Cannabusiness

Estas 'monjas' quieren hacer de la marihuana un negocio en México

La Hermana Luna y la Hermana Camila se desmarcan de cualquier religión al tiempo que venden productos a base de cannabis.
Estas 'monjas' quieren hacer de la marihuana un negocio en México
Crédito: Monjas de la cannabis
6 min read
This story originally appeared on Alto Nivel

La Hermana Luna y la Hermana Camila llevan sus hábitos bien puestos, se hacen llamar monjas, pero, al mismo tiempo, se desmarcan de cualquier religión.

Compañeras y amigas desde los 14 años, estas dos Monjas Cannabicas se saben reconocidas entre aquellos que se han involucrado en la creciente cultura empresarial de la marihuana y que les piden, en medio de la primera edición de CannaMéxico, una selfie, una foto, una forma de registrar esta extravagancia que hoy miran en el ya de por sí contexto sui géneris que representa un congreso de marihuana en México.

“Nos afiliamos a la hermandad el año pasado. Antes habíamos tenido la idea de formar un negocio de extractos de aceite, porque ella es de formación bióloga y yo estudié Negocios”, dice la Hermana Luna.

La Hermana se refiere a Sisters of the Valley, una hermandad dedicada al negocio del Cannabis en California. Luna y Camila son las dos primeras monjas mexicanas que se adhieren al grupo, las primeras que hablan castellano, las primeras provenientes de un país latinoamericano que ha visto muertes y sangre derramada por una guerra contra las drogas.

Creo que si hubiéramos querido emprender el negocio aquí no hubiéramos hecho nada. En México, para empezar, no hay protección, no tienes seguridad, y en un negocio así lo que se necesita es sentirse protegido, que haya organización en el Gobierno”, se lamenta Camila.

Las monjas llegaron a CannaMéxico, convención sobre cannabis organizada por el expresidente Vicente Fox, cargando unas mochilas que multiplicaron el tamaño en sus menudas anatomías, una de gafas RayBan, las dos de tenis deportivos y las ganas de darse a conocer: difícil que una monja pase desapercibida en medio de un tumulto cannabico; imposible cuando son dos.

“Estamos alcanzando un objetivo: que nos conozca la gente. Estos eventos nos dicen que están escuchando  lo que tenemos que decir”, asegura Camila cuando habla de la trascendencia de llevar el tema del cannabis al debate público.

Sisters of the Valley fue creada por la Hermana Kate –en la congregación los apellidos han quedado en el olvido–, quien comenzó a sembrar marihuana como un grito de rebeldía contra un Gobierno que, consideraba, no ofrecía el apoyo suficiente a las mujeres trabajadoras.

Los hábitos de la hermandad son, entonces, pura desobediencia. Una forma inédita de feminismo que tiene en el centro de la conversación una polémica planta, la cual también representa el sostén para el grupo.

Con el cannabis que siembran, las monjas obtienen cannabidol, una sustancia que se extrae de la planta, de gran potencial para disminuir dolor. Con esta sustancia, las monjas fabrican jabones, pomadas y cápsulas que entregan a diversas partes del mundo.Los envíos pasan por artículos de cuidado personal, llegan a diferentes países y generan ganancias suficientes para mantener al grupo. California le demuestra algunos días al mundo que los nuevos multimillonarios se hacen en sus campus hipertecnológicos y, otros, que el cannabis es el nuevo rompope y que la nueva visión  religiosa de las monjas es igual a monjas que no tienen religión.

“También llevamos esto de manera espiritual y por eso precisamente nos integramos a Sisters of the Valley. El respeto que tienen por la planta es el respeto que se merece cualquier planta medicinal, pero con la diferencia que ésta puede ayudar a muchas personas”, dice la Hermana Luna.

Cada Luna llena, las hermanas realizan rituales para agradecer a la planta. Si se les pregunta cómo consumen el cannabis, contestas que lo fuman, pero siempre por alguna razón.

Sí consumimos marihuana de forma lúdica, no sólo porque sí, sino que por respeto a la planta siempre lo hacemos por alguna razón. De forma medicinal, consideramos que se debe seguir informando, sobre lo que es el CDB y el THC, quiénes pueden usar la planta, qué tipo de malestares se pueden resolver con ella”, explica la hermana Luna.

Para California, el consumo de cannabis con fines medicinales no es reciente, se trata de una industria de varios años, pues desde 1996 se ha regulado este tipo de consumo, sin embargo, la permisividad para su uso recreativo data de hace unos cuantos meses. En 2018, el estado abrió este rubro y rápidamente se convirtió en uno de los líderes potenciales de la industria.

Al ritmo en que Estados Unidos legaliza el uso de marihuana, para fines tanto recreativos como medicinales, es posible que el mercado local alcance un valor de 25 mil millones de dólares para 2025, de acuerdo con la consultora Arcview Market Research y BDS Analytics.

El mismo estudio destaca que, tan solo en el estado de California, la legalización del cannabis representará para 2021 la creación de 99 mil empleos en torno a la industria.

“Vivimos en México y pasamos una gran parte del tiempo en Estados Unidos, por lo que transitamos entre las dos culturas”, explica la hermana Camila quien, al igual que la hermana Luna, es poblana de nacimiento.

“En la frontera vemos un intercambio muy constante en torno a la cultura de la mariguana, pero más hacia el centro del país, la gente mantiene una postura muy cerrada alrededor del cannabis”.

En estos días, los legisladores mexicanos evalúan la posible legalización de las drogas, un mercado que se mantiene bajo la sombra de lo ilegal, pese a las propiedades reconocidas de la planta.

Será el gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador quien decida si México retira el tabú de la prohibición o si pasará por alto el potencial de industria que tiene en Canadá y California (además de 8 estados de la Unión Americana) a los principales ejemplos del valor que puede alcanzar como economía.

Mientras tanto, las Hermanas Luna y Camila siguen con el negocio desde Estados Unidos, con los rituales de luna llena, con los hábitos puestos, con las selfies.

Nota originalmente publicada en Alto Nivel con quien Entrepreneur tiene un acuerdo de intercambio de contenido. 

Keep Reading

Mexico Desconocido

Homenaje a Toledo: volarán papalotes en la CDMX el 15 de septiembre

El domingo 15 de septiembre realizarán un homenaje a Francisco Toledo en la CDMX. Decenas de papalotes volarán por los cielos para recordarlo.
Nupcias Magazine

Montajes de boda 100 por ciento mexicanos

¡Viva México y sus diseñadores! Talento nacional para tu gran día.
Cine Premiere

Taquilla México: El capítulo histórico de It dentro el género de terror

It: Capítulo 2 se ha convertido en el mejor estreno no-Disney en la taquilla de México y ha entrado en el top 40 histórico de películas más taquilleras.
Altonivel

La startup chilena que lleva los idiomas a las cafeterías llegó a México

Poliglota

Hace 10 años, en 2009, José Sánchez y Carlos Aravena, en ese entonces alumnos de la Universidad Católica de Chile, decidieron crear un nuevo modelo educativo para la enseñanza y aprendizaje de idiomas, proyecto al que más tarde se sumaría Nicolás Fuenzalida. Y es que, durante años, intentaron aprender inglés a través del método tradicional: en una escuela de idiomas, con el clásico método de memorización, materiales que no se actualizan constantemente y los típicos exámenes en papel, pero nunca fueron capaces de lograr una conversación fluida.

Tras 5 años de desarrollo y perfeccionamiento, estos 3 emprendedores finalmente lograron su cometido: crear un método innovador de enseñanza de idiomas y levantar recursos por un monto de 300,000 dólares de un Fondo de Inversión suizo para lanzar al mercado chileno su startup, a la que llamaron Poliglota.

Fue tal el éxito de Poliglota en Chile que al poco tiempo vino la internacionalización. En 2018, la compañía arribó a México, uno de los mercados más importantes en Latinoamérica, debido a su vecindad con Estados Unidos, que es su principal socio comercial; y más tarde llegaron a Perú. El próximo año, Aravena y sus socios tienen pensado abrir operaciones en Brasil, el gigante de la región; así como consolidar su presencia en México, país donde solo el 5% de su población habla fluidamente el idioma inglés, aunque dicho porcentaje es más alto que el de Latinoamérica, que es de solo 2%.

Poliglota

Lee: 6 idiomas que te abrirán la puerta a un mejor empleo

Para ello, la startup chilena pretende levantar, en el segundo semestre del año, entre 3 y 5 millones de dólares (mdd) de Fondos de Inversión de México, Chile y Miami. 

“Esta segunda ronda para levantar recursos se abrió en agosto pasado y se cierra en enero de 2020. Hemos decidido abrir las puertas de Poliglota a inversionistas de Fondos de Inversión que quieran sumarse para continuar con nuestra expansión en Chile y México, donde nuestra metodología ha tenido una alta demanda; queremos ser más agresivos en estos mercados y también abrir operaciones en Brasil, que igualmente es un gran mercado, al que queremos llegar. Vamos con todo”, subrayó Sánchez, en entrevista con Alto Nivel.

Hoy, Poliglota cuenta con 500 profesores y 12,000 estudiantes, de los cuales 4,000 alumnos se encuentran en México y el 90% de estos estudia el idioma inglés. “Este año vamos a cerrar con 8,000 alumnos en Ciudad de México y en 2020, año en que abriremos operaciones en Monterrey y Guadalajara, el objetivo es alcanzar la cifra de 20,000 estudiantes; queremos convertir a México en un país bilingüe”, indicó el fundador de Poliglota.

Poliglota

Lee: ¿Cuáles son los idiomas más competitivos para trabajar?

Del aula a la cafetería

Pero ¿qué hace a Poliglota tan diferente del resto de las escuelas de idiomas? Primero, ofrece clases de inglés, francés, italiano, alemán y portugués en grupos pequeños, de 3 a 8 estudiantes por grupo, que garantizan un feedback personalizado del profesor; segundo, los profesores son expertos en el idioma y están preparados para enseñar, corregir y alentar el avance del alumno; tercero, los grupos son nivelados, es decir, están conformados con personas que tienen el mismo nivel, lo que facilita la conversación, sin miedo a equivocarse; cuarto, el método se centra en la práctica real de capacitar para la comunicación; quinto, las clases se imparten en cafeterías cercanas a la casa u oficina de los estudiantes, que son ambientes sociales que invitan a la conversación; y, por último, las clases (2 por semana de 90 minutos) se toman en horarios pensados para que no interfieran con las actividades de las personas. 

“Algo muy importante es que contamos con profesores de diferentes nacionalidades: Gran Bretaña, India, Lituania, Italia, Alemania, Francia, Portugal, México, Estados Unidos, entre muchos otros. Estamos en un mundo global y te puede tocar hablar inglés u otro idioma con alguien de otro país que tiene una pronunciación diferente y no entender nada, no lograr comunicarte. Pero no solo eso, nuestros profesores son gente interesante, con distintas profesiones, que nosotros preparamos y que pueden aportar otro tipo de conocimientos y experiencias a nuestros alumnos. En los niveles básicos, nuestros profesores hablan muy bien el español, pues muchos de ellos son mexicanos y latinoamericanos, pero a medida que se avanza los maestros son de otros países, que no hablan nada de español”, explicó Sánchez.

Lee: Hablar idiomas, básico para conseguir un buen trabajo

Todo parece indicar que esta startup chilena tiene un futuro promisorio dentro de la industria de la enseñanza de idiomas, cuyo valor de mercado a nivel global se estima en más de 20,000 mdd. Y México será clave de ese futuro.

More from Entrepreneur

Amina AlTai teaches entrepreneurs and intrapreneurs how to balance a thriving career, body and mind.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur