5 beneficios incuestionables de ser un 'solopreneur'

Aventurarte solo puede ser lo que mejor se acomode con tu personalidad y tus objetivos.
5 beneficios incuestionables de ser un 'solopreneur'
Crédito: Mondadori Portfolio | Getty Images
Guest Writer
CEO and Co-founder of Hatchbuck
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Una de las mayores decisiones que tendrás que tomar cuando empieces un negocio es si hacerlo tú solo o buscar un socio. Si quieres hacer crecer tu negocio rápidamente, crear una sociedad puede ser una gran movida porque ambos aportarán talento, conocimientos, red de contactos y recursos económicos a la empresa. Y hay otros beneficios como tener a alguien que te respalde si te enfermas o si quieres salir de vacaciones.

Sin embargo, las sociedades no son para todos. Como en todas las relaciones, las sociedades pueden ser complicadas y si a esto le sumas el factor dinero, peor aún. Por eso es sumamente importante valorar los pros y los contras. En ocasiones, una sociedad de uno tiene más sentido. Aquí te dejamos cinco beneficios que obtendrás de hacerlo en solitario.

1. Una sola persona toma todas las decisiones

Cuando manejas solo tu negocio tienes todo el control. Tú decides cómo hacerlo, qué clientes buscar, cuándo y dónde trabajar, etc.

Cuando te asocias con alguien tendrás el beneficio de que “dos cerebros piensan mejor que uno”, pero tendrás que llegar a un consenso en la mayoría de las decisiones, algo que no siempre es fácil. Algunos socios se dividen la toma de decisiones para que uno se dedique de lleno al tema de marketing, por ejemplo, mientras que el otro decide todo sobre el desarrollo del producto, sin tener que consultarse entre sí sobre cada detalle. Pero sin duda habrá desacuerdos. En ocasiones serán amigables, en otras no tanto… Tendrás que comprometerte a resolverlos para asegurar que la sociedad sea exitosa.

Pero cuando estás tú solo, hay un sólo camino a seguir y es el tuyo, cuando estés listo para tomarlo.

2. No tienes que “casarte” financieramente

Cuando te asocias con alguien, lo más probable es que abran una cuenta juntos en el banco y que juntos paguen los impuestos. Incluso puede que le presten dinero al negocio.

Y esto tendría que preocuparte si estás casado con tu socia, por ejemplo, pero si te estás asociando con un amigo o con un conocido, hay muchas implicaciones financieras. Si tu socio termina siendo un tranza o resulta que no paga sus impuestos, terminarás viéndote afectado.

Pero cuando estás tú solo no tienes por qué preocuparte de cómo manejan sus finanzas los demás. Tendrás control total sobre tu cuenta en el banco, los cargos que se realicen en la tarjeta y el pago de tus impuestos. Y esto es una gran responsabilidad, pero también significa que no tendrás que preocuparte por gastos que no sean tuyos o impuestos que no pagues a tiempo.

3. No hay duda de quién trabaja más

Una de las áreas de frustración más comunes en las sociedades de negocios es que una persona trabaje más que la otra, y esto es casi inevitable. No hay forma de que trabajen exactamente lo mismo todo el tiempo, considerando que seguramente harán diferentes tareas y enfrentarán diferentes desafíos. Si eres el tipo de persona que tiende a correr en círculos alrededor de los que trabajan contigo, te darás cuenta de que asociarte no es lo tuyo.

Y hay formas de darle la vuelta a esto en una sociedad. Por ejemplo, puedes poner una estructura de compensación basada en los proyectos que cada uno toma, así lo que ganes estará ligado a tus resultados y no a la cantidad de trabajo. Sin embargo, esto no va a funcionar en todos los negocios, así que es importante revisar cómo te sentirías si terminas haciendo más que tu socio.

4. No tienes que darle explicaciones a nadie

Una de las mejores cosas de hacer negocios solo es que puedes confeccionar las cosas para acomodarlas a tu personalidad y situación de vida. Si decides tomarte el día para irte a un retiro de yoga a la mitad de la temporada no tienes que avisarle a nadie, es tú decisión. Si tus tres hijos se enferman uno tras otro y tienes que trabajar medio tiempo durante un par de semanas, no tienes que preocuparte porque alguien más se enoje.

Muchas de las personas que morían por escapar del mundo corporativo disfrutan enormemente su libertad y han descubierto que tener un socio los limite un poco, así que asegúrate de realmente querer a una persona que te cuestione tus decisiones.

5. Mantendrás intactas tus relaciones

En el mejor de los casos, tu sociedad profundizará la relación de amistad o profundizará tu matrimonio. Superar todas las pruebas de iniciar un negocio juntos hará que las cosas sean más divertidas.

Sin embargo, también es posible que el estrés de administrar un negocio termine afectando tu relación personal con tu socio. Muchas parejas de emprendedores han tenido que prohibir las conversaciones de negocios en la mesa para que su relación no termine girando únicamente sobre el trabajo. Y muchos amigos se han convertido en ex amigos por sociedades de negocios que no salieron bien, independientemente de sus buenas intenciones.

Sólo tú puedes evaluar si una sociedad es para ti. Si estás considerando asociarte con algo, intenta empezar por un proyecto pequeño para ver si son compatibles y si disfrutan de trabajar juntos. Esta es una buena forma de medir las aguas sin tener que correr grandes riesgos. Si descubres que no es lo que esperabas puedes continuar solo, sin todo el relajo de tener que disolver una sociedad.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur