¿Por qué ya no solo debes 'googlearte' por diversión?

La información inexacta podría ser mortal.
¿Por qué ya no solo debes 'googlearte' por diversión?
Crédito: Ivanko_Brnjakovic | Getty Images
Guest Writer
Entrepreneur, thought leader and startup mentor
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cuando pensamos en los riesgos que corre nuestra presencia en línea, debemos ser conscientes de que no hay peligros menores.

La información que existe en línea puede costarte tu trabajo soñado, pensando en el menor de los riesgos, o incluso comprometer tu seguridad personal en el peor de los casos. ¿Pero cómo saber si esta información riesgosa está ahí afuera? Un buen lugar para empezar es en Google, tecleando tu nombre.

¿Cuándo fue la última vez que te googleaste? Aunque una búsqueda simple en Google no es lo mismo que un análisis de antecedentes, podrías sorprenderte con lo que aparece en las primeras páginas. Googlearte no es vanidad, y muchos de nosotros lo hacemos no sólo por curiosidad, sino por prevención y control de daños.

Más de la mitad de los millennials se han googleado, y más de uno de cada 10 en la Generación Z lo hace de manera regular. Aquí un estimado de quién se googlea a sí mismo por generación:

  • 48 por ciento — Generación Z
  • 57 por ciento — Millennials
  • 45 por ciento — Generación X
  • 37 por ciento — Baby Boomers

Entre los que se han googleado a sí mismos, muchos se encuentran con información que le pertenece a otra persona con el mismo nombre, y solo uno de cinco encuentra información correcta sobre sí mismo. Tengamos en mente que lo que encontramos cuando buscamos nuestro nombre, es exactamente lo mismo que cualquier otra persona puede ver cuando busca nuestro nombre, y esto va desde jefes potenciales hasta criminales.

En 2004, un extraño incidente con los resultados de búsqueda de Google pudo haber terminado en tragedia. Después de un atentado y una herida de bala de un asaltante desconocido, un hombre en Australia encontró información incorrecta en Google que relacionaba su nombre con el de la mafia local. La función de auto completar de Google relacionaba su nombre con el de gente en la mafia, y la búsqueda de imágenes respaldaba esta información falsa. Esto pudo haberle costado la vida.

Hay consecuencias en el mundo real de lo que existe en línea, incluso si nosotros no tenemos nada que ver con ello. Podría sorprenderte saber que:

  • 33 por ciento de los resultados de una búsqueda de Google se ven afectados por otros individuos con el mismo nombre.
  • 20 por ciento de la gente encuentra información desactualizada o incorrecta.
  • 12 por ciento se ven sorprendidos por lo que encuentran, aunque no necesariamente sea cierto.
  • 8 por ciento encuentra información que puede avergonzarlos o dañar su reputación.

Con todo esto dicho, 50 por ciento de las personas en Estados Unidos cree que su información está menos segura de lo que estaba hace cinco años, y no hay nadie a quien culpar más que a nosotros mismos. Nuestra adicción a las redes sociales y nuestra obsesión por hablar de nosotros mismos puede jugarnos en contra. Dejando las cuentas de Facebook de lado, los estadounidenses usan sus cuentas digitales para guardar y administrar su información personal.

En promedio, los adultos usan tres sitios diferentes de manera regular, desde redes sociales hasta finanzas e información médica. Sentirnos seguros es fácil cuando “diversificamos” nuestra información en diferentes plataformas, resguardada por diferentes contraseñas, pero este sentido de seguridad sólo se queda en pensamientos positivos. Aquí la prueba:

  • 35 por ciento de los usuarios adultos de internet han visto comprometida su información personal.
  • 29 por ciento han sufrido un hackeo de sus correos o redes sociales.
  • 15 por ciento han visto comprometidos sus números de seguridad social, y 14 por ciento han sido utilizados para abrir cuentas bancarias fraudulentas.
  • 6 por ciento han visto a un impostor hacerse pasar por ellos para reclamar la devolución de sus impuestos.

Los criminales cibernéticos son inteligentes, lo suficientemente inteligentes como para darle la vuelta a las leyes y a tus medidas de seguridad. Saben perfectamente dónde usar para obtener la información que necesitan. El hecho de mostrar en tus perfiles la prepa a la que fuiste o tu segundo apellido, algo que puede ser encontrado gracias a una búsqueda de Google, hace que esas preguntas de seguridad sean básicamente inservibles.

Uniendo la información que obtiene en línea con un poco de ingeniería informática, los criminales perfectamente pueden planear un robo personalizado. Los correos de spam son muy populares y suelen alimentarse de nuestras inseguridades y miedos, apelando a un sentido de urgencia que nos deja con muy pocas opciones. Los focos rojos incluyen desde información personal solicitada via correo electrónico, direcciones poco claras o dominos que te pidan acciones inmediatas para resolver un problema.

Quitar contenido de una búsqueda de Google es un proceso complicado, pero podría hacer la diferencia entre vivir o morir, como en el caso del australiano relacionado con la mafia. Desde phishing hasta catfishing, todo lo que decimos en línea puede ser (y será) usado en nuestra contra.

¿Sabes lo que muestra Google de ti? Esta infografía detalla la seguridad en línea, los puntos en los que es nuestra responsabilidad estar alerta, y qué hacer en caso de que nuestra información caiga en manos incorrectas. 

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur