Ellas levantaron más de dos millones de pesos con unos leggins en Shark Tank México

Fernanda, Carmen y Catalina flecharon a Patricia Armendáriz con su startup Monasito que vende leggins con diseños irrepetibles.
Ellas levantaron más de dos millones de pesos con unos leggins en Shark Tank México
Crédito: Foto: Shark Tank México

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

María Fernanda, María del Carmen y Catalina Treviño se volvieron emprendedoras y socias por casualidad. Cada uno es de países diferentes, pero unos leggins las juntaron y ahora ya levantaron 2.5 millones de pesos en Shark Tank México. 

En 2015, la semilla emprendedora surgió en María del Carmen Pérez, mejor conocida como “Mona”, después de que su pasión por el arte la llevara a crear su marca Monasita, en donde se venden leggings que con un diseño propio e inspirado por una canción. 

“Monasita la empezó mi socia María del Carmen Pérez, quien siempre ha sido una artista desde pequeña, ya siendo más grande estudió diseño y descubrió que quería transmitir su arte en productos con diseños originales”, señala María Fernanda en entrevista con Entrepreneur en Español. 

Fue así que “Mona” comenzó a confeccionar sus leggings con una técnica que hace diferente a la marca. Inspirar los diseños en canciones de diferentes grupos. 

Durante años y medio, María del Carmen estuvo sola afluente de su marca, la cual la arrancó con un préstamo familiar de 15 mil dólares. 

Leer más: Este mexicano dejó Wall Street para emprender y ahora ya levantó 6 mdp de dos 'tiburones'

En 2016, Monasita se constituyó legalmente en Estados Unidos, lanzando de tres a cuatro colecciones al año, vendiendo leggins y tops. Actualmente la startup tiene cinco diseños por cada colección. 

“Conocí a “Mona” en 2016, soy maestra de yoga y estudié ingeniería industrial,  tengo una maestría en marketing, entonces era juntar mis dos pasiones, el negocio con el ejercicio”, afirma su socio María Fernanda. 

Foto: Shark Tank México 

Hoy, Monasita se distribuye en México y Estados Unidos a través de Amazon, así como de su página web y tiene un local en Monterrey, Nuevo León, además de sus redes sociales donde llega gran parte de sus ventas. 

La mordida de una “tiburona” 

La guatemalteca María Fernanda Castellanos, de 39 años, se enamoró de la marca por casualidad al comprar unos leggins durante un viaje su país natal, no lo dudó y se puso en contacto con “Mona” para que juntas hicieran crecer Monasita. 

Actualmente Fernanda vive en Monterrey, de ahí es la mexicana Catalina Treviño, la tercera en subirse a la aventura emprendedora de esta startup liberada por mujeres. 

Foto: Shark Tank México

Con la idea de crecer su negocio fue que llegaron a Victoria 147, de hecho, fue la academia quien recomendó a Shark Tank México la idea de estas emprendedoras. 

Leer más: Estas dos jóvenes le compiten a las grandes empresas de belleza y para ello levantaron 4 millones de pesos en Shark Tank MX

Nerviosas por estar al frente de una cámara, las emprendedoras se presentaron en Shark Tank México, donde Patricia Armendáriz decidió invertir en ellas 2.5 millones de pesos por el 20% de Monasita, el dinero está dividido en 1 millón a capital y 1.5 en crédito. 

“En noviembre se comunica Shark Tank con nosotras de si nos interesaría participar, nosotros no estábamos pensando todavía en levantar dinero, pero estamos muy felices de poder trabajar con Patricia”, indica Fernanda. 

Como a cualquier emprendedor le puede suceder, estas emprendedoras tuvieron su año más duro en 2018, cuando sus ventas bajaron, esto a raíz de tomar la decisión de cambiar su maquila de Guatemala a Colombia

La idea de cambiarla fue en mejorar el producto, toda la tela que se utiliza para los leggins es 100% colombiana, a excepción de colecciones especiales (y de menos cantidad) éstas se realizan en Guatemala. 

Foto: Monasita Instagram 

“Pensamos que nuestra estructura sería de tres meses, pero en realidad se alargó a seis y eso mermó en todo”, menciona María Fernanda encargada del área de marketing. 

En 2017, sus ventas fueron de un millón y medio, en 2018 bajaron a 700 mil, pero este años están repuntando y esperan que con la inversión de Patricia Monasita pueda llegar a más lugares, no solo para los amantes del ejercicio.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur