Promoted Content

El ABC de la innovación: Una guía práctica

La innovación consiste en crear y aplicar nuevas ideas para los productos o servicios que una empresa ofrece, para generar un valor diferenciador
El ABC de la innovación: Una guía práctica
Crédito: Entrepreneur

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!

Existen muchas referencias y métricas para entender y realizar procesos de innovación. Las más detalladas son quizás el Manual de Oslo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico y los indicadores del Índice de Innovación Global (GII). Según el Manual de Oslo, el término “innovación” puede aplicarse tanto al proceso para obtener un resultado como al resultado mismo. Refiriéndose al resultado, el manual define el término innovación como:

“un producto o proceso nuevo o mejorado (o una combinación de los éstos), que difiere significativamente de los productos o procesos previos de la unidad, y que se ha puesto a disposición de usuarios potenciales (producto) o puesto en práctica por la unidad (proceso).”

De manera empírica se puede decir que una idea en abstracto o un invento concreto a nivel prototipo, no se convierte en innovación si no alcanza el mercado, y para ello, se requiere la concurrencia de tres elementos fundamentales:

  1. Que satisfaga una necesidad de algún cliente.
  2. Que el proyecto sea económicamente viable.
  3. Que la producción y distribución sea técnicamente viable.

Los pasos que puede seguir una PyME de cualquier tamaño para innovar incluyen considerar al menos los criterios siguientes:

  1. Planeación. Incorporar al plan estratégico general la perspectiva de innovación, con un enfoque en el desarrollo de productos nuevos o mejorados o de incorporar a la operación procesos nuevos o mejorados. Esto debe incluir indicadores específicos para medir el proceso de innovación en el contexto de los indicadores generales del negocio, y asignación de recursos y responsables según el tamaño y posibilidades de la empresa.
  2. Mercado. Asegurarse que el producto o proceso planteado sea deseable por un usuario (interno o externo) en el mercado o internamente, ya sea porque le resuelve un problema o tiene un interés particular en el producto o proceso.
  3. Financiero. Asegurarse de que la innovación resultante, de ser exitosa, genere los beneficios económicos esperados al llevarla a la práctica y al usuario final, incluyendo los canales de distribución.
  4. Técnico. Asegurarse de que la innovación resultante puede llevarse a la realidad desde la perspectiva operativa y tecnológica porque se dispone de materias primas, equipos, y procesos para alcanzar las especificaciones de calidad que los clientes están demandando, y que puede distribuirse en el mercado.
  5. Protección. Asegúrate de obtener la exclusividad de tu innovación a través de algún derecho de propiedad intelectual y de que no infringirás derechos de terceros que te pongan en riesgo por utilizar sus patentes, marcas o derechos de autor.
Si no sabes por dónde empezar, puedes referirte a la norma de proyectos tecnológicos NMX-GT-002-IMNC-2008, en donde encontrarás de manera detallada los elementos más fundamentales para la realización de un proyecto de innovación. Sigue también los trabajos de la International Standards Organization (ISO) actualmente en desarrollo.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur