Olvídate de ser un 'unicornio': Aquí te dejamos 5 formas de convertirte en un 'Monster Truck'

El dinero rápido no siempre dura, así que dale la vuelta a esas tentaciones.
Olvídate de ser un 'unicornio': Aquí te dejamos 5 formas de convertirte en un 'Monster Truck'
Crédito: FAYEZ NURELDINE | Getty Images

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Guest Writer
Chairman, Chief Executive Officer and a Founding Partner, Alteryx
9 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Todas las empresas necesitan dinero para seguir vivas, y más para crecer. Y en el mundo te la tecnología esto es particularmente cierto, considerando que el crecimiento lento es equiparado a una muerte lenta. Pero en ocasiones, conseguir una gran inversión al inicio es justo lo que ocasiona que el negocio fracase antes de poder siquiera cambiar a una oficina más grande.

De hecho, en los últimos años he visto a varias startups portar la insignia de honor tras haber conseguido una gran ronda de inversiones. Han alardeado de la valoración tras conseguir el dinero, pero luego llegan las malas noticias: decepcionaron a sus inversionistas por una mala ejecución, o por la volatilidad el mercado, o por una mala decisión relacionada con el producto o la demanda del mismo.

Así que la lección aquí es que llegar a tener ese estatus de ‘unicornio’, ese valor por arriba de los mil millones de dólares, puede ser algo que muchos emprendedores deseen, pero la mentalidad para lograrlo (la de “consigue dinero y consíguelo rápido) puede llevarte a una gran caída. Un estudio reciente realizado por el Buró Nacional de Investigación Económica evaluó a 135 startups valuadas en más de mil millones de dólares y concluyó que, en promedio, estos “unicornios” estaban sobrevaloradas, por lo menos en un 50 por ciento de los casos.

Entonces, ¿qué se puede hacer?

Para evitar los altibajos que experimentan muchos de los unicornios y aspirantes a unicornios en su búsqueda del éxito, olvídate del término ‘unicornio’ y mejor desafía a tu empresa con un mayor objetivo: el de convertirte en un Monster truck, que es como yo defino a una empresa con un valor superior a los $500 millones de dólares y que crece a razón de 50 por ciento en ganancias cada año.

Construir una empresa ‘Monster Truck’ no tiene que ver con la cantidad de dinero que reúnas en tu camino, sino con llegar para quedarte, con una visión a largo plazo, y con seguir siendo disciplinado y con un mantenimiento eficiente de tus costos. Se trata de construir un negocio real con clientes reales, de crear lo único que realmente importa: valor agregado para todos los involucrados.

Modelos a seguir que son ‘Monster Trucks’

Ejemplos de fundadores que han tenido esta gran visión a largo plazo y han creado negocios sostenibles incluyen a Scott Farquhar y Mike Cannon-Brookes de Atlassian, y a Fred Luddy de ServiceNow, sin olvidar a Marc Benioff de Salesforce, quien rechazó una oferta de $55 mil millones de dólares hecha por Microsoft.

Habiendo salido a la venta en 2015, 2012 y 2004 respectivamente, estas empresas siguen floreciendo. De hecho, Benioff acaba de decirle a CNBC “Salesforce nunca había sido tan fuerte o había estado en una mejor posición de la que está ahora”. Y los fundadores de Atlassian aceleraron su crecimiento de manera considerable después de su salida a la bolsa.

Desde entonces, los líderes de Atlassian han seguido complaciendo a sus usuarios modernizando su plataforma con una estrategia de micro servicios, mientras que lograron mover su producto de una oferta local a tener una oferta de servicios en la nube para varios usuarios.

En resumen, estas empresas han demostrado que la salida a la bolsa es el inicio de su crecimiento, no el final.

Así que, o luchas por esa insignia de honor por haber reunido suficiente dinero como para ser una empresa unicornio, o puedes construir una empresa Monster Truck que genere valor a donde quiera que vaya. Suena más fácil decirlo que hacerlo, ¿cierto? Pues que te dejo cinco principios básicos para empezar.

1. No permitas que el dinero de alguien más decida sobre la estrategia de tu idea

El dinero puede hacer que los emprendedores se alejen de su idea original, haciendo que gasten dinero en cosas innecesarias que no les ayudarán a crear lo que necesitan para su negocio.

Los negocios que han logrado reunir mucho dinero al inicio y luego fracasan, suelen haberse alejado de su plan original, y luego haber pasado mucho tiempo intentando regresar al camino. Evita esta caída recordándote tu estrategia: Usa tu propio dinero para contratar a la gente correcta, invierte en las áreas adecuadas y construye un gran cultura laboral. Nadie amará tu idea más que tú así que si no estás dispuesto a perder tu dinero, perder el de alguien más no debería estar sobre la mesa.

Farquhar y Cannon-Brookes dijeron que Atlassian se “creó con una tarjeta de crédito y un sueño”, y que no recibieron un sólo dólar de inversión externa en casi 10 años.

2. Construye una gran base de clientes

Tener clientes leales y una base de datos demuestra que tu negocio vale la pena, y que puedes ir a pedirle financiamiento a quien quieras cuando hayas logrado este objetivo.

La confianza de los clientes define la integridad de tu negocio. Y esa clase de confianza requiere de tiempo para construirse. Los clientes son los que hacen que las ruedas de un negocio giren, así que asegúrate de estar haciendo todo lo que puedas para mantener a tus clientes leales cerca, y crea relaciones fuertes con nuevos clientes.

Al final, te darás cuenta de que es mucho más satisfactorio pasar tiempo con clientes que con inversionistas, pero si no tienes clientes, entonces tendrás que pasar TODO tu tiempo con inversionistas.

3. Rodéate de gente inteligente

Muchos emprendedores caen en la trampa de no contratar al mejor talento, temiendo que esa gente sea “demasiado costosa” o que esas contrataciones expondrán sus debilidades, como si estuvieran admitiendo no tener todas las habilidades ellos mismos.

Sin embargo, construir una empresa que sobreviva al paso del tiempo, sólo va a pasar si estás consciente de tus debilidades y entiendes la forma de contrarrestarlas con el talento correcto. Sé claro en lo que sabes hacer, para lo que eres bueno, pero busca empleados y socios que puedan llenar los aspectos que faltan, y que le agreguen perspectiva al negocio. Esto es justo lo que necesita un negocio a largo plazo.

Toma a Luddy como ejemplo: en 2011, renunció a la dirección para enfocarse en el producto porque, tal como Forbes explicó, “él sabía  del producto. Lo que necesitaba era un CEO que supiera de crecimiento”. Decidir iniciar un negocio es venderte como alguien fuerte. Pero intentar construirlo tu sólo es quedarte corto.

4. Empieza temprano y arriésgate

Si es posible, empieza tu negocio lo más pronto que puedas, entre más joven, mejor. Retrasar esta decisión por querer más experiencia suena bien, pero la realidad es que nunca vas a estar totalmente preparado para lo que viene.

Aprende esto de alguien (yo) que inició su negocio a los 40, mientras que personas como Benioff vendieron su primer software ¡a los 14 años! Construir un negocio es un viaje largo y emotivo, uno que pasa factura no sólo al emprendedor si no a todos los que lo rodean.

No importa cuál sea tu edad o el conocimiento que tengas, aprovecha las oportunidades mientras puedas porque entre más pronto construyas esa base y te enfrentes a los dolores del crecimiento, mejor. Y si realmente crees que tu idea puede tener un impacto en el mundo, ¿por qué quisieras esperar más para echarla a andar?

5. No permitas que tu idea viva más tiempo que tu dinero

Pasa muy seguido: las startups mueren mucho antes de que sus grandes visiones se hagan realidad. Recuerda que tu idea es tu valor más importante, así que no te enfoques en planes de salida o mapas hacia el éxito que requieran que sacrifiques esa idea.

Sé cuidadoso sobre las personas a las que invitas a tu viaje y confía sólo en aquellos que tengan la misma determinación por el éxito a largo plazo. Cuando se trata de inversionistas, el dinero de todo el mundo es el mismo, ¿cierto? Así que busca inversionistas que sean buenos socios, busca a personas que sean pacientes, que entiendan la oportunidad que estás buscando y sepan sobre tus luchas. Y deben ser personas que te ayuden a encontrar a los talentos correctos.

Este tipo de ayuda no sólo protegerá la vida de tu dinero, también la de tu idea.

Evitar las tentaciones que pondrían en riesgo tu éxito a largo plazo requiere disciplina, así que recuerda: el dinero rápido no siempre dura. Hay un viaje emocional hacia construir cualquier cosa que valga la pena, y los emprendedores necesitan estar preparados para los altibajos que vienen con el trabajo.

Es un hecho que habrá pantanos de desolación apareciendo por todos lados, y que necesitarás resiliencia y fortaleza para sobrevivirlos sin renunciar a tu sueño o sin irte por una salida fácil. Y esa salida fácil suele ser conseguir dinero.

Pero manténte estable sobre tu estrategia, alíneala con tus acciones y establece un gran cultura laboral. Si permites que sean estas tres cosas las que influyan sobre tus decisiones (en lugar de que sea tu hambre de dinero) tu Monster Truck tendrá lo que necesita para mantenerse a largo plazo, y pasará de largo a esos unicornios que pronto serán un mero punto negro en el espejo retrovisor.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur