¿Sin dinero para los regalos de navidad? Estos obsequios también provocan felicidad

Sí, los obsequios materiales producen satisfacción, pero de corta duración. Lo que realmente recordamos por siempre es lo que vivimos, cómo lo vivimos y con quién lo vivimos.
¿Sin dinero para los regalos de navidad? Estos obsequios también provocan felicidad
Crédito: Depositphotos.com
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Hemos corrompido el sentido de la Navidad. Convertimos una tradición que invita a la reflexión y a la renovación personal en un circo de gasto y materialismo, que lejos de traernos paz y felicidad, nos genera estrés, ansiedad y un montón de deudas. Con el Buen Fin en México y el Black Friday en Estados Unidos arrancó oficialmente la época del año en que literalmente salimos a comprar la felicidad, o en otras palabras, los regalos de navidad.

Y aunque la mayoría cree o afirma que la felicidad no puede comprarse, la realidad es que nos comportamos como si efectivamente pudiéramos conseguirla en las tiendas. Para nosotros y para los demás. ¡Ah! Se me olvidaba el Cyber Monday. Antes de atender las compras navideñas, revisemos un poco lo que la ciencia ha descubierto acerca del dinero, el consumo y la felicidad.

¿Puede el dinero comprar la felicidad? La respuesta es depende. Cuando el dinero no alcanza para hacer frente a las necesidades básicas como alimentos, casa, educación, vestido, o salud, entonces es un elemento importante para vivir feliz. Pero una vez que los básicos están cubiertos, el dinero extra no necesariamente genera más felicidad.

Los regalos materiales producen satisfacción de corta duración, pues nos habituamos rápido a ellos y tienen un efecto efervescente en la felicidad. Por el contario, generar el dinero que necesitamos para realizar las compras requiere de largas horas de trabajo duro. El retorno de la inversión es muy bajo. ¿Qué tal si encontrarmos alternativas para hacer regalos que tengan un mayor impacto en la felicidad y un menor impacto en nuestro presupuesto?

Te comparto algunas ideas.

  • Gasta tu dinero en experiencias. Regala una experiencia que involucre hacer más que tener. Por ejemplo, un paseo, una cena, una clase, una ida al estadio, un concierto, libros para leer. Las risas, anécdotas y emociones se vuelven a vivir cuando las recordamos o vemos las fotos.
  • Regala tiempo. Hace un par de años mi hermano, que en ese entonces tenía un bebé de pocos meses, nos dijo cuando estábamos organizando el intercambio familiar: “a mi regálenme una noche de 8 horas para dormir sin interrupciones, una comida donde pueda estar sentado de principio a fin o una ida al cine con mi esposa”. ¿A quién puedes regalarle tiempo para que haga algo divertido con él?.
  • Regala actos de bondad. Podemos ser generosos con nuestra presencia, atención, cariño, palabras, conocimientos. Regala tu compañía, quítale de encima un pendiente a alguien, genera una oportunidad de trabajo, conecta a dos personas, haz esa llamada, escribe ese correo, ponte disponible.
  • Comparte gratitud.  Muchas veces nos quebramos la cabeza pensando qué regalarle a nuestros seres queridos. Hoy caigo en la cuenta de lo difícil que es encontrar un regalo material para quienes tienen todo. ¿Qué tal mejor escribirles una carta de agradecimiento? ¿Qué tal sería dedicar tiempo para hacerles saber cuánto los queremos, enumerar las muchas cualidades que admiramos en ellos? ¿Qué tal sería reconocerles la contribución que hacen en nuestras vidas?.

Me puse a pensar en los recuerdos que tengo de la navidad y no hay uno de lo que me  regalaron. Sólo recuerdo con claridad a mi mamá horneando galletas y yo metiendo las manos en la masa, a mi papá asomado por la ventana listo para avisarnos si pasaban los renos, la corona de adviento que llegaba a la Navidad con su 4 velas disparejas. Recuerdo también cuánto nos divertíamos mis hermanos y yo inyectándole vino al pavo la noche del 23, el olor a comida que inundaba toda la casa desde la mañana del 24, la música, la mesa puesta, el recalentado.

Por más que busco no encuentro nada material rescatable en mis memorias. Lo que se queda en el corazón es lo que vivimos, cómo lo vivimos y con quién lo vivimos.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur