Historias Entrepreneur

El joven guanajuatense que recorre el mundo en moto para demostrar que se pueden lograr los sueños

Bernardo Logar tiene 20 años y se financió su trayecto con las fotos que sacaba en el recorrido.
El joven guanajuatense que recorre el mundo en moto para demostrar que se pueden lograr los sueños
Crédito: Cortesía de Mundo Joven y Bernardo Logar
14 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Bernardo Logar tiene 20 años, vive y nació en León, Guanajuato, estudió el bachillerato con carrera técnica en Mecánica Automotriz y desde niño tenía un sueño: recorrer el mundo en motocicleta.

Y, hace un par de años, empezó a cumplir ese sueño, cuando inició su recorrido por Centro y Sudamérica: “A los 16 años dije ‘me voy tenga lo que tenga’, al siguiente día renuncié a mi trabajo, hablé con mi papá y me dijo ‘está bien, lo único que te pido es que acabes la preparatoria y yo no te voy a dar ni un peso’, ¡y lo cumplió!”, recuerda Bernardo.

Así, partió de rumbo a su aventura el 23 de agosto de 2017 en el Arco de la Calzada de los Héroes, el lugar más representativo de León.

La motivación

Antes de iniciar su viaje, cuando le platicaba su sueño a sus amigos, lo veían extrañados. “Yo, por curioso, les preguntaba cuál era su mayor sueño, y todos me contestaban cosas como terminar sus estudios, casarse o que León sea campeón, o sea, muy pedorros”, recuerda Bernardo.

“Por eso, el propósito principal de mi viaje es enseñarle con mi ejemplo a todos los chavos del mundo que el sueño que tengan lo pueden lograr”.

El primer paso fue grabar videos para subirlos a YouTube con el fin de demostrarle a sus amigos que sí él podía lograrlo, ellos también, por lo que nació “Logar en el Mundo”.  

Imagen: Cortesía de Mundo Joven y Bernardo Logar

Viene de familia

El amor por los viajes en motocicleta lo trae en las venas, ya que tanto su abuelo como su padre fueron aficionados a esa actividad, además de dedicarse a los autos y las carreras.

De hecho, Bernardo tuvo su primer go kart a los 4 años y corrió durante un par de años en Estados Unidos cuando era niño, llegando a competir en algunas categorías superiores, pero cuando se acabó esa etapa, su papá le obsequió una motocicleta.

Lo mejor vendría en su cumpleaños 15, cuando su padre y su abuelo le regalaron un viaje de tres generaciones en motocicleta por la Sierra Gorda de Querétaro.

Cuando estudiaba la carrera técnica en Mecánica Automotriz –siempre fue un aficionado “a los fierros y a todo lo que lleve gasolina”– tuvo que hacer sus prácticas profesionales, por lo que se metió a trabajar en el taller de un amigo de su papá, pero nunca se pudo sacar de la cabeza la idea de recorrer el mundo en moto y decidió dejarlo todo para dedicarse de lleno a la preparación del viaje.

Su papá, que es administrador de empresas, le ayudó a calcular cómo costear un viaje de este tipo y a hacer presentaciones para conseguir patrocinadores, tarea que no fue del todo fácil, ya que sólo consiguió 15% de lo que necesitaba para iniciar el recorrido y 80% de lo requerido para preparar la moto.

Aun así, Bernardo empezó su viaje con un banderazo de parte de los entonces gobernador de Guanajuato y presidente municipal de León.

Emprender en el camino

Para resolver el problema económico durante la marcha, ideó un efectivo sistema aprovechando otra sus aficiones: la fotografía.

“Las fotos que iba tomado en el recorrido las imprimía y las iba vendiendo en la calle”, menciona. “Cuando te ven como viajero, lo primero que te pregunta la gente es ‘¿y cómo le haces con el dinero?’, entonces ahí es donde aprovechaba y les decía ‘hola, me llamo Bernardo, vengo de México y estoy vendiendo estas fotos’, y entonces ya como que se obligaban a comprar”.

No tenía un precio fijo para las fotos, sino que apelaba a lo que las personas le quisieran dar. “La gente me daba más por la historia o por ayudarme, así que por una foto llegaron a darme el equivalente a 500 pesos”, indica.

Resolver el tema económico durante el camino fue algo vital, ya que su presupuesto –tanto de tiempo como de cálculo de dinero– era para 6 o 7 meses, pero el viaje se extendió hasta 13 meses.

Imagen: Cortesía de Mundo Joven y Bernardo Logar

Aprender con la experiencia, no con lo que te digan

En ese tiempo, Bernardo recorrió 75,000 kilómetros, visitó 18 países e hizo 35 cruces de frontera, pero algo invaluable fue que más de 100 personas lo recibieron en sus casas.

“Era gente que me iba siguiendo en Facebook y me escribían que cuando llegara a su ciudad, tenía una cama dónde dormir, algo que cenar y un tanque lleno, y cuando uno va jodido, ¡ni modo de decir que no”, indica.

Así que una de las cosas que más disfrutó en el viaje fue tener ese intercambio cultural y ver de cerca, por ejemplo, cómo vivían y comían las personas en cada lugar.

En cuanto a la seguridad, afirma que no tuvo grandes problemas a pesar de todo lo que le advertían al respecto, así que cruzó caminos despoblados, selvas y hasta los mara salvatrucha lo invitaron a comer. “La verdad, me esperaba mucho peor la seguridad, pero aprendí a no hacerme la idea de un país solamente por lo que me decían, sino por mi experiencia”.

El apoyo de la familia también fue fundamental, aunque entre ellos tenían algunas diferencias: “Mi papá y mi abuelo estaban muy orgullosos y decían que a ellos les hubiera gustado tener una experiencia similar, lo contrario a mi mamá; y mis hermanas piensan que tengo un deseo suicida”, bromea.

El viaje se alargaba porque cuando llegaba a una ciudad la gente le decía que se desviara varios kilómetros para conocer algún otro lugar imperdible, lo cual era algo que no podía desaprovechar; además de que había puntos en donde debía detenerse para arreglar la moto.

“Aprendí a vivir el presente, a estar enfocado en mi día a día. Yo me empecé a enojar mucho cuando vi que me estaba atrasando, inclusive llegó un punto en el que dejé de disfrutar el viaje, hasta que un amigo en Argentina me dijo ‘tienes que vivir un kilómetro a la vez’”.

Eso lo ayudo a tranquilizarse y, sobre todo, a disfrutar el recorrido que todavía tenía por delante.

Las sorpresas del viaje

El recorrido estaba lleno de sorpresas para Bernardo. Por ejemplo, nunca había visto un glaciar hasta que vio el Perito Moreno en Argentina, lloró cuando vio la Cordillera Blanca en Perú, y en Colombia esperó varios minutos en la puerta de una casa en donde no le abrieron hasta que acabaron de preparar una bebida helada para recibirlo.

Su promedio diario de viaje en motocicleta era de 7 a 8 horas, pero hubo algunas jornadas en las que manejó hasta 16 horas, como cuando llegó a Ushuaia, Argentina, que es la ciudad localizada más hacia el sur, y le corría cierta prisa por regresar más al norte con el fin de evitar el invierno.

“Yo calculé todo como si fuera México, dije ‘100 kilómetros los recorro en una hora’, pero no fue así; por ejemplo, en Colombia había tantas curvas que los hacía hasta en tres horas”, apunta.

Imagen: Cortesía de Mundo Joven y Bernardo Logar

Dejar de preocuparse para dejar fluir

El viaje de Bernardo se mantuvo austero cada kilómetro, aunque eso no quiere decir que no necesitara dinero.

“En la noche llegaba a acampar a algún lugar, juntaba unas ramas, hacía una fogata, ponía mi estufita y me preparaba una pasta que había comprado en un supermercado, la cual me alcanzaba para cenar y desayunar bastante bien, además de pan, que es lo más barato en todos lados”, indica.

En algunos puntos del viaje, el tema económico era más grave que en otros. “Pero me di cuenta de que mientras más me preocupaba por el dinero, como que más lo bloqueaba; como que era más difícil que me depositara un patrocinador o que vendiera una foto”, asegura.

En un momento tuvo que recurrir de emergencia a su abuelo para pedirle un préstamo de 5,000 pesos, los cuales le pagó en cuanto le llegó el depósito pendiente de un patrocinador unos días después.

Bernardo indica que trabajar con patrocinadores es más complicado de lo que inicialmente parece: “Primero tienes que llegar a la empresa, tratar de explicarle quién eres y qué estás haciendo. Y si les gusta la idea, tienes que acordar un monto de dinero o definir en qué te van a ayudar y, además, que te lo den, porque son empresas grandes que están ocupadísimas”, describe.

Al final, encontró apoyo de organismos como los gobiernos de León y de Guanajuato, que consistía, por ejemplo, en orientación para que lo recibieran cinco embajadores durante la ruta, quienes le consiguieron algunas noches en hoteles. Además, tuvo patrocinios de empresas como Kawasaki –que era la marca de su moto–, de Phillips 66, de Motocity y de la agencia Mundo Joven, quien le auxilió en temas como planeación y seguro de viajero.

El momento más difícil

La parte final del viaje fue la más complicada, como cuando tuvo que recorrer 4,700 kilómetros a través de la ruta Transamazónica, que cruza el Amazonas. “Tenía planeado hacerla en dos semanas, pero la hice en dos meses”, recuerda Bernardo.

Durante esos días estuvo incomunicado porque no había señal de celular o teléfonos públicos, había 38 grados de temperatura y no se podía quitar la ropa porque entonces estaría expuesto a los insectos. “Había unos pinches mosquitos que ni ves, te quitabas la chamarra y de repente tenías 30 piquetes. En México le tienes miedo a los moscos grandes, pero allá le tenía miedo a los pequeños”.

En algunos puntos de ese tramo tenía que pasar cargando su moto cubierto de 30 centímetros de lodo, no había muchos pueblos, era difícil conseguir comida o gasolina y, por si fuera poco, se enfermó de salmonela.

“Ahí sí fue cuando me pregunté ‘¿qué carajos estoy haciendo acá si estaba a todo dar en mi casa?’”, menciona.

El final del recorrido por Centro y Sudamérica fue a Cartagena, donde tuvo que esperar un mes más para tramitar los permisos necesarios para embarcar la moto hacia Miami, porque para regresar a México por esa vía necesitaba un permiso especial de exportación temporal que no había expedido cuando salió del país.

Así, había recorrido toda Centroamérica hasta Panamá, de ahí a Colombia y desde ese país viajo al sur por el Pacífico cruzando Ecuador, Perú, Bolivia y Chile, para después regresar al norte por Argentina, Uruguay, Paraguay y Brasil.

Imagen: Cortesía de Mundo Joven y Bernardo Logar

El regreso

Ya que pudo llegar a Miami, debió esperar unos días más para recuperar su moto, pero después aprovechó la estancia para recorrer lugares como Alabama, Misisipi y hasta pudo ir a un partido de futbol americano colegial, deporte del cual también es fan.

Finalmente, cruzó la frontera por Laredo rumbo a Monterrey, en donde lo recibió su papá junto con algunos familiares y luego siguió manejando unos 20 días más para pasar rápido por Querétaro para visitar a su abuelo.

Finalmente, llegó a León el 23 de septiembre de 2018, exactamente 13 meses después de su partida.

Cuando llegó otra vez al Arco de la Calzada lo estaban esperando alrededor de 40 medios de información, por lo que no se pudo bajar de la moto durante casi un par de horas debido a que estaba dando entrevistas.

Al final de la aventura, Bernardo se dio cuenta de que todo había valido la pena, y que hoy ve muchas cosas de manera distinta.

“No te das cuenta de lo bonito que es tu país o de lo mucho que extrañas a tu familia hasta que estás lejos”, subraya.

“Y a mi país lo veo superdiferente. Antes como que no lo pelaba mucho, pero ahora lo veo como una gran potencia. Los mexicanos somos de las personas más cálidas y fiesteras que hay, además de que en Sudamérica tienen un gran cariño por nosotros”.

Lo que sigue

Inicialmente, Bernardo pensó que después del viaje se olvidaría por un buen rato del asunto de la moto, pero obviamente no fue así.

“Llegué a mi casa muy contento de tener mi cama y un lugar dónde bañarme, pero a las dos semanas ya quería salir de nuevo”, admite. “Cada vez tengo más ganas de conocer más lugares, me dejó con mucha sed de aventura y el viaje me hizo un adicto a la motocicleta”.

Ahora, por estos días se encuentra en lo que él llama “la etapa 2” del viaje, cuyo destino final es Alaska, y su recorrido puede seguirse en su página de Facebook.

Pero eso no se va a acabar ahí, ya que desde ahora está planeando su viaje a Europa y, después, hasta Australia.

Imagen: Cortesía de Mundo Joven y Bernardo Logar

Más que un viaje

Para Bernardo, toda esta aventura es algo más que solamente un viaje, porque es un ejemplo para los demás.

“A todos nos da miedo empezar nuestro sueño porque nos sentimos en una zona de confort, pero no te puedes sentir cómodo sabiendo que no estás cumpliendo lo que sueñas o que tienes miedo a hacer algo”, indica.

“Siempre debes recordar cuál es tu más loco sueño, ese que de niño te preguntaban y lo decías en dos segundos; después hacer un plan, porque para que se cumpla, debe aterrizarse sin importar cuánto tarde”.

Por último, Bernardo recomienda evitar cualquier comentario, propio o de otra persona, que haga que alguien no cumpla su sueño: “A veces somos nosotros mismos quienes nos decimos que no, y eso no está chido”.

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

Apple cambia fecha lanzamiento de iPadOS y iOS 13.1, se adelanta 6 días

Apple

Las actualizaciones más recientes de Apple de iPadOS y características adicionales de software para el iPhone tendrán un lanzamiento anticipado el 24 de septiembre, según informó la tecnológica este jueves.

Lee: Apple presenta su iPhone 11 y este será su precio en México

Con el lanzamiento de iOS 13, Apple busca hacer que su iPhone sea más rápido, más inteligente y seguro. En un enfrentamiento abierto al Android 10 de Google, la compañía ha incluido una serie de herramientas nuevas.

Iphone

Este viernes comienza la venta de los últimos con iOS 13, en los que las primeras versiones del software mostraron errores en la experiencia de usuario. Luego de poner en marcha la primera versión del sistema operativo, que carece de la contraparte para el iPad, el anunció promete que algunas características ya se incluirían.

Apple

Lee: La respuesta de Apple ante el darwinismo de los negocios

iPadOS brinda la opción de un modo oscuro y una aplicación mejorada para la administración de archivos. La actualización además presenta en la sección de Fotos una nueva vista de galería con reproducción automática de fotos y vídeos en vivo. Por su parte, el iOS 13.1 actualizará la aplicación de accesos directos y agregará la capacidad de compartir la hora estimada de llegada en Maps.

Apple

En el marco de la comparativa entre el primer semestre de 2018, que muestra que los teléfonos con sistema operativo iOS presentaron 25% más de vulnerabilidades, ahora se ofrece una nueva opción de registro de llamada "Iniciar sesión con Apple" y ventanas emergentes de privacidad para el consentimiento de Bluetooth y Wi-Fi.

Lee: Apple y la jugada maestra para coronarse en el ocaso del iPhone

Con información de Reuters y Agencias

More from Entrepreneur

Learn to be a better leader and develop successful marketing and branding strategies with Dr. Patti Fletcher's help.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur