10 formas efectivas que usa la gente inteligente para tratar con personas groseras

Puede que no sean groseras en realidad, tal vez esa persona sólo está estresada.
10 formas efectivas que usa la gente inteligente para tratar con personas groseras
Crédito: Depositphotos.com
VIP Contributor
Serial Entrepreneur
8 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Si te ha tocado manejar en hora pico o entrar a una tienda saturada de personas, sabes de primera mano que la gente grosera está por todos lados. Ya sea que te agredan con un insulto o una actitud, la falta de educación se hace presente más veces de las que nos gustaría. Y esta negatividad se pega.

No puedes controlar el comportamiento de los demás, pero tampoco quieres que la falta de educación de los otros te provoque, entonces, ¿qué haces?

Aquí te dejamos algunos métodos comprobados que la gente inteligente utiliza para manejar de manera efectiva a las personas groseras, para cuando te toque enfrentarte a un comportamiento tóxico, ya sea que venga de un extraño, de un compañero de trabajo o de un amigo.

1. Date cuenta de que la falta de educación no es algo nuevo

Pareciera que la mala educación es parte de nuestra naturaleza humana. Nos hemos quejado de esto desde el inicio de los tiempos, de hecho, Platón tiene un discurso famoso sobre las juventudes irrespetuosas y groseras. Para muchas personas, estos gestos groseros pueden convertirse en un hábito, ya que solemos olvidar u obviar la importancia de ser generosos, amables y de entender al otro.

El comportamiento grosero es pegajoso: tiende a fomentar más comportamiento negativo. Pero si logramos darnos cuenta de que estos comportamientos dañan nuestra productividad, felicidad y salud, podemos reconocer la importancia de dejar de hacerlos. La mala educación no es nueva, pero eso no significa que debemos continuar fomentándola.

2. Detén el espiral de mala educación

Si lo permites, los comportamientos groseros se pueden contagiar como si fueran una enfermedad. Un acto grosero fácilmente puede escalar y ocasionar otra grosería, contagiando las faltas de respeto y los comportamientos maleducados.

Ver cómo sucede esto es sencillo: un conductor enojado se mete frente a ti de camino a la oficina, haciéndote sentir frustrado y molesto. Luego, tú llevas esos sentimientos negativos a tu oficina y te encuentras gritándole a tus compañeros sin razón. Tus compañeros, sintiéndose agobiados también, se vuelven groseros y maleducados con los demás. Y así se sigue la cadena.

En tus manos está detener ese ciclo de gritos y comportamientos groseros. Con un poco de empatía, puedes combatir la falta de educación con amabilidad.

3. No te lo tomes personal

El primer paso para detener el ciclo es no tomarte las cosas personales. Todos tenemos malos días en los que el mundo parece conspirar en nuestra contra. Es demasiado tentador desquitarnos como sea, algo que suele traducirse en ser grosero con el que tienes al lado.

Esto nos pasa a todos, así que el hecho de entender que la persona que nos está ofendiendo puede estar teniendo un mal día, pone las cosas en perspectiva. Puede que estén atravesando por un mal momento cuando te cruzaste en su camino. Por lo general, puedes romper el cliclo evitando responder con negatividad ante un comportamiento grosero.

4. Reacciona con amabilidad

No permitas que una persona grosera te haga responder con más de lo mismo. Una de las mejores formas de desviar un comportamiento negativo es manteniéndote positivo y amigable. Esto le da a la otra persona la posibilidad de calmarse y ajustar su comportamiento al tuyo. La amabilidad puede ser un gran antídoto contra la falta de educación.

Mostrar amabilidad a alguien que ha sido grosero contigo o que ha insultado a otros es demasiado difícil, pero si pones el ejemplo de un comportamiento tranquilo y educado puedes invitarlos a seguirte. Si esto no funciona, siempre puedes irte tranquilo sabiendo que no bajaste tus estándares ni sumaste groserías a la situación, sino que te mantuviste en control.

5. Utiliza el humor para desarmar a una persona difícil

Una persona ruda y difícil puede crear tensión y ansiedad entre los que la rodean. Recuerda que lo más probable es que estén actuando así porque están enojados o molestos por algo que están viviendo. El humor puede crear una distracción y romper esa tensión, permitiendo que todos se rían de lo que está pasando.

Esto lo puedes lograr encontrando una forma de reírte de una situación común o haciendo un chiste sobre una experiencia compartida con la que todos puedan relacionarse. La burla hacia uno mismo puede desarmar la negatividad de los otros. Encontrar la forma de agregarle un poco de humor a la situación cuando alguien está de malas puede ser lo que haga que todos empiecen de nuevo con el pie derecho.

6. Señala el comportamiento de esa persona

Otra técnica para detener el espiral de groserías es simplemente señalarles lo que están haciendo y pedirles que dejen de comportarse así. Si una persona de la que no puedes alejarte es grosera de manera constante, necesitas hablar abiertamente sobre el problema. No hay razón alguna para que permitas que otra persona sea maleducada contigo todo el tiempo, nunca deberías permitir que la gente te falte al respeto.

Habla sobre lo que está pasando. ¿La otra persona se da cuenta de lo ofensivas que son sus acciones? Tal vez ni siquiera se den cuenta de que están siendo groseros. Haciendo que esa persona sea consciente de lo que hace le da la oportunidad de disculparse y de tratar de ser más educada.

7. No permitas que esto escale

Cuando alguien te molesta, el primer instinto es devolver la agresión, pero recuerda que tu y sólo tú tienes el control sobre ti mismo, siempre. Elige no engancharte con el drama. No importa qué haga la otra persona, sé dueño de tu propio comportamiento, de la misma forma que el otro es dueño del suyo.

Mantén tu educación. Respira profundo y date espacio para tranquilizarte cuando alguien te atacó. Recuerda que no debes rebajarte a ese nivel y que el hecho de hacerlo sólo empeorará la situación. Mantén tu dignidad.

8. Muestra empatía y simpatía

Mostrar empatía implica que debes intentar entender las razones de la otra persona. Puede que esté lidiando con una situación difícil en el terreno personal, o que esté demasiado estresado por los tiempos de entrega que tienen en el trabajo. Si logras encontrar una forma de mostrarle que entiendes lo que está pasando y que te preocupas por su situación, se sentirá más conectado contigo y menos solo en sus batallas.

Si sabes que alguien está pasando por un momento difícil, hazles saber que entiendes. No los juzgues por tener un mal día o por gritarles a otros. Incluso puedes mencionar que tú también tienes días malos y que entiendes lo que el otro está sintiendo.

Si alguien está teniendo una reacción grosera momentánea, esto puede hacerlo consciente de su comportamiento. Si esa persona se enoja más, déjalo ir, no puedes forzar a alguien a ser educado.

9. Sé un buen ejemplo

La gente suele tener muchos motivos para actuar como lo hace. Date cuenta de que algunas personas utilizan las groserías o un comportamiento agresivo para demostrar poder. Incluso pueden estarte provocando para que quedes mal. No les des la satisfacción de verte enojado.

Si eres un buen ejemplo y tratas a los demás con amabilidad, justicia y empatía, estarás demostrando el tipo de comportamiento que esperas de los que te rodean.

10. Evita a las personas groseras

Cuando todo lo demás falla, recuerda que hay ocasiones en las que lo mejor es alejarse. Si has intentado de todo para que el otro sea consciente de sus acciones y has mostrado amabilidad y empatía, puede ser que esta persona simplemente sea incapaz de tratarte con educación y respeto.

Si evitas a la gente que siempre es grosera, les quitas público y haces que tengan menos personas a las que atacar. La falta de audiencia también puede ayudar a mitigar una situación así. Si los que rodean a esa persona la ignoran, eventualmente se dará por vencida o se dará cuenta de lo que está haciendo. Y si no, por lo menos los demás no pasarán un mal día.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur

Entrepreneur Media, Inc. values your privacy. In order to understand how people use our site generally, and to create more valuable experiences for you, we may collect data about your use of this site (both directly and through our partners). By continuing to use this site, you are agreeing to the use of that data. For more information on our data policies, please visit our Privacy Policy.