Una cita a ciegas los llevó al matrimonio y a la compra de una compañía de mantequilla de almendras que ahora vale millones

Dawn y Steve Kelley compraron Barney Butter poco después de conocerse, y la pareja pronto vio su fortuna incrementar.
Una cita a ciegas los llevó al matrimonio y a la compra de una compañía de mantequilla de almendras que ahora vale millones
Crédito: Barney Butter

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
4 min read

Hace diez años, Dawn Kelley fue a una cita a ciegas. Ahí conoció a su futuro esposo y socio de negocios.

Steve Kelley ya estaba en el proceso de intentar comprar Barney Butter, una empresa de mantequilla de cacahuate que había iniciado la familia de un amigo suyo.

“Después de nuestra primera cita, Steve llamó a nuestro amigo en común y le dijo, ‘Por Dios, acabo de conocer a la buena, y cuando digo la buena, no sé si es la buena para casarme o para dirigir Barney Butter” dijo Dawn. “Terminó siendo las dos cosas”.

 

Imagen: Barney Butter

Lo que les gustó a esta pareja fue que Barney Butter, llamada así por su fundadora Jennifer Barney, fabricaba sus propios productos.

“Teníamos esta oportunidad de tomar las riendas de esta fábrica y hacer un producto de la mejor calidad” dijo ella. “Había muchísimas opciones disponibles para nosotros”.

Esta decisión terminó siendo un giro fascinante en la carrera de Dawn Kelly, ejecutiva y publicista. Los Kelley invirtieron primero en la empresa antes de comprarla por completo y ver crecer sus ganancias.

“Mi mantra (y la señal que tengo colgada en la puerta de mi oficina) es ‘haz algo’” dijo Kelley. “Me considero una mezcla perfecta, la mayor parte de los días, entre el lado izquierdo y derecho de mi cerebro. Tener el lado fabricante nos da ese tipo de sentido de propiedad versus sólo ser una empresa de ventas y publicidad, en lo que trabajamos con un tercero”.

Barney Butter, dice Kelley, que se diferencia de la competencia por blanquear sus almendras, lo que las despoja de la cáscara y deriva en un producto más suave, uno más parecido a la mantequilla de cacahuate. Por su escala pequeña, comparada con la competencia que son marcas de empresas enormes, Kelley tomó un camino deliberado para su crecimiento.

“Nuestra estrategia de crecimiento nunca ha sido tener muchos puntos de distribución, sino enfocarnos en la velocidad y la calidad de las cuentas que sí podíamos conseguir” dijo Dawn. “Hay tantísimas consecuencias inesperadas de obtener cierto distribuidor en una región, que muchas veces no estás preparado”.

Actualmente, los productos más vendidos de Barney Butter son Barney Bare Smooth (sin azúcar ni sal añadida), Barney Smooth y Barney Cruncy, y puedes encontrarlos en unas 13,000 tiendas en Estados Unidos. La empresa, que no ha recibido inversión externa, dijo haber crecido 30 por ciento el año pasado y espera tener un crecimiento similar este año. Hace poco lanzaron una mantequilla de almendra en polvo.

Kelley dijo que la empresa está concentrada en adueñarse del mercado de las almendras, y que seguirán enfocados en sus productos base, un reto que dice quedarle a la medida.

“La razón por la que amo mi empresa y mi trabajo es porque tiendo a sentirme motivada por tener un balance entre creatividad y hojas de cálculo” dijo. “Me puedo perder durante horas en hojas de Excel como en la cocina creando una nueva receta. Esto es lo que me motiva y me mantiene enganchada con la empresa”.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur