Así fue como un despido empoderó a esta emprendedora a iniciar una premiada agencia de marketing

Katie Witkin cofundó el grupo AGW después de trabajar en puestos de marketing tradicional e identificar las oportunidades que otros no estaban viendo.
Así fue como un despido empoderó a esta emprendedora a iniciar una premiada agencia de marketing
Crédito: Griffin Lipson
Entrepreneur Staff
Deputy Editor
7 min read

En 2009, Katie Witkin acababa de graduarse de la universidad y estaba llena de ideas y entusiasmo por entrar en el creciente mundo del marketing digital. Consiguió algunos puestos como principiante, pero pronto se dio cuenta de que el hecho de estar en el último nivel del organigrama significaba que aunque sus ideas pudieran ser escuchadas, rara vez iban a ser tomadas en cuenta y/o puestas en práctica.

Witkin también se dio cuenta de que muchos empleados estaban ignorando el cambio cultural masivo que estaban viviendo: las redes sociales implicaban que las marcas ya no podrían hablarle a los consumidores únicamente sobre su producto, sino que tendrían que conectar con ellos a un nivel cultural mucho más profundo. Así que en 2013 Witkin dejó su trabajo en la agencia en la que estaba y se asoció con un colaborador en el que confiaba para lanzar AGW Group. Lo que empezó como dos amigos en un café creció a ser una agencia de marketing y comunicación cultural que ha recibido múltiples premios, tiene 15 empleados y clientes tan grandes como HBO, Red Bull y Condé Nast. Aquí el consejo que Witkin nos dio sobre cómo tuvo que escaparse para construir su propio éxito.

1. Hártate

Mientras estudiaba en la Universidad de Wisconsin-Madison, Katie trabajó como representante de Sony Music, promoviendo artistas en el campus. Aquí fue la primera vez que Witkin probó el potencial de las redes sociales y supo que estas plataformas digitales se convertirían en un recurso masivo que cambiaría la industria.

Después de graduarse en 2009, consiguió una pasantía en una pequeña agencia de marketing musical, una que ni siquiera tenía un área de redes sociales. Así que ese se convirtió en su foco principal y pronto desarrolló un buen expertise aprovechando esas plataformas emergentes y pasó a un nuevo puesto en el que trabajaba con marcas más grandes.

Sin embargo, seguía batallando para que su voz se escuchara. “Yo era la que más sabía en el lugar, pero eso juega tanto a tu favor como en contra cuando estás tratando de abrirte camino, sobre todo como mujer joven” dijo Witkin. “Yo tenía ideas que no se estaban actualizado. Era un mundo de hombres, y la cultura no era lo que yo o la mayoría de las mujeres, o cualquier empleado, necesitamos desarrollar y crecer”.

2. Alimenta tu pasión

Witkin conoció a Adam Gorode, un freelancer que le trabajaba varios proyectos a su jefe, y ambos empezaron a trabajar juntos fuera de la oficina. “Siempre había tenido proyectos independientes a mi trabajo para mantenerme motivada, pero creo que Adam le vio un gran potencial a mi curiosidad y a la forma en la que pensaba” recuerda Witkin.

El duo empezó a enfocarse en ayudar a las marcas a entender la forma de conectar con sus audiencias en las plataformas digitales, y descubrieron que hacían un gran equipo. “Adam es salvaje y tiene problemas serios con la autoridad” dijo Witkin riéndose. “Yo soy tipo A y él es tipo B, y juntos logramos entender una forma de crear un ambiente y un producto que desafiara las normas de las agencias.”

3. Comprométete

Mientras construían su proyecto independiente, a Witkin la corrieron de su trabajo. “Me puse nerviosa y empecé a tener entrevistas para conseguir un nuevo trabajo donde fuera” dijo. “Pero en una entrevista, no podía dejar de pensar que yo ya tenía un socio, tenía una buena idea y quería crear algo así. ¿Para qué estaba en esa entrevista?” Así que decidió aventarse con Adam y así nació su pequeña agencia. “Conseguimos nuestro primer cliente cuando ni siquiera teníamos un nombre para la agencia” dijo. “Fue, simplemente, la tormenta perfecta de eventos que me empoderaron para enfocarme en esto a tiempo completo.”

4. Sé diferente

Una vez que el nuevo Grupo AGW estaba armado y en funciones, el duo construyó el negocio desde sus casas y en mesas de cafés, intentando explotar las relaciones profesionales que ambos ya tenían. Querían enfocarse especialmente en redes sociales, pero pronto se dieron cuenta de que las marcas necesitaban ayuda en todo lo digital ya que las agencias tradicionales seguían viviendo en el pasado.

“Todas usaban un modelo tradicional en el que lo mismo debía servir para todas las marcas” dijo Witkin sobre las agencias tradicionales. “Era como decir, ‘Tú eres mi cliente, nosotros hacemos las cosas de esta forma, y este es el resultado.’ Y nosotros no éramos así. Hacíamos las cosas diferente para adaptarnos al mercado cambiante y para hacer un trabajo que realmente tuviera sentido para cada marca individual. Entendemos el valor del mensaje de una marca más allá de su producto: es en lo que creen. Esos son los mensajes que dejan huella.”

5. Aprende del pasado

Conforme los clientes fueron llegando (MTV y el New York Foundling fueron algunos de sus primeros clientes), los fundadores de AGW lograron demostrar con creces que su enfoque funcionaba. “Tuvimos muy buenos casos de estudio y excelentes clientes” dijo Witkin, “pero pronto vimos la necesidad de crecer”. Cuando contrataron personal, tanto Witkin como Gorode intentaron evitar el tipo de cultura laboral que habían vivido en las agencias tradicionales. “Queríamos trabajar en un lugar en el que la mejor idea fuera la ganadora. No queríamos una cadena alimenticia” dijo.

6. Sigue evolucionando

Conforme la lista de clientes y el equipo fue creciendo, Witkin sufrió para delegar responsabilidades. “La administración es la cosa más antinatural para muchas personas, aunque no lo admitan” dijo. “Yo tenía el control de la empresa a tal punto que, cuando empezamos a crecer, tuve que sostener un espejo frente a mi y decir ‘Eres una control freak y una micromanager, y tienes que empezar a soltar’”, porque, tal como dijo, el desarrollo y éxito de su equipo dependía de ello.

Así que se puso a reflexionar y le pidió ayuda a los demás. “Tanto Adam como yo le pedimos retroalimentación a nuestro equipo, y les hicimos saber que nunca habría repercusiones si opinaban sobre mi comportamiento” dijo. “Dejar que la gente te evalúe y trabajar con ellos en talleres e incluso en juegos de role play en los que puedas escuchar y ver cómo perciben la forma en la que manejas las cosas, así es como realmente puedes mejorar.”

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur