3 lecciones de dinero de atletas profesionales que se fueron a la bancarrota

¿Ha escuchado la expresión que es bueno aprender lecciones por experiencia propia pero es incluso mejor aprender a través de los errores de los otros? Aprende de las súper estrellas que cometieron grandes errores con sus finanzas.
3 lecciones de dinero de atletas profesionales que se fueron a la bancarrota
Crédito: Brandon Mowinkel vía Unsplash
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Hace más de una década estaba tomando un refresco en un bar de New Jersey con un jugador de béisbol de las Grandes Ligas bastante conocido. El bar se llama Stone Pony y es sitio muy popular en el barrio de Asbury Park. Tal vez es por esta razón, la estrella del deporte con quien estaba compartiendo ese día, decidió que sería una excelente idea comprar el bar.

Esto por supuesto era una idea terrible. He escrito antes acerca de la forma correcta e incorrecta de comprar bienes raíces, y realmente no hay una manera peor de comprar un inmueble y menos un bar mientras uno está sentado tomándose un trago.

Después de haber conocido a muchos atletas profesionales a lo largo de los años, me abstuve de decir algo en ese momento. Simplemente le ofrecí una mirada de desaprobación y esperé que cambiara de opinión una vez que el efecto del alcohol desapareciera.

Si bien muchos atletas profesionales me han buscado específicamente para que les diera mi consejo financiero sobre algún tema en particular, mis experiencias de las últimas dos décadas me han enseñado que nadie, pero absolutamente nadie quiere un consejo de otra persona cuando este no fue solicitado, especialmente cuando se trata de dinero. Por eso, me mordí la lengua y opté por el silencio.

Afortunadamente, este jugador de béisbol llamó a su agente y le contó sus planes de comprar el bar, y el agente reprobó, por teléfono, rápidamente su loca idea. Eso fue algo raro y asombroso déjenme admitir, ya que los agentes suelen ganar comisiones por las operaciones realizadas, independientemente de cuán buenas sean, y no siempre obran en el mejor interés del cliente.

En este caso, el agente defendió a su cliente, y por consiguiente su reputación y credibilidad como agente. El beisbolista dió un paso atrás y se salvó de una lección costosa de cómo perder dinero. Lamentablemente, a menudo las cosas no se dan de esa manera. Las historias de atletas profesionales en bancarrota son más comunes de lo que uno piensa.

Aquí hay tres errores que he visto a los atletas profesionales repetir una y otra vez a lo largo de los años.

1. Contar con que van a tener siempre el mismo nivel de salario

Los atletas saben que su máximo potencial y lapso de tiempo para ganar buen dinero es breve. Excepto en casos raros, juegan sabiendo que probablemente su vida profesional termine a los 30 años, de irles bien, muchos terminan antes. E incluso los atletas más jóvenes saben que están a un paso de perder millones, si no administran sus finanzas bien.

Los mejores atletas que he conocido si bien viven en el día a día, al mismo tiempo ahorran para el futuro. Los peores gastan todo su dinero tan pronto como lo ganan e incluso antes (y no siempre en lo que yo llamaría cosas esenciales).

Entonces, mientras Mike Tyson una vez compró un tigre de Bengala por $ 140,000, Serena Williams simplemente depositó su primer cheque de $ 1 millón en el banco. De hecho, ella ingenuamente intentó depositarlo a través de la ventanilla del drive-in, "y luego dijeron, 'Creo que necesita entrar para esto', y por eso terminé yendo adentro".

Tyson fue a bancarrota. Williams tiene un patrimonio de más de $ 80 millones de dólares.

La lección para el resto de nosotros: nada es más peligroso que un empresario que de repente logra obtener algún tipo de éxito sin mucho esfuerzo. Estos se parecen a los atletas que firman grandes contratos y sienten que ya han triunfado, incluso antes de jugar y demostrar que lo valen. 

2. Confiar en las personas equivocadas

En junio, Sports Illustrated informó sobre el ex corredor de la NFL Clinton Portis. En estos días, rara vez es una buena noticia cuando un ex atleta hace titulares. Este fue el título de la historia de Portis: "Lejos de la fama de la NFL, la ruina financiera llevó a Clinton Portis al borde de cometer un asesinato".

Portis admitió que pensó en matar a su ex manager quien había perdido gran parte de los 43 millones de dólares que Portis había ganado durante su carrera. Portis se declaró en bancarrota en el 2015.

¿Cómo sucedió esto? Los atletas son personas ocupadas, y a menudo son celebridades con un pequeño círculo de amigos. Confían sólo en ese grupo. Algunos ponen a amigos “no calificados” en roles de administración de su dinero, en lugar de dárselo a algún buen profesional preparado. Otros caen en las telarañas de los agentes hábiles y managers que son buenos en atraer a las estrellas, pero no tan buenos en las inversiones.

La lección para el resto de nosotros: he visto empresarios cuyo crecimiento supera la capacidad de su equipo, y al igual que muchos atletas, no revisan lo que está pasando detrás de escena.

Todo empresario necesita al menos un asesor experto que lo pueda ver desde afuera. Muchos atletas vienen a mí por referencia. Cuando buscan mi reputación, ven que he cubierto este terreno antes y les daré las malas noticias si necesitan escucharlas. Porque yo no soy la excepción, también tengo personas que cumplen ese papel crítico para mí.

3. Jugar de la misma manera que administra su propio dinero

Los atletas están entrenados para dejarlo todo en el campo, cancha, pista o hielo. Toman grandes riesgos para ganar en grande. Ellos también llevan esa confianza a otras áreas de la vida. Porque se creen invulnerables, a veces invierten en empresas de las que no saben nada en absoluto. Piense en todos los atletas que han abierto (y luego cerrado) restaurantes, y es alarmante.

Si el jugador de béisbol en el Stone Pony hubiera comprado el lugar, no tengo ninguna duda de que el legendario bar habría tenido problemas tarde o temprano. Tal vez no hubiera sobrevivido el primer año. Esa estrella de la MLB todavía jugaba 162 juegos al año. Y delegar la administración de este negocio a un familiar sin experiencia o un amigo, probablemente no hubiese hecho la diferencia.

La lección para el resto de nosotros: los empresarios saben que el camino hacia el éxito no es para caminar lentamente sino para correr eficientemente. Y cuando uno cae debe levantarse rápidamente y seguir adelante.

Los empresarios, al igual que los atletas, necesitan capitalizarse lo mejor posible durante sus años productivos. Aquellos que son inteligentes saben que las circunstancias cambian y lo que hoy es bueno mañana puede no serlo.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur