones de dólares. “En promedio, los granos valían 350 dólares por tonelada hace ocho años, ahora valen la mitad, 150 dólares”, precisa.

Si bien México cuenta con 22 millones de hectáreas de maíz en producción —y podría aumentar a 26 millones debido a que hay cuatro millones de hectáreas en reserva—, el país es ahora el primer importador de granos en el mundo. “Desplazamos a Japón que estaba importando 18 millones de toneladas. Nosotros ya vamos a pasarlo”, lamenta De la Vega.

A esto se agrega un déficit de trabajadores en México porque los más capacitados se van a Estados Unidos y Canadá, mientras los hijos de los agricultores, quienes ya tienen un nivel académico mayor, ya no quieren trabajar en el campo. “Por eso, muchos agricultores decidieron migrar a otros cultivos y muchas compañías que llegan a México buscan socios que tengan tierra y que estén dispuestos a trabajar para la venta final del producto fuera del país”, explica. 

HOLA A LAS BERRIES

El cambio en los cultivos ya está dando frutos. México es el principal exportador mundial de aguacate, jitomate, pepino, chiles y pimientos; segundo de limón; y tercero de fresa y frambuesa, productos que van en su mayoría a Estados Unidos y Canadá por las necesidades que estos países tienen por estos alimentos.

“Tenemos un campo muy exitoso (integrado por gente que está migrando en sus cultivos) que está exportando 32,500 millones de dólares. Es un sector que está creciendo a tasas de 11% y 12% anual. Esta es un área de oportunidad para grandes, medianos y pequeños productores”, dice Bosco de la Vega, presidente del CNA.

Entrepreneur en Español visitó las regiones de Jocotepec y Etzatlán, en el estado de Jalisco, donde se produce gran parte de los berries que México exporta. El valle de Jalisco parece un océano de plástico. Los invernaderos se ven hasta donde alcanza la vista. Bajo estos techos blancos se encuentran lo que se considera el tesoro de la región: los blueberries y las frambuesas.

De acuerdo con la Asociación Nacional de Exportadores de Berries (Aneberries), que representa al 85% de los productores nacionales, México exporta anualmente más de 1,200 millones de dólares de frutos rojos a Estados Unidos.  Bosco de la Vega comenta que la producción y rendimiento de una hectárea de berries es equivalente a 50 hectáreas de maíz, lo cual hace más atractivo y más rentable este tipo de cultivo. Aunque la inversión inicial es más alta, su recuperación es más rápida.

México ya es el tercer exportador de fresas y frambuesas en el mundo, las cuales le vende principalmente a Canadá y Estados Unidos.

EL SUEÑO DE LOS FRUTOS ROJOS

Noé Antonio Martínez y su padre Ángel producen maíz en las tierras familiares ubicadas en Etzatlán, aunque desde hace 20 años también agregaron la caña de azúcar, un producto muy rentable actualmente, que no siempre lo ha sido, ya que los precios se mueven por ciclos a lo largo de los años.

Sin embargo, desde que Noé se graduó de la universidad como ingeniero agrónomo, la familia ha querido cambiar su producción por las berries. Hasta ahora, no lo han logrado por los altos costos que requiere este cultivo y porque los permisos les fueron negados. Mientras tanto, la familia Martínez optó por el brócoli, la coliflor y las coles de Bruselas, cultivos que deben sembrar en pequeña cantidad y según las necesidades de sus clientes, pues de lo contrario podrían perder la producción, debido a que a nivel nacional no son productos que se consumen de forma regular.

Para solucionar esto, hoy venden a una compañía que lo congela y lo exporta a Estados Unidos. “Nuestro principal comprador es un cliente seguro, aunque nos lo compra muy barato”, dice Noé.  Como productores gastan 50,000 pesos por cada hectárea, lo cual incluye la planta, los fertilizantes y todos los costos de producción. Cosechan 20 toneladas que representan 70,000 pesos. “Tenemos ganancias de alrededor de 20,000 pesos por hectárea”. Por el contrario, las berries dan rendimientos 10 veces mayores que el brócoli. “No se puede comparar”, señala.

“Lamentablemente la capitalización del proyecto no es fácil”, dice Noé. Calcula que para transformar 10 hectáreas necesitaría unos 20 millones de pesos. Debido a que la mayoría de las tierras están bajo el régimen de ejidos, los bancos son reticentes en financiar estos proyectos. “También el gobierno rechazó nuestro proyecto porque hay cupos límites, pero esperamos lograr la aprobación pronto”, insiste Noé.

La familia Martínez continuará con sus cultivos actuales por dos ciclos más, aunque lleva 10 años soñando con cambiarse a la producción de blueberries. Otra opción, dice Ángel, el padre de Noé, es cambiarse a la producción de aguacate. “Tenemos las condiciones naturales para cultivarlo, pero estamos limitados por el permiso de explotación del agua, y por la necesidad de tener un contrato para comercializar esta fruta. Sabemos que es un cultivo rentable y que a nivel mundial de alta demanda.

EMPRENDER LEJOS DEL MAÍZ

Ramón Paz, asesor estratégico de la Asociación de Productores y Empacadores Exportadores de Aguacate de México (APEAM), reconoce que hay un boom para la producción de este fruto, puesto que el 80% de las tierras donde se produce se dedicaba antes a otros cultivos como el maíz.

El aguacate es muy rentable porque en promedio se producen 9.8 toneladas por hectárea, mientras que el maíz tiene un rendimiento de 3.5 toneladas por hectárea. De acuerdo con la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), México produce anualmente más de un millón 600,000 toneladas de aguacate en las casi 167,000 hectáreas cosechadas en el país, lo cual genera 22,585 millones de pesos anuales.

En comparación, México cuenta con una superficie cosechada de siete millones 99,000 hectáreas de maíz, las cuales generan un valor de 84,500 millones de pesos, mientras que la producción de las 49, 703 hectáreas de jitomate aportan 20, 640 millones pesos anuales a la economía nacional. Este último cultivo tiene un rendimiento de 62.3 toneladas por hectárea cosechada.

En cuanto a los berries, la producción de fresa, por ejemplo, genera anualmente 5,779 millones de pesos mediante las más de 10,000 hectáreas cosechadas en el territorio nacional. Su rendimiento es de 39 toneladas por hectárea. La zarzamora contribuye con ventas por 3,757 millones de pesos en las 10,000 hectáreas cosechadas. Es un rendimiento de 12.3 toneladas por hectárea.

El presidente del CNA confirma que en todas las regiones del país se nota este cambio. Aunque en el sur hay producciones temporales de ciertos productos agrícolas debido al clima en esa región, los cambios más drásticos de cultivos se notan especialmente en Michoacán, Jalisco, Tamaulipas, Baja California y Sonora.

“Unos se están moviendo a cítricos. En Chihuahua está creciendo mucho la producción de la nuez. En Baja California está creciendo la vid o la uva para el vino, especialmente en el Valle de Guadalupe. Lo que se produce de vid no alcanza. El consumo nacional sólo lo abastece el 20% México, el 80% es importado”, detalla.

En Tamaulipas han crecido mucho en producción de sorgo y se están reconvirtiendo en cultivos de maíz amarillo, cuyo producto es deficitario en el país. En Veracruz, se está impulsando la producción de caña de azúcar por los buenos precios que este cultivo ha tenido en los últimos años, aunque se busca mejorarla con nuevas tecnologías que pueden permitir una producción de 30% a 40% más, señala De la Vega.

Para Ramón Paz, de la APEAM, esta migración de cultivos no se detendrá. “El productor tiene no solamente la oportunidad, sino el deber económico y social de buscar la mayor productividad de sus tierras. En un mundo en donde hay posibilidades de integrarse a las cadenas globales, me parece muy lógico y loable que se mueva la producción.”

LA AMENAZA DEL NUEVO TLCAN

Los productores de jitomate, chiles y berries de Florida, Carolina del Norte y Sur, así como de Georgia, en Estados Unidos, acusan a los agricultores mexicanos de producir a bajo costo y con mayor calidad sus productos, además de tener importantes subsidios por parte del gobierno.

Se trata de un tema candente en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN). Estados Unidos propuso poner aranceles estacionarios a ciertos productos agrícolas según la temporada para controlar el comercio en periodos en los cuales la producción es alta en ese país, lo que obligaría a México a reducir su producción o a buscar otros mercados.

“Estamos en definiciones internacionales importantes porque los enemigos más duros que tenemos para el TLCAN en el campo son los productores de jitomate, de pimiento y de berries de Florida, de Carolina del Norte y Sur, y de Georgia. Ellos dicen: ‘Mientras yo produzca estos frutos, tú no vas a poder mandar’”, alerta Bosco de la Vega.

Sin embargo, aclara: “La ventaja que tenemos ahí es que el 80% de las exportaciones agrícolas de Estados Unidos son de grano y algo de carne, y ellos son nuestros mejores aliados. Entonces traemos un peso más significativo de esta gente.”

México no aceptará ninguna cuota o tarifa estacional en el nuevo TLCAN porque iría en contra de los principios del libre comercio, asegura Bosco de la Vega. Explica que la migración de empresas estadounidenses a México ha sido importante en los últimos años y no lo hacen por gusto, puesto que vienen por falta de mano de obra, por problemas del cambio climático y, sobre todo, por la escasez de agua.

“Hay ventajas porque estas empresas se están asociando con pequeños productores. Están asesorándonos con buenos paquetes tecnológicos para incrementar la producción, haciéndonos mejores agricultores y quitándonos a un intermediario que gana un porcentaje de ese producto. Ahora ese dinero se queda con el agricultor, quien puede establecer un plan de crecimiento”, precisa De la Vega.

Estados Unidos también afirma que en México los salarios son más bajos, por lo que solicita en las discusiones del acuerdo comercial incrementar los sueldos de los trabajadores mexicanos, lo cual tampoco se aceptará.

De acuerdo con los trabajadores mexicanos consultados en Jalisco, los salarios pueden variar de 250 a 500 pesos diarios, dependiendo de la productividad que tienen. Bosco De la Vega confirma que los productores que se dedican a la exportación de alimentos ganan más que el promedio, e incluso más que los empleados del sector automotriz.

Para María del Carmen Medina, dueña de la empresa de blueberries Fruticultura FM junto con su esposo Arturo Facundo Ramírez, no se puede comparar el mercado mexicano con el estadounidense o canadiense porque las condiciones laborales y de vida no son las mismas.

“Si comparamos los salarios que tenemos en México, aquí son mucho más elevados que lo que debemos de pagar. Tratamos bien a nuestros trabajadores. Para mí, no es un negocio desleal como dicen los estadounidenses. Estamos en México, vivimos en otras condiciones. Las familias mexicanas no gastan de la misma manera que las familias en Estados Unidos”, afirma.

Si bien los salarios son más elevados, agrega, podrían aumentar a medida que el empresa vaya recuperando su inversión, lo cual hará cambiar y mejorar las condiciones de los trabajadores.“Para nosotros es una manera de ayudar a la comunidad”, dice.

Sin embargo, su esposo Arturo es más crítico ante las reclamaciones de Estados Unidos, puesto que señala que los pantalones, los zapatos, la camisa y la chamarra que viste provienen del país vecino. “Nosotros también consumimos sus productos. Si lo consumen es porque hay demanda. Así funciona el mundo. Veámonos como complementarios y no como enemigos.”

"Muchos agricultores están migrando a otros cultivos y muchas compañías que llegan a México están buscando socios que tengan tierra y estén dispuestos a exportar", Bosco de la Vega / Presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA)

MIRAR MÁS ALLÁ DE EU

Si un TLCAN modernizado puede ofrecer nuevas posibilidades para fortalecer el comercio de productos agrícolas entre México, Estados Unidos y Canadá, la diversificación de mercados es a lo que están apostando el país y los productores nacionales, además de impulsar el consumo interno con alimentos de mejor calidad.

“Por eso México está apostándole a Asia y Europa con movimientos de carga para poder tener un mercado complementario. Es un tema de oferta y demanda muy sensible al cambio climático y a la rentabilidad de los terrenos productivos. Nos vamos a oponer a temas de estacionalidad”, afirma Bosco De la Vega. Brasil y Argentina también son otras opciones para ampliar los acuerdos comerciales.

Si el aguacate mexicano ya tiene éxito en más de 26 países, como China, Japón, España, Francia, Países Bajos, El Salvador, Honduras y Guatemala, las berries producidas en México llegan a 32 países y tienen éxito en el sureste asiático.

Mientras los frutos rojos siguen teniendo éxito. La realidad es que los agricultores, especialmente para el maíz, el frijol y el arroz, siguen teniendo como reto la aprobación del uso de organismos genéticamente modificados: “México no los permite para el maíz, pero todo lo que importamos ha pasado por modificaciones, lo cual es ilógico. Permitirlos nos daría mayor competitividad con semillas más rentables y eficaces”, asegura el presidente del CNA.

Agustín Medinilla, con su producción de berries en Jocotepec, no se desalienta ante los posibles obstáculos. Mira con esperanza el lago de Chapala y cree que el futuro cercano será bueno para él y su familia. “Cosechar todos los días me permite mantener a mis trabajadores contentos. Que tengan trabajo todos los días, para mí es un principio fundamental. Si están contentos, vamos a tener frutas de buena calidad y así la compañía va a estar en armonía.”

Keep Reading

Mexico Desconocido

Llegó el momento de votar por Lo Mejor de México, ¡participa!

Es hora de que reúnas tus recuerdos de viaje y elijas 'Lo Mejor de México'. Vota por tus lugares favoritos del país.
Nupcias Magazine

Playa Hotel & Resorts y Hilton un all-inclusive para ese día especial

Playa Hotel & Resorts, de la mano con Hilton, renuevan el concepto all-inclusive resorts a través de la conversión de dos de sus propiedades
Cine Premiere

Deadpool, Avatar y Los Simpson aparecen en el nuevo banner de Disney

El trato entre 21st Century Fox y Disney por fin quedó cerrado y nuevas franquicias se añaden a una de las compañías más poderosas del mundo.
Altonivel

Los bancos dicen adiós a las comisiones de cuentas digitales

El presidente de la ABM, Luis Niño de Rivera, abundó que las comisiones cero se aplicarán a todas las operaciones de las cuentas digitales, desde transferencias bancarias, por saldo mínimo, y hasta por enviar y recibir dinero por otros medios

More from Entrepreneur

Jason's expertise and experience can help you with storytelling, motivation, and pitching your business to media.
Book Your Session

In as little as seven months, the Entrepreneur Authors program will turn your ideas and expertise into a professionally presented book.
Apply Now

Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.
Start My Plan

Latest on Entrepreneur