No esperes a tener canas. ¡Atrévete a emprender aunque seas joven!

Rompe con la idea de que ser joven es sinónimo de ser incompetente. Los novatos también pueden lograr grandes hazañas.
No esperes a tener canas. ¡Atrévete a emprender aunque seas joven!
Crédito: Depositphotos.com
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Hace un par de semanas mi despacho de abogados (Basave, Colosio, Sánchez) cumplió 10 años de vida. Y aunque mentiría si dijera que durante todo este tiempo todo ha sido color de rosa, no puedo dejar de sentirme muy afortunado de haber encontrado no sólo un sustento económico, sino también una familia profesional de la que me siento profundamente orgulloso y que me ha impulsado a mejorar y reinventarme constantemente.

Un tema que he traído muy presente en estos días -a propósito de dicho aniversario- es el de haber emprendido muy jóvenes a pesar de todos los consejos que recibimos en contra de ello.

Todos los comentarios iban orientados más o menos a lo mismo; la abogacía es una de las muchas profesiones en la que no se puede emprender joven. Y en ese entonces, mis socios y yo teníamos todos menos de 30 años.

Yo le llamo “factor canas” a eso de “están muy chavos”. Este factor perpetúa la idea de que hay profesiones en los que la palabra juventud es sinónimo de incompetencia. Por eso, por ejemplo, muchas personas quieren que su médico esté más cerca de la tercera edad que de la llamada mediana edad.

Confieso que aunque creo que quienes piensan eso tienen un punto (la experiencia vale oro), estoy totalmente en contra de descalificar a alguien exclusivamente por su edad.

El problema con el “factor canas” es que en lugar de fomentar la valía de la experiencia, desincentiva el siquiera tratar basándose solamente en la juventud de la persona.

Creo que el “factor canas” tuvo mucho que ver con los nervios que me acompañaban a mis primeras citas con clientes potenciales (con todo y que yo tuve la ventaja de integrarme de lleno al despacho dos años después que mis socios Agustín, Donaldo y Manuel).  

Conforme fue pasando el tiempo los nervios se fueron esfumando gracias a que desafiábamos al “factor canas” con preparación y estudio. Así, por ejemplo, en los asuntos que me tocaba negociar con abogados que me doblaban la edad, aprovechaba que mis contrarios se confiaban al verme joven y llegaba mucho mejor preparado que ellos (algo que quizá no hubiera pasado si me vieran más o menos de su edad).

Lo que son las cosas. Hace casi tres años mis socios y yo aprovechamos la etiqueta de “están chavos” para ahora fundar una plataforma virtual de servicios jurídicos para emprendedores llamada Komenko. Y a diferencia de nuestra primer experiencia cuando fundamos el despacho, jugó a nuestro favor el no cumplir con el “factor canas”.

Por todo lo anterior creo que es importante quitarnos barreras mentales como el “factor canas” (o su opuesto el “factor espinillas”).

Julian Nagelsmann dirige un equipo de futbol de primera división alemana a los 31 años. Malala Yousafzai ganó un Premio Nobel de la Paz a los 17 años. Damien Chazelle es uno de los más famosos directores de cine en Hollywood a sus 34 años. Sarah Pendrick fundó Girl Talk en sus veintitantos y hace unas semanas dio una conferencia en el World Economic Forum. Y así, hay muchísimos otros casos de personas alrededor del mundo que han desafiado al statu quo exitosamente.

Que no se me malinterprete. No creo que con ganas y juventud todo se pueda. La experiencia que solo pueden dar los años tiene un valor mayúsculo en cualquier trabajo.

Sin embargo, con todo y que mis socios y yo empezamos a trabajar desde el segundo o tercer semestre de la carrera para tomar experiencia práctica, ni veinte años más en negocios ajenos nos pudieron preparar tanto como los primeros años de ser dueños de un negocio propio.

Yo lo veo como un proceso evolutivo natural de cualquier emprendedor. Uno que nos hizo también pagar novatadas cobrando muy barato, empezando como todólogos o con asuntos poco atractivos que hoy afortunadamente no tomaríamos.

Termino mis elucubraciones sobre el “factor canas”. Juventud quizá sea sinónimo de inexperiencia pero también puede ser de vitalidad, entusiasmo, agudeza y flexibilidad. A combatir las normas sociales no escritas que dicen que no se puede hacer algo por ser muy joven o muy viejo.

Si tienes alguna duda no dudes en buscarnos en komenko.mx, en nuestras redes sociales (KomenkoMx) o en mi twitter personal (alejandrobasave). 

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur