3 modas que los emprendedores jóvenes no se pueden dar el lujo de seguir

Necesitas enfocarte en ganar dinero. Las distracciones pueden ser fatales.
3 modas que los emprendedores jóvenes no se pueden dar el lujo de seguir
Crédito: Depositphotos.com
Guest Writer
Entrepreneur, investor, personal finance advisor and author
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

¿Quieres saber cómo darte cuenta de que ya estás envejeciendo como emprendedor? Es cuando los jóvenes emprendedores te preguntan cómo tuviste éxito “cuando empezaste”. Últimamente me han estado haciendo mucho esa pregunta. Al principio me deprimí. ¿Mi vida ya va más allá de la mitad? Y luego me di permiso de sentirme halagado. Lo he hecho lo suficientemente bien, tanto que ahora otros piden mi consejo.

Pero curiosamente, a muchos emprendedores jóvenes no les gustan mis respuestas a sus tres estrategias favoritas en este momento…

1. Hacer crecer tu negocio demasiado rápido

La eterna pregunta de los emprendedores es: ¿Busco inversionistas o me aviento solo? Los pros y contras son conocidos por todos: Los inversionistas te inyectan capital inmediato pero exigen resultados inmediatos y un poco de control sobre tu empresa y tus decisiones, mientras que crecer de manera orgánica es posible sí, pero toma años.

Aquí algo que no se sabe tanto, pero que yo aprendí: Haz crecer tu primer negocio tú solo, aprende de esa lenta experiencia, y luego lanza otro negocio, mucho más rápido.

Por lo menos eso es lo que me funcionó a mi. Yo renuncié a mi trabajo como contador en un despacho a nivel nacional y puse mi primera agencia de consultoría de créditos. ¿Qué tan lento empecé? Imagínense que mi primera oficina era un ex clóset de limpieza, convertido ahora en oficina dentro de un edificio muy viejo. Tenía un archivero detrás de un escritorio roto. En ese momento, se veía muy deprimente. Pero ahora que lo pienso, fue lo mejor que me pudo haber pasado. Mis errores no me costaron tanto porque no tenía tanto que perder, y no tenía que explicarle esos errores a unos inversionistas escépticos.

Muchos años después cedí el control de ese negocio para lanzar uno mucho más especulativo. debt.com es una plataforma de soluciones para deudas. Eso tardó casi 5 años en crecer y tener ganancias. Funcionó porque yo sabía cuando ser paciente y cuando jalar el gatillo para hacer un cambio. Y lo mejor de todo es que no necesité inversionistas porque había hecho suficiente dinero en mi negocio original como para financiar este.

Conclusión: Tu primer negocio es como regresar a la universidad. Tiene mucho más que ver con la educación que con las ganancias.

2. Obsesionarte con tu marca personal

Sin duda me acusarán de estar chapado a la antigua con esto, pero no soy muy fan de los emprendedores que invierten más tiempo en ellos mismos que en sus negocios. En este sentido, Elon Musk ha sido un muy mal ejemplo para las nuevas generaciones de valientes emprendedores.

No es culpa de Musk. Él ya es un éxito consumado, así que si quiere darle un empujón a su marca personal, tiene el tiempo y el dinero para hacerlo. Tristemente, veo a muchos nuevos emprendedores tratando de imitar lo que hace Musk. ¿Mi consejo? No lo hagan.

Aunque Musk ha logrado tener una gran base de seguidores en redes sociales y un reconocimiento masivo de su nombre, también se ha metido en muchos problemas recientemente por sus comentarios. Hasta ahora ha logrado sobrevivir a esas controversias, pero pregúntate “¿Podría recuperarme después decir algo estúpido online?” Y enfrentémoslo, entre más cosas subes a redes sociales, más te expones a hacer comentarios que no necesariamente sean buenos para tu marca.

Y lo más importante, lanzar un negocio consume no sólo tu tiempo sino tus pensamientos. ¿Realmente necesitas dividir ese tiempo y ese espacio mental para construirte una marca personal? Porque una vez que tengas el dinero, esa marca personal crecerá de manera orgánica.

Conclusión: Lanzar un nuevo negocio es similar a criar a un niño. Un niño es mucho más vulnerable que un adolescente. Simplemente no te puedes dar el lujo de exponer tu empresa joven a una controversia.

3. Networking excesivo

Hacer networking es un medio, no un fin. Haces networking para conocer a clientes potenciales, proveedores, afiliados y socios. Tristemente he visto a muchos emprendedores jóvenes haciendo demasiado networking porque termina convirtiéndose en su vida social. Así que seamos dolorosamente honestos: Ser un emprendedor implica hacer sacrificios, al inicio. Cuando triunfas tu arduo trabajo da resultados y puedes llevar el estilo de vida que siempre soñaste. Sin embargo, si lograrlo fuera fácil, ya lo hubiera hecho todo el mundo.

Conclusión: Si no estás preparado para sacrificar tu vida social de joven, puede que no llegues a ser un emprendedor tan exitoso cuando seas más grande.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur