Estos emprendimientos buscan cambiar la cultura de los seguros entre las Pymes y los freelancers

Mango Life y Covela son dos proyectos hechos en México que cambian la forma de contratar un servicio de protección ya sea de vida o para un proyecto de negocio.
Estos emprendimientos buscan cambiar la cultura de los seguros entre las Pymes y los freelancers
Crédito: Austin Distel vía Unsplash

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Vivir en un país susceptible a desastres naturales –terremotos, huracanes, inundaciones, entre otros– y con altísimos índices delincuenciales no ha sido suficiente: hay 46 millones de mexicanos que no cuentan con ningún tipo de seguro. La estadística se ve seriamente impactada por quienes no son parte del mundo laboral corporativo, quienes no trabajan para una empresa que ofrezca este tipo de prestaciones. Emprendedores, freelancers y trabajadores por proyecto se ven en la necesidad de cubrir esta necesidad por sus propios medios.

“Se ha hablado mucho de la falta de cultura del seguro por parte de los mexicanos y, en general, del consumidor latinoamericano, pero hay cosas que como sector no hemos hecho muy bien. También contribuye a la baja penetración que hay productos demasiado complejos, muchos de ellos con letras chiquitas, y otros que son un copy-paste de productos europeos y estadounidenses, donde este mercado es mucho más maduro”, dice Maik Schaefer, fundador y CEO de Mango Life.

Mango Life es una plataforma digital que quiere dar un vuelco a ese panorama. En 2017, Maik dejó su empleo como parte de una aseguradora trasnacional para emprender un proyecto de seguros de vida de contratación digital. 

 “Encontramos que los seguros de vida representan uno de los productos con menos penetración en México, el índice es 40% menor que en otros países latinoamericanos. Hay dos motivos principales: los productos son muy complejos y contratarlos es demasiado complicado”, asegura el alemán radicado en México.

Luchando contra la burocracia 

Schaefer tiene un punto: el papeleo para la contratación de un seguro de vida es largo desde el inicio, hay que entregar documentos que validen que la persona que solicita el seguro de vida está, efectivamente, más viva que muerta, y llenar cuestionarios de salud en los que el usuario se ve comprometido a conocer el historial médico del abuelo que murió hace 32 años, para después esperar el veredicto de la aseguradora.

Entre la primera cita y la decisión final hay hasta 15 días en promedio, dice Schaefer. “Vimos una oportunidad para ofrecer un seguro de vida más simple, que la gente pueda entender lo que compra y con un proceso mucho más fácil. En Mango Life la compra toma 5 minutos en lugar de 15 días”, contrasta el especialista.

Unidos para promover la cultura del seguro 

De acuerdo con la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), solo dos de cada 10 mexicanos cuentan con un seguro de vida. Otras cifras apabullantes dicen que únicamente 10% de los mexicanos cuenta con un seguro de gastos médicos mayores, y que 40 millones no cuentan con un ahorro para el retiro o Afore. 

“Nosotros sólo ofrecemos dos productos: uno es la cobertura en caso de fallecimiento, o seguro de vida clásico, y el otro es un plan de ahorro para el retiro, en el que el cliente paga un monto mensual o anualmente y tiene una suma garantizada a los 65 años”, precisa Schaefer. 

El seguro para el retiro es un producto que Mango Life ha colocado pensando en los freelancers y emprendedores, quienes normalmente no aportan a ninguna Afore. El mercado tradicional de seguros suele ofrecer seguros de vida que vienen acompañados de fondos para el retiro, lo cual, desde le punto de vista de Schaefer, termina en un híbrido con demasiadas condiciones que la gente suele dejar de lado por lo mismo.

Los seguros de Mango Life están respaldados por Insignia Life, de forma que los productos de este emprendimiento en realidad están enlazados con otra institución. La aportación de Mango Life es simplificar la vida del usuario, así como la contratación y pago de los productos. 

Hace un año, la misma AMIS soltó otra cifra que refleja la precaria relación que los mexicanos sostienen con la industria de los seguros: sólo 17% de las PyMes se encuentra asegurada ante algún siniestro.

Ante la necesidad de generar una cobertura que tome en cuenta a las 4 millones de unidades empresariales que conforman el sector PyMe en el país, surgió Covela, un emprendimiento que orienta al pequeño empresario hacia los productos disponibles que mejor se adecúan a su proyecto.

 “Los asesores pocas veces tienen el interés de acudir a una PyMe, porque son empresas chicas. El proceso es tardado, la gente desconoce lo que necesita y el mercado se mantiene paralizado”, explica Víctor Garrido, cofundador de Covela.

 En contraparte, es común que los propietarios, al sufrir algún siniestro, quedan a la deriva para recuperar su inversión, el proyecto termina por desaparecer y, en el peor de los casos, la situación económica de la familia entra en crisis debido a que el negocio representaba la mayor parte de su patrimonio.

“En Covela somos brockers. El seguro lo provee una aseguradora, nosotros nos encargamos de que el cliente esté contratando la mejor opción de acuerdo con su giro de negocio”, explica Garrido. 

 El usuario ingresa a la página de Covela, y a través de cuatro pasos puede obtener una póliza de respaldo: selección de giro, elección de cobertura, cotización y administración de pólizas.

“Al completar un cuestionario de 15 a 20 preguntas, nosotros regresamos hasta cinco cotizaciones de distintas aseguradoras, por lo que el cliente puede comprar bajo las condiciones que mejor se adapten a sus necesidades de protección”, detalla Garrido.

Los seguros para negocio que se contratan en Covela oscilan en los 10 mil a 15 mil pesos anuales. La plataforma se ha encargado de proteger a unos 200 locales en su primer año de vida y la intención es llegar cada vez a más negocios.

Tanto Mango Life como Covela han logrado dos proyectos que no sólo acercan a los mexicanos con una protección ya sea de vida, de retiro o de negocio, sino también buscan cambiar el discurso en torno al seguro: el usuario deja de ver el seguro como un gasto cuando le dejan de vender pólizas, y en su lugar recibe una promesa de estabilidad financiera de muy fácil acceso para ellos y sus familias.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur