Lime y Mobike estarán fuera de la CDMX por no pagar su permiso para operar

La Secretaría de Movilidad pide a Lime y Grin que retiren sus monopatines de las calles de la capital mexicana por incumplimiento de pago.
Lime y Mobike estarán fuera de la CDMX por no pagar su permiso para operar
Crédito: Cortesía

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
3 min read

Todo indica que a apartir de los próximos días ya no veremos en las calles de la Ciudad de México, los scooters de Lime y las bicicletas sin anclaje de Mobike. La Secretaría de Movilidad (Semovi) informó ayer lunes que estas dos empresas de micromovilidad, tendrán que retirar sus vehículos de las calles en tres días como máximo, debido a que no pagaron la contraprestación que pide la dependencia para seguir operando.

Ambas empresas declinaron el pago, mismo que tenía fecha de vencimiento el 26 de junio. En el caso de Lime, que debía pagar 12 millones 600 mil pesos a cambio de circular 750 scooters, la propia startup notificó hace unos días que decidió no pagar la contraprestación al no tener claras las reglas del juego por parte de la Semovi, y por la falta de certeza durante el proceso. Mientras que Mobike, hasta ahora no ha dado conocer su postura ante la situación, aunque se sabe que ofreció pagar seis millones 240 mil pesos para brindar servicio con 2,400 bicicletas, mil unidades más de las que tiene actualmente.

A través de un comunicado emitido por la Semovi, informa que fueron estas dos empresas las que propusieron el monto que debían pagar, para obtener un permiso anual que las dejaría seguir dando servicio en la capital mexicana de 2019 a 2020. Además, asegura que el 11 de junio, Lime entregó a esta dependencia una carta de conformidad para participar en la regulación y aceptó los resultados del procedimiento. Puntualiza en que una vez que hagan los pagos correspondientes podrán seguir operando.

En el comunicado, la Semovi aclara que estas dos empresas conocían el proceso y que fue claro y transparente, argumentando lo siguiente:

  • En la primera fase del proceso se revisaron las características técnicas de calidad y seguridad de los vehículos para cumplir con los requisitos legales y administrativos.
  • En la segunda fase, bajo las mismas condiciones de competencia, ofertaron la contraprestación que pagarían a la ciudad, de acuerdo a sus capacidades económicas y de operación.
  • Fueron ellas las que propusieron el monto que pagarían.

De acuerdo con la dependencia, trás la salida de Lime y Mobike habrá oportunidad para que otras empresas de micromovilidad puedan cubrir la vacante que dejarán al retirar sus unidades de la vía pública, con el fin de atender la demanda de los capitalinos.

 

 

 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur