Así es como estas dos hermanas adolescentes ganan 20 millones de dólares al año haciendo bombas de baño

Da Bomb Bath empezó como un hobby cuando Caroline e Isabel Bercaw estaban en secundaria. Seis años después, sus productos se venden en todo Estados Unidos.
Así es como estas dos hermanas adolescentes ganan 20 millones de dólares al año haciendo bombas de baño
Crédito: Eliesa Johnson
Entrepreneur Staff
Deputy Editor
7 min read

Caroline e Isabel Bercaw tenían una obsesión con las bombas de baño. Cursaban la secundaria y todos sus compañeros estaban igual de obsesionados con estas bolitas de polvo que caben en tu mano y que cuando las dejas caer sobre la tina se abren en una explosión de color y fragancia.

Y como las hermanas Bercaw eran deportistas, pasaban mucho tiempo remojándose después de hacer ejercicio para relajar sus músculos, lo que implicaba pasar aún más tiempo con estos artículos. Esto dio pie a un gran lío en donde encontraron una oportunidad para emprender.

“En muchas ocasiones las bombas de baño manchaban nuestra tina o incluso la piel, y eso era un poco alarmante para nosotras” dice Caroline, de 17 años. Así que ella y su hermana mayor empezaron a experimentar en casa con sus propias recetas para hacer bombas de baño, les agregaron una sorpresa en el centro como un pequeño juguete o una pieza de joyería.

Poco tiempo después llevaron un lote de estas bombas caseras a una feria de arte local en Minneapolis para ver si podían venderlas. “Sin duda éramos unas buenas vendedoras de 11 y 12 años” dice Isabel, de 18 años. “Vendimos todas el primer día y regresamos a casa para hacer más. Nos quedamos haciendo bombas hasta la una de la madrugada”.

Las chicas pasaron el siguiente año perfeccionando su receta y al año siguiente regresaron a la feria de arte, pero ahora con el doble de producto para vender. Nuevamente agotaron sus bombas. Pero fue hasta que el dueño de un salón de belleza local les preguntó si vendían al mayoreo que las hermanas empezaron a pensar en sus bombas de baño como algo más que un hobby. "Nos dimos cuenta de que podíamos hacer un negocio real” dice Isabel.

La bomba del éxito

Empezaron a presentar su producto en negocios locales, aumentando sus ventas y aprendiendo con cada paso que daban. “Nunca habíamos tenido una educación formal de negocios, nuestra educación fue básicamente nuestra curiosidad” dice Isabel. “Le preguntábamos cosas a nuestros papás, investigábamos en línea, llamábamos a los dueños de los negocios. Le preguntábamos prácticamente a cualquiera. Y no sé si es porque vivimos en Minneapolis, pero la gente siempre fue súper amable y estaba dispuesta a ayudarnos”.

Las jóvenes fundadoras contrataron a su mamá, Kim, para que las llevara por toda la ciudad con 18 kilos de muestras de producto para entregarlas a dueños de tiendas, dejando sus tarjetas de presentación. Para 2015, los productos de Da Bomb Bath se vendían en 30 tiendas locales, y luego de un exitoso viaje a Atlanta para una expo internacional en 2016 lograron ubicar sus productos en todo Estados Unidos.

Mientras tanto, la casa de los Bercaw se había convertido en una fábrica de bombas de baño prácticamente inmanejable. Había dos empleados a tiempo completo y ocho empleados a medio tiempo que ayudaban con la producción y la administración. La sala y el comedor fungían básicamente como oficinas de empaque y envíos. La parte alta de la casa se convirtió en bodega y había un baño que era la cocina de pruebas. “A donde sea que voltearas había cajas de bombas de baño”, recuerda Isabel, “estábamos haciendo unas 20,000 bombas al mes en nuestro sótano”.

Luego recibieron una llamada de Target y todo cambió. “Caroline y yo habíamos platicado de Target como un gran sueño, y pensábamos que tal vez en unos cinco años estaríamos en la posición correcta para acercarnos a ellos” recuerda Isabel. “Pero luego, ¡ellos nos buscaron! Y querían que nuestro producto estuviera en 1,800 tiendas. Sabíamos que teníamos que organizarnos y rápido”.

Su mamá tomó el rol de CEO mientras las hermanas se enfocaban en el desarrollo de los productos y el marketing. La producción y almacenamiento se ubicó en una bodega cercana. Trabajaron para hacer crecer su base de cuentas e implementaron un sistema de software para mejorar su eficiencia operativa. Y las chicas se inscribieron en el programa On the Job, una iniciativa de las escuelas que te permite utilizar cierto tiempo escolar para trabajar.

“Personas que no nos conocen se nos acercan y nos dicen: Hey, ustedes son las chicas de las bombas de baño, ¿cuánto dinero ganan?, relata la emprendedora, “claro que preferiríamos que nos preguntaran cómo son nuestros días o qué se siente vender algo, pero es que no entienden el trabajo que le hemos puesto a esto, y que no se trata de dinero”.

Crecer el negocio

Actualmente, Da Bomb sigue siendo una empresa auto-financiada y genera más de 20 millones de dólares en ganancias anuales. Conforme ha ido explotando en mercado de las bombas de baño, Da Bomb se las ha ingeniado para resaltar entre su competencia, y esto es en gran medida por la sorpresa que aparece al centro de las bombas, algo que hace muchos años las chicas imaginaron que podía ser un hit.

“Isabel y yo fuimos y somos el mercado ideal para nuestros productos” dice Caroline. Las emprendedoras saben lo que les emociona y también que muchos productos allá afuera se enfocan en la parte de la relajación. “Eso está increíble, pero nosotras vimos la oportunidad de agregar un aspecto divertido y decidimos que sobre eso sería nuestra marca”.

Además de bombas de baño, las hermanas introdujeron una serie de productos desde sales de baño hasta shots de jabón y exfoliantes. Además de vender en Target, Da Bomb se vende a nivel nacional en Estados Unidos en Ulta Beauty, Hot Topic y CVS, entre otras. Y ahora tienen un nuevo contrato de concesión con Mattel que les permitió lanzar productos de Barbie.

Es un momento de crecimiento continuo, tanto para la empresa como para Caroline que en este momento está en su último año de la prepa, e Isabel, que acaba de empezar su primer año en la universidad. “Independientemente de lo que hagamos Caroline y yo en nuestras vidas, siempre podremos tomar lo que hemos aprendido de este negocio y aplicarlo a lo que sea”, asegura Isabel.

Y aunque esta emprendedora no estará tan involucrada en el día a día mientras esté en la Universidad, sabe que siempre estará informada de lo que pasa. Después de todo, Da Bomb es una aventura familiar. “Hablamos de bombas de bao 24/7” dice. “Hay ocasiones en las que salimos a cenar y decimos: necesitamos ser una familia por 20 minutos, pero esto nos ha acercado. Siempre nos apoyamos entre nosotros”.

Bueno, casi siempre. “Me han corrido cinco veces” bromea Kim, mamá de las chicas y CEO de Da Bomb.

 

 

 

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur