7 señales que te indican que es momento de renunciar a tu negocio

No hay nada peor que dirigir un negocio que ya no amas, que no te importa, que no quieres manejar y que ya no te da dinero. Tu vida vale más. Tú vales más. Haz algo.
7 señales que te indican que es momento de renunciar a tu negocio
Crédito: Depositphotos.com
VIP Contributor
CEO and Founder of Keller Media, Inc.
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Si el tiempo es el único recurso que no podemos comprar, entonces invertir tus días intentando manejar un negocio que ya no amas o que ya no te funciona es una forma terrible de desperdiciar tu vida. Teniendo eso en mente, aquí te dejo siete señales y verdades que indican que pudiera ser momento de encontrar algo mejor qué hacer con el tiempo que te queda en esta vida y renunciar a tu negocio.

1. Dejaste de soñar

¿Recuerdas cuando tu negocio te emocionaba muchísimo? Te ibas a dormir pensando en él, las ideas te llegaban de repente a media comida y le contabas a todo el mundo sobre lo que hacías. Tal vez soñabas con adueñarte o revolucionar tu industria o te imaginabas el estilo de vida que tu pequeña empresa podría darte una vez que creciera. Si hoy sólo te conformas con llegar al final del día, o incluso peor, con poder sobrevivir a la quincena de tus empleados, puede ser un buen momento para considerar una nueva actividad.

2. Tu cuerpo no miente

Tu cuerpo sabe la verdad sin importar lo que le quieras decir al resto del mundo, o lo que tu cerebro insista en ignorar. Si tus dolores y achaques son tantos que el entusiasmo por tu trabajo se ha visto mermado, es momento de escucharlos. Tal vez tu cadera duela al estar sentado porque el estrés o la infelicidad que sientes en tu trabajo te haga tener una mala postura, o hayas subido de peso porque estás comiendo mal.

Puede ser que los deportes extremos que estás intentando para escapar de tu trabajo te están lesionando, o incluso las tareas más repetitivas como teclear te han desgastado. Si tu cuerpo se siente miserable cuando estás trabajando, entonces te está mandando una señal importantísima y clara de que es momento de buscar otras opciones, y pronto.

3. Desinterés

Si ya no tienes ganas de aprender sobre cómo construir tu negocio o cómo mejorar las cosas para tus clientes y mantenerte al tanto de las tendencias de la industria, eso no significa que ya sepas todo lo que hay que saber, sino que tu corazón y tu mente ya no están comprometidos con lo que estás haciendo.

4. El dinero simplemente no llega

Probablemente tu industria haya cambiado por la competencia o las nuevas tecnologías, o quizá no logres arreglar algo en tu negocio y el servicio a clientes no está siendo suficiente. Por la razón que sea, el dinero no está fluyendo como esperabas. Tal vez nunca lo ha hecho. Pero independientemente, si el dinero no está y se te hace más fácil quejarte que hacer algo para remediarlo, es una señal segura de que necesitas avanzar.

No te puedes pasar toda la vida preocupándote por el dinero. Además, si le pones el valor, la energía y la visión que solías tener como emprendedor, sin duda podrás lograr lo que te propongas en la siguiente fase de tu carrera.

5. No te gustan tus clientes

Si de repente todos tus clientes se sienten como una bola de quejas o sientes que no están apreciando tu trabajo, definitivamente estás mas allá de la fatiga. Éstas son las personas que te generan dinero, así que si los odias, créeme que se dan cuenta aunque sea de forma inconsciente.

Tu negocio crece en proporción con lo bien que puedas atender a tus clientes y lo felices que puedas hacerlos, con lo que ellos te hacen feliz a ti. Pregúntate la razón por la que sigues obligándote a lidiarlos cuando ya no los toleras.

6. Las quejas han aumentado

Estoy hablando de dos tipos de quejas: las que vienen de gente con la que interactúas en tu negocio (clientes, proveedores, empleados, y más) y las más peligrosas, las que salen de tu propia boca. Reúne el coraje de preguntarle a la gente lo que ya sabes: “¿Me estoy quejando mucho de mi negocio?” Prepárate para escuchar las respuestas con la mente abierta.

7. El síndrome del perezoso

Si ahora te tardas tres veces más para arreglarte por las mañanas, necesitas seis tazas más de café antes de abrir tu correo o te lleva 10 veces más de tiempo devolverle esa llamada a tu cliente, lo más probable es que estés atorado con el síndrome del perezoso. Y no tiene nada que ver con la edad, ni con que estés abrumado o tengas demasiadas cosas que hacer. Estás siendo lento porque te estás obligando a hacer cosas que en el fondo sabes que no quieres hacer. Puede ser que lleves demasiado tiempo aferrándote al cadáver de tu negocio.

Si alguna de estas siete señales te aplica, puedes hacer estrategias para solucionarla. Saca papel y pluma y oblígate a escribir por lo menos 20 soluciones, por muy locas que parezcan. Siéntate hasta que las tengas porque generalmente las buenas ideas no aparecen sino hasta el número 16. Y aplícalas en secuencia, empezando con la más viable. Ve si este proceso te ayuda a salir de tu estado comatoso de apatía.

Sin embargo, si te aplican o te relacionas con la mayoría de estas señales, es momento de hacer algo porque estás desperdiciando tu valioso tiempo. No hay cantidad de dinero suficiente que te pueda devolver el tiempo que has perdido trapeando el piso. Como emprendedores estamos programados para sentirnos orgullosos de ser fuertes y de arriesgarnos.

¡Bravo por nosotros! Pero aquí hay una verdad dolorosa: sólo tú puedes sacarte de este hoyo y no hay uno peor que ese en el que estás dirigiendo un negocio que ya no amas, que no te importa, que no quieres manejar y que ya no te da dinero. Tu vida vale más. Tú vales más. Haz algo.

 

 

 

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur