Tener un sueño y ser disciplinado: Las claves para emprender con éxito, dice Emmanuel

El cantante lleva sangre emprendedora en las venas y una facilidad para conceptualizar un negocio como ningún otro. Ahora da el salto al tanque de los tiburones para apoyar a los artistas. Aquí te dice sus secretos para emprender.
9 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Jesús Emmanuel Acha Martínez cambió la muleta y el capote por el micrófono. Desde pequeño el canto lo hizo feliz, pero no fue sino hasta que un médico le dijo que no volvería a torear en su vida por una cornada que le destrozó las rodillas, cuando se dio cuenta de que no tenía que perseguir otro sueño que el que siempre estuvo en su corazón: ser un artista.

En 44 años de trayectoria artística ha ganado millones por sus ventas de sus 19 discos, además de haber incursionado en una variedad de negocios a lo largo de su vida. Siempre inquieto y romántico, por invitación de Arturo Elías Ayub, se sumerge al estanque de los tiburones con el deseo de aprender algo nuevo y darle un toque “más humano” al programa.

Emmanuel reconoce que un artista cuando quiere arrancar su carrera es un emprendedor porque empieza un oficio y lucha muchísimo. Tiene muchos sueños, iniciativa, inventiva e inspiración, es decir, mucho de lo que debe tener un emprendedor al arrancar un negocio. Después de un tiempo es cuando viene el triunfo, acota, “pero antes enfrenta el gran desafío de desarrollar algo que está en su corazón”.

Su madre, la cantautora y bailarina española Conchita Martínez, fue quien le inculcó el canto, pero fue el matador de toros argentino Raúl “Rovira” Achara, su padre y mentor, quien le transmitió el espíritu emprendedor.

Raúl tuvo nueve hijos y siempre fue un hombre audaz en el arte de la negociación. Encabezó una fábrica de bronces finos, entre otros negocios en los que Emmanuel pasó durante su niñez y adolescencia. Como era lógico, durante su juventud él quiso incursionar en esta actividad.

El primer negocio del cantante fue una discoteca en Valle de Bravo. La montó mientras estudiaba ingeniería química en la Universidad Iberoamericana. “Hice varias cosas antes de dedicarme a cantar, pero siempre el canto fue una constante. Cuando tienes 18 años es lógico poner una disco por gusto,  más que por una oportunidad de negocio. Éramos chavitos y fue un negocio de viernes y sábado”, recuerda.

Después vino otro emprendimiento de renta de trailers para transporte de equipo de sonido, respecto al que el artista dice haber sido pionero en ofrecer el servicio en el país. Luego, llegó su debut en 1976, cuando ganó el concurso de la Voz del diario El Heraldo de México, año en el que grabó su primer disco: “10 razones para cantar”.

Le siguió “Amor sin final”, “Al Final” y el parteaguas en su carrera artística: “Íntimamente”, en 1980, el disco más vendido en México con más de 5 millones de copias, según Amprofon, y lo que lo catapultó como un ícono de la música latina del género pop, que se ha mantenido hasta nuestros días con giras tan exitosas como Two’r Amigos, en el que participó con Manuel Mijares y con quien ofreció 53 conciertos en el Auditorio Nacional.

Mientras su carrera como artista iba en ascenso, incursionó en otros negocios como ropa, comida y, hace 10 años, en un contact center. Al respecto, reconoce que ese último lo tomó como negocio per se, pues al estar fuera de su ámbito era algo que no salía de su corazón. “Es una excelente oportunidad, aunque puede ser muy luchado por el alto nivel de rotación, pero ahí aprendimos mucho de relaciones humanas. Comenzamos ocho o 10 estaciones y ahora es de los más importantes de México”, comenta.

A prueba y error 

El rey del pop latino dice que para compaginar su vida como artista, sus giras y demás proyectos su secreto ha sido rodearse de líderes, de gente que sabe hacer negocios e ir aprendiendo en el camino. Al inicio reconoce que los errores eran todos, pero debes aprender a sacar una experiencia positiva de una negativa, que se convierte en una enseñanza.

“Comienzas a ya no dejarte engañar, te das cuenta de que hay gente buena, mala y también circunstancias que pueden hacer que un negocio sea bueno o malo, y que eso le pasa a todos. Por ejemplo, hay una devaluación de la moneda y todos los que invirtieron se los lleva el río, no porque el negocio sea malo, sino porque la circunstancia fue mala.”

También recuerda que hay ocasiones en que estás firmando un contrato y de pronto ya eres culpable. De hecho, al inicio de su carrera firmó un contrato espantoso, en cuanto a regalías, porque no estaba empapado del tema, pero para él fue maravilloso porque le permitía cantar. Por tanto, recomienda a quien va empezando leer absolutamente todo y tener un grupo de abogados que te ayuden.

Lo que sí le ha salido bien a Emmanuel es el negocio de la música. “Mi mejor negocio es cantar, es lo que más me llena y lo que no podría dejar, pues es lo que me arrastra.” Dice que lo más importante en el camino emprendedor es tener un sueño por realizar y deseos de hacer algo. “No te quedes en casa viendo la TV pensando qué podrías hacer, hazlo… Y entre más rápido y joven lo hagas, más rápido aprenderás”, asegura.

Y en esto, la disciplina es fundamental. “Nadie llega a una meta sin esfuerzo. No hay ningún deportista que gane una presea olímpica que no se haya roto el alma durante muchos años. Sólo los que tienen el compromiso llegan a la cima”, insiste.

Además, aclara que no se trata de ser mejor que el otro, sino de encontrar lo mejor dentro de uno mismo y dar lo máximo. Por eso advierte que el dinero se da como resultado de un esfuerzo y el aplauso, en el caso de un artista, como resultado de una entrega.

El arte de delegar 

Una de las lecciones que le han dejado sus más de cuatro décadas de trayectoria profesional es saber delegar. Para ello dice que es preponderante encontrar a los líderes que te ayuden. “No todos nacimos para ser líderes y tampoco para emprender”, comenta. Explica que en las empresas se requiere de líderes que motiven a la gente en pequeños grupos porque un director no siempre puede estar motivando a todos.

Igual sucede cuando hay personas con gran inspiración, pero que no sabe hacer negocios y pasa, por ejemplo, con artistas plásticos que saben hacer un cuadro, pero necesitan de alguien para venderlo.

En este sentido, Emmanuel se considera líder, pero reconoce que necesita a alguien para que le ayude a aterrizar sus ideas. Le sucedió con la fundación que encabeza: Hombre Naturaleza, que busca generar un impacto positivo en el ambiente.

El artista recuerda que todo comenzó desde 1980, cuando se hablaba del daño que el hombre ocasionaba al medio ambiente, pero no fue sino hasta el año 2000 que comenzó a operar formalmente. “Llegó el momento en el que dije: ‘Hace falta formalizar’, y entonces necesité que alguien me dijera cómo hacerlo y que lo ejecutara porque yo no iba a estar pidiendo permisos y luego perdiendo citas por estar de gira, generalmente esto nos pasa a los creativos”, cuenta.

Durante su paso por Shark Tank Emmanuel dice que será un tiburón hasta cierto punto compasivo y, eso sí, nada pragmático. “Tal vez encuentre a alguien que me está tocando el corazón, aunque no tenga muy buen negocio. Entonces recordaré que así empecé yo y habrá que ayudarlo y darle la oportunidad. Pero para que Emmanuel invierte en tu negocio como emprendedor deberás cumplir los siguientes requisitos:

1. Haz la tarea. Conjugar tu talento con tu educación es básico. Llega bien preparado, con los números bien hechos. Que no te prepare el vecino: si vas a gastar, ve a una escuela de negocios, contrata a un contable que sepa de tu negocio y que te diga cómo deben ser las cosas. Estudia bien lo que vas a presentar y cómo lo vas a exponer. Conoce tus fortalezas, en qué te hace falta invertir, cómo serán tus retornos de inversión y, sobre todo, reconoce cuáles son tus debilidades para que sepas cómo fortalecerlas.

2. Sé realista. Llega con una idea estructurada y que no sea algo en el aire. Analiza tu mercado y date cuenta si lo que estás ofreciendo realmente aporta valor. Conoce cuánto vale tu empresa y si no se trata de algo que ya exista en el mercado.

3. Rodéate del mejor talento. Los emprendedores tienen un sueño y pueden o no ser líderes. Lo que sí deben hacer es saber escoger a personas más grandes que les ayuden, y si son muy románticos, deben tener a su lado un sabueso para detectar el talento falso o aquel que trata de aprovecharse.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur