¿Cómo le hago para ganar clientes si soy muy joven?

Te dejo esta guía de supervivencia para nuevos emprendedores cuando tus prospectos de clientes no creen en tu producto.
¿Cómo le hago para ganar clientes si soy muy joven?
Crédito: Depositphotos.com
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Si estás en tus años veinte, tienes todo para ser un excelente empresario en el futuro. La ventaja de iniciar a una edad temprana es la disponibilidad de tiempo, la energía y que el riesgo es mucho menor al no tener dependientes económicos.

Como regla de oro, lo primero es detectar un problema u oportunidad que tenga un número importante de personas o empresas para que tu producto sea rentable. El siguiente paso será diseñar una solución y crear una estrategia para conseguir clientes sin caer en una guerra de precios (competir ofreciendo el precio más bajo del mercado no es lo más inteligente de hacer si estás comenzando).

Ahora que ya tienes un producto o servicio que ha sido validado por el segmento meta, te recomiendo tener en cuenta los siguientes puntos para ganarte la confianza del cliente aunque seas joven y no tengas experiencia en los negocios.

Piensa en grande y comienza en pequeño

Establece las metas de corto, mediano y largo plazo que quieres cumplir, esto puede ser desde cuántos clientes quieres atender por mes hasta cuántos puntos de venta quieres abrir en 3 años. Esto te ayudará definir métricas y a no navegar sin rumbo. Pero todo debe comenzar por algo y esto es darte de cuenta que el pastel no se come una mordida, debes hacerlo por pedazos. Date cuenta que la experiencia irá en función del tiempo y que comenzar en pequeño hará que vayas puliendo errores que tenga tu producto. Es importante que cada vez que te enfrentes ante un prospecto que no compre tu producto, le preguntes las razones y anotes estos datos para tener una mejora continua. Como punto importante, debes de hacer estas modificaciones rápido y volver a lanzarlo reiterando el proceso. La clave es aprender a escuchar a tu cliente y mejorar aquello que sea viable para hacer más atractivo tu producto.

Promete sólo lo que puedas cumplir

Si existe un error recurrente con los emprendedores es que con tal de conseguir clientes, dicen sí a lo que el cliente demanda y cuando llega la hora de volverlo a ver, se pierde más de lo que se pretendía ganar por falta de formalidad. Es por ello que debes tomar en cuenta tiempos de entrega, cantidad, calidad, precio, costos, mano de obra y logística por mencionar algunos rubros.

Crea tu know how, el cual es un manual de operación que no sólo te servirá para estandarizar tu producto, sino también para establecer los procesos clave y recursos necesarios para cumplir con el cliente en tiempo y forma. Recuerda que puedes iniciar no siendo la mejor opción del mercado, pero es imprescindible que con el tiempo reinviertas para mejorar tus procesos.

Cuida tus “momentos de verdad”

De acuerdo con el experto en ventas Bryan Tracy, los momentos de verdad son todas las interacciones que tu empresa tiene con cliente de forma directa o indirecta. Los canales que usas para darte a conocer, son tu carta de presentación y en el mundo de los negocios resulta más caro cambiar la opinión de las personas que hacer las cosas bien desde un inicio. Es por ello que aunque seas neófito en emprendimiento, debes poner mucha atención en el diseño de tus redes sociales y página web.

Hoy en día el marketing digital juega un papel importante en la captación de clientes. Como dato y con cifras de Latinoamerica, los clientes completan del 30 al 60 por ciento el recorrido de ventas a través de internet. Igualmente enfócate en tu tiempo de respuesta y calidad en el servicio. Crea un guión de venta y atención al cliente para estandarizar tu servicio. Y sobre todo cuida la imagen de tu negocio, la limpieza y el orden son factores decisivos que puedes permitirte tener aunque no tengas grandes instalaciones.

Apóyate de gente con experiencia

Steve Jobs no era un genio de la computación, pero sí de saberse rodear de gente calificada en las actividades clave de Apple. Nadie está obligado a ser experto en todas las áreas del negocio, pero sí debes de ser el mejor caza talentos de todos. Es por ello que debes crear un equipo robusto y multidisciplinario. Una vez que tengas un producto validado (que tenga ventas), tus tareas deberán ser establecer objetivos claros, reclutar y mantener la motivación de tu equipo y asegurarte de todos estén aportando valor a tu negocio.

Crea embajadores de tu marca

La mejor publicidad que existe es cuando un cliente te recomienda a sus conocidos. Si has llegado a este punto, ¡felicidades! Tienes un producto que soluciona un problema y que genera valor. En caso contrario, debes ser conciente que si inviertes en publicidad y tu retorno de inversión no es lo que esperabas, es porque la gente desconfía de lo que vendes. Para ello crea testimonios con los clientes que ya tienes, esto puede ser desde fotos donde muestres la experiencia de tu producto o servicios, videos donde tus clientes relaten su experiencia de forma puntual y/o reseñas escritas. Esto aumentará la confianza de aquellos que no te conocen lo cual podrá traducirse en más ventas.

Lo más importante es que confíes en lo que haces y en el por qué lo haces. Siempre ten en mente que debes enamorarte del problema pues aunque tu producto no tenga éxito, encontrarás nuevas y mejores propuestas para tu segmento meta. ¡Y ánimo! Que te aseguro, vendrán muy buenas recompensas, aprendizaje y experiencias.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur