Abre una academia de boxeo: te decimos cómo hacerlo paso a paso

El boxeo es el segundo deporte con más aficionados en México. Apúntate un nocaut en este mercado con tu propio negocio.
Abre una academia de boxeo: te decimos cómo hacerlo paso a paso
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
14 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Alfredo Quintana tenía 10 años cuando veía las peleas de Julio César Chávez en la televisión y secretamente imaginaba que algún día seguiría los pasos del boxeador sonorense que llegaría a ser  6 veces campeón mundial. Su sueño lo llevó a entrenar en el legendario gimnasio Pino Suárez y el Nuevo Jordán, pero por un diagnóstico de Diabetes tipo 1 a los 15 años cambio el profesionalismo por el box amateur. Desde esa trinchera aprendió el negocio del box y en 2016 abrió La Vieja Guardia, una escuela donde converge la experiencia de peleadores en activo y excampeones mundiales con el entusiasmo de quienes empiezan a coquetear con el deporte de los puños.

“Tenemos dos gimnasios en operación y gracias a una alianza con Play Business (la plataforma mexicana de equity crowdfunding) próximamente abriremos más establecimientos en la Ciudad de México”, dice Alfredo. Así, La Vieja Guardia se suma a una nueva ola de gimnasios y academias especializados en box que ya tienen un lugar en la preferencia del consumidor.

Si te atrae la idea de incursionar en este giro checa los consejos de los expertos en el ramo.

Segmento de clientes

¿Sabías que en México después del futbol soccer el box es la segunda actividad más buscada por la afición? Leíste bien. Y es que mientras balompié tiene el 58% de las preferencias, el box posee el 34.6%, según un estudio realizado por Consulta Mitofsky en enero de 2018. ¿Por qué está tomando vuelo? Los emprendedores del ramo lo atribuyen a la mayor difusión de la disciplina, a la incursión de las mujeres en el ring y a la democratización de la actividad vía gimnasios, clubes y estudios especializados.  “La gente quiere mantenerse en forma, cada vez se interesa más por hacer ejercicio y qué mejor que hacer una actividad que es divertida”, dice Luis Mata, director de Operaciones de Title Boxing en México.

Los principales adeptos son hombres, pero las mujeres practicantes avanzan fuerte a razón de cuatro por cada 10 varones, siendo la edad promedio entre 20 y 45 años. ¿Qué los motiva a entrenar? Mejorar la salud (59%), divertirse (19%) y verse mejor (17%), señala el Módulo de Práctica Deportiva y Ejercicio Físico (Mopradefu) del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). El reporte indica que el 42.4% de los mexicanos hace ejercicio, de los cuales el 33% acude a instalaciones privadas como gimnasios, clubes y estudios, siendo la mañana la hora preferida para entrenar.  Como ves, el mercado existe. El reto está en desarrollar un concepto que empate con las expectativas y necesidades de un consumidor cada vez más informado sobre tendencias y técnicas en el deporte.

 

Propuesta de valor

¿Imaginas entrenar al lado de un campeón de box? ¿O tomar sesiones personalizas en un ring con una metodología desarrollada por un peleador profesional? Esto es parte de la propuesta de valor que ofrecen algunos clubes y escuelas de boxeo en México y el mundo, que ha demostrado ser un poderoso imán para atraer y retener a los clientes. Miura Boxing da cuenta de ello. Surgió en 2012 como una firma de representación deportiva, matchmaking internacional y promotoría de funciones de boxeo profesional, pero poco a poco la empresa de Manuel Garrido se fue abriendo a la comunidad para ofrecer al público en general lo mismo que a un peleador profesional: instalaciones y coaching.

La ecuación resultó y hoy su gimnasio ofrece clases de boxeo recreativo, olímpico/amateur y profesional en un ambiente con piso de goma y dos rings profesionales. “La gente preguntaba por clases, se enteraban de que aquí entrenaban los profesionales y querían entrar. Fue así como decidimos abrir las puertas al público hace cuatro años”, recuerda Manuel. Así como este emprendedor encontró su propuesta de valor mediante la entrega de servicios con un alto grado de profesionalismo y especialización, te recomendamos diseñar un concepto que ofrezca un diferenciador al consumidor. Analiza qué hay en el mercado y decide en consecuencia: recuerda que si eres diferente desde el principio el consumidor te notará.

 

Canales de distribución

En servicio de una academia de box se entrega in situ y, en algunos casos, en lugares previamente pactados los clientes. Los encargados de entregarlo son los coaches o entrenadores, quienes además de una metodología deben tener procesos preestablecidos para cumplir con los tiempos y objetivos de cada sesión. Para que el servicio llegue a más personas algunos gimnasios o academias ofrecen clases a particulares o a empresas, organizan clínicas masivas o dan peleas de exhibición.

Si te interesan estos canales de distribución asegúrate de contar con equipamiento que pueda trasladarse fácilmente y que garantice los mismos aspectos que cuando el servicio se entrega en tus instalaciones. Finalmente considera que si bien el servicio de este giro se entrega de manera directa, puedes apoyarte en la tecnología y otros recursos para promover la venta. Por ejemplo, puedes desarrollar una app para agilizar la reserva, o habilitar tu página web con para el mismo fin. ¡Todo se vale!

 

          

 

Relación con clientes

Si algo identifica a los gimnasios y academias de box es el ambiente que surge entre sus afiliados, que llega a ser lo más parecido a una gran familia. En Miura, por ejemplo, convergen el boxeador profesional con la señora que quiere ponerse en forma, o el joven que quiere desarrollarse en el deporte con el empresario que va para mejorar su condición física, cuenta su propietario.  Algo similar ocurre en Ring Central, donde su más de 100 alumnos conviven sanamente a partir de reglas no escritas que se predican con hechos (orden, limpieza, respeto, solidaridad). Este resultado se debe a un sistema de relacionamiento que reconoce a los afiliados no como un número en el sistema de administración, sino como individuos que van a entrenar con un objetivo particular.

Para ello cada gimnasio tiene su propia metodología. Algunos optan por hacer un buzón interno para recibir quejas sugerencias. Otros se decantan por implementar grupos de WhatsApp dirigidos por un entrenador y algunos más se van por el emailing con encuestas/anuncios periódicos o campañas en redes sociales. Independientemente de tu elección mide tu capacidad de respuesta. Recuerda que todos los afiliados buscan sentirse escuchados y atendidos, así que si abres un canal de comunicación ¡atiéndelo!

 

Fuentes de ingreso

Dependiendo de cada modelo de negocio, los ingresos de un gimnasio o academia de box provienen de la matrícula, de la venta de merchandising/equipo y de la colocación de clases/eventos privados. Las clases se venden sueltas o en paquetes. En Miura el costo por visita está en 200 pesos y la mensualidad en 1,200. El pago adelantado implica descuentos: 15% para pago de un trimestre, 25% en plan semestral y 35% en liquidación anual. También tiene un programa de referidos donde el ‘socio’ obtiene un porcentaje de descuento en su mensualidad por cada nuevo cliente que se inscribe.

Obviamente, hay otros estándares de monetización. Ring Central cobra 300 pesos de inscripción anual, 600 de mensualidad y 70 por clase suelta en su academia de box. Asimismo organiza un torneo (Cinturón de Fuego Ring Central) y ofrece algo que denomina Funciones de Fogueo Ring Central, donde el talento que entrena en su academia puede probarse ante el público en alguno de los dos rings profesionales que tiene el establecimiento.

“Tenemos entre seis y ocho fechas por torneo y la inscripción a cada una cuesta 150 pesos. El año pasado logramos 200 registros”, comenta Víctor Antonio Espinosa, administrador de Ring Central, fundado en 2012. Como ves hay diversas formas de monetización. Incluso existe la vía de la promotoría, que explora Miura desde hace tiempo. Cada una responde a un modelo de negocio distinto. Analiza qué puedes hacer para aumentar la captación de clientes y recursos y haz proyecciones a corto y mediano plazo.  

 

        

 

Recursos clave

Para abrir la cortina de una academia o gimnasio de box necesitas un local de 150 o 300 metros cuadrados, aunque puede ser más grande si tu modelo de negocio contempla un aforo para realizar peleas o torneos. En Ring Central, por ejemplo, además de un espacio para el box recreativo, hay un área profesional donde caben 300 espectadores sentados, tiene un ring de medidas oficiales y todo lo necesario para realizar peleas y/o torneos de exhibición.

“Tenemos 24 estaciones equipadas con pera loca, costal y todo lo necesario para entrenar de manera recreativa, pero también lo indispensable para hacerlo de modo profesional. Contamos con lockers, tres regaderas para hombres y una para mujeres”, explica Antonio. Obviamente hay otros conceptos que no ocupan tanto espacio y que incluso no requieren de regaderas. 9Round es uno de ellos. Esta franquicia ofrece un entrenamiento basado en un circuito de nueve estaciones donde los participantes emulan movimientos de box para ponerse en forma.

“El circuito se completa en alrededor de media hora y puede montarse en espacios que van desde los 100 metros”, indica Isaac Kabli, director general de 9 Round para México y Latinoamérica. Si vas a emprender en el giro busca un local plano y con pocas divisiones o muros. Asegúrate de que tenga uso de suelo. También checa que ofrezca facilidades para instalar regaderas, que posea una altura mayor a cuatro o cinco metros y que tenga estacionamiento. Equípalo con peras, costales, manoplas, escudos y bolsas de agua. También compra cuerdas y vendas. Es conveniente que tengas algunos cascos y guantes para dar en préstamo, pero lo mejor es que cada alumno lleve su equipo.

Resuelto este tema hazte de tu ‘dream team’. Contrata exboxeadores o expertos en acondicionamiento físico. El número va en función de tu capacidad instalada, pero por regla general se recomienda un instructor por cada 10 o 12 alumnos. A esto añade un encargado, un administrativo, una recepcionista, una persona de limpieza y un vigilante para el acceso. El valet parking y el contador puedes contratarlos en outsourcing.

 

Actividades clave

Una academia de box generalmente opera dos turnos: de 6:00 a.m a 2:00 p.m. y de 5:00 p.m. a 9:00 p.m. de lunes a viernes. El sábado se ajusta la jornada de acuerdo con la demanda y el domingo no se labora.  Algunos gimnasios tienen actividades programadas por día para cada nivel o grupo; otros adecuan la rutina de acuerdo con el progreso de los asistentes. Los coordinadores y entrenadores son quienes tienen la responsabilidad de hacer que todo marche bien en el día a día.

Deben asegurarse de que el equipo esté en óptimas condiciones y de que las instalaciones estén en orden e higiénicas. A la par hay que cuidar la administración del negocio, mantener al día las certificaciones/afiliaciones a asociaciones/agrupaciones de boxeo, capacitar/certificar regularmente al personal y checar el buen funcionamiento de las instalaciones (sanitarios, regaderas, sensores de incendio y aire acondicionado).  Para evitar problemas, haz un calendario mensual/trimestral/semestral/anual y distribuye las tareas a lo largo el periodo en cuestión.

 

Alianzas clave

Hacer acuerdos estratégicos puede ser el trampolín que necesitas para que tu negocio llegue a otro nivel. Con ellos puedes tener acceso a nuevos mercados y canales de distribución, mejorar tus procesos, economías de escala y publicidad conjunta. En el caso de una academia de box, las alianzas pueden darse con proveedores de equipo y textiles, o con fabricantes o distribuidores de barras energéticas/proteína. La idea es obtener promociones o precios especiales para tus clientes.

Otra opción es ligar acuerdos con personal de salud (por ejemplo un fisioterapeuta, un médico del deporte y un nutriólogo) para negociar paquetes de consultas a un costo preferencial. Una muestra de esos acuerdos es el que logró La Vieja Guardia con Cleto Reyes, el legendario fabricante mexicano de ropa, equipo, guantes y calzado para boxeadores. “Cleto Reyes nos patrocina en cuanto a ropa, guantes y equipo. Todo es de excelente calidad; el ring también es de su marca”, comenta Alfredo “El Patrón” Quintana, fundador de La Vieja Guardia.

 

 

Estructura de costos

La inversión inicial en una academia de box depende de si desarrollas tu negocio desde cero u optas por una franquicia. Por ejemplo, una unidad de Title Boxing México oscila entre 2.5 y 5 millones de pesos dependiendo del tamaño y características del local, que debe medir entre 280 y 500 metros cuadrados para albergar entre 35 y 50 personas. “Son clases grupales y la gente va siguiendo cómo golpear y cómo mover los pies en un espacio donde puede entrenar, dejar sus cosas y tener baños con regaderas y vestidores”, explica el director de Operaciones de Title Boxing México.

Otra opción en esta línea es 9 Box, que entrega franquicias llave en mano a cambio de una inversión de entre $85,000 y 95,000 dólares. “El punto de equilibrio se puede alcanzar a partir del segundo o tercer mes y el ROI en un promedio de 20 a 22 meses. Todo depende de cómo se trabaje”, comenta Isaac Kabli, director general de la franquicia en México. La Vieja Guardia también ofrece posibilidades de inversión vía Play Business. Las reglas y los esquemas de inversión estarán listos próximamente.

¿Qué pasa si te vas por la libre? La inversión puede bajar entre 30% y 40%. Aun así deberás destinar entre 150,000 y 230,000 pesos para un ring profesional, 2,700 pesos por cada pera de boxeo, 6,500 por cada costal, 2,500 por cada par de manoplas, 2,200 por domi, 350 por cuerda, 500 por cronómetro y 800 por pelota medicinal. A esto hay que sumar la instalación de piso de caucho (entre 680 y 750 pesos metro cuadrado), equipo de audio (8,000), circuito cerrado (8,000), dos computadoras (15,000 c/u), impresora (3,000), papelería (1,500), decoración (20,000), recepción (8,000), mobiliario de oficina (7,000), desarrollo de imagen corporativa (20,000), página web (25,000) y seguro de responsabilidad civil (10,000).

Añade los gastos fijos de renta, luz, Internet, telefonía y nómina (el salario de un coach oscila entre 12,000 y 15,000 pesos mensual; también puedes contratar instructores por clase a un promedio de 200-250 pesos por hora). Ahora que conoces el panorama analiza qué rumbo quieres tomar. Recuerda que toda inversión implica riesgos. Minimízalos haciendo una investigación de mercado y un plan de negocios.

 

            

 

               

 

 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur