Estos mexicanos ya conquistan EU y ya levantaron más de medio millón con sus granjas de ranas

El proyecto "Granja de Ranas" consiguió 600 mil pesos en inversión de Carlos Bremer y Patricia Armendáriz en el último capítulo de la temporada de Shark Tank México.
Estos mexicanos ya conquistan EU y ya levantaron más de medio millón con sus granjas de ranas
Crédito: Foto: Cortesía Shark Tank México
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Lo que empezó con su servicio social hace diez años es ahora una organización que recibió más de millón de pesos en inversión en el último episodio de la cuarta temporada de Shark Tank México. Se trata del Sistema Producto Rana de Michoacán, un proyecto que ya exportan su batracios hacia Estados Unidos. Así es, Edwin Radilla y Arturo Valencia convencieron a los tiburones Patricia Armendáriz y Carlos Bremer de invertir 600 mil pesos por el 20 por ciento de la venta del negocio de ranas, más 50 por ciento de las ganancias que surjan de las nuevas granjas que hagan. 

Este proyecto michoacano nació en 2009 inspirado por una problemática que tenía en el Lago de Cuitzeo en Michoacán: la pesca de la rana se volvió tan severa que empezó a poner en peligro a este animal. Ante la necesidad de seguir surtiendo la demanda de consumo humano de las, pero principalmente con el interés de para generar una fuente de empleo para la gente de la localidad, surgió Sistema Producto Rana de Michoacán.

“Desarrollamos un modelo de producción que copiamos de Brasil donde ellos son la potencia de Latinoamericana en producción de rana toro, una especie de Estados Unidos”, señala en entrevista para Entrepreneur en Español Edwin Radilla, quien se desempeña como gerente general. 

Foto: Shark Tank México 

El negocio inició como un estudio para observar cómo esta especie de rana se adaptaba a los criaderos de los productores mexicanos, pero al ver que los animales respondían bien, los emprendedores decidieron implementar el modelo de granjas rurales. Dicho de otra manera, este proyecto le da a cada asociado la oportunidad de generar su propia producción de ranas en criaderos independientes en vez de seguir mermando la pioblación de batracios endémicos del Lago de Cuitzeo. Ahora ellos tienen sus propias ranas que pueden comercializar. 

Actualmente Sistema Producto Rana de Michoacán tiene 28 modelos replicados en todo Michoacán, está en 11 municipios y su éxito se ha ido expandiendo a otros estados como Jalisco, Yucatán, Sinaloa y Sonora. 

Paralelamente a este esquema, se fomenta el consumo de carnes saludables como la de la rana y se contribuye a mitigar los problemas alimentarios como obesidad y desnutrición. Entre las características de la carne de rana destaca la aceptación que tiene por su sabor, además de que es un producto de fácil digestión, excelente calidad proteínica y sin contenido graso, señala la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca). Esta dependencia refiere que la carne de este anfibio es un agente terapéutico que permite combatir el colesterol e hipertensión, así como un producto eficiente en trastornos intestinales.

Foto: Shark Tank México

De economista a productor de ranas 

Para Edwin fue algo circunstancial llegar a este negocio. El emprendedor decidió dejar su natal Zihuatanejo, Guerrero, para estudiar una licenciatura en Economía en Morelia, Michoacán, y ahí realizar su servicio social en el Centro de investigación y Desarrollo donde su intención era desarrollar productos productivos de campo. No obstante, justamente lo incorporaron justo al área de pesca. 

Leer más: El 'birriamen' que llegó a Shark Tank México por 9 millones de pesos

Radilla llegó justo cuando se había desarrollado la primera granja y ya se estaba pasando la técnica a los agricultores.

“El modelo de reproducción lo desarrolla una maestra a través de un estudio. Ahí es donde yo me incorporé y al ver que el proyecto fue exitoso, notamos que había una necesidad de ver cómo desplazar el producto. La producción ya no solo nos daba para el autoconsumo, ahora debíamos buscar un mercado”, afirma. 

Radilla tenía 19 años cuando se involucró con el mercado de ranas, diez años después el negocio creció, ha ayudado a productores locales y no solo busca conquistar Estados Unidos, va por más. Actualmente venden en zonas comerciales de Michoacán, Ciudad de México, Jalisco y Sinaloa, no solo a restaurantes, sino al área de calzado, ropa y hasta a la industria de belleza con una crema de colágeno.

El modelo ha crecido bastante y en 2015 comercializó alrededor de 30 toneladas de ranas. Esperan cerrar el año con 60 toneladas vendidas que equivaldrían a ganancias por siete millones de pesos. Además, cada mes exportan dos toneladas de rana hacia Estados Unidos, lo que permite que el productor tenga un mayor margen de ganancia. 

“Al productor le cuesta alrededor de 70 pesos engordar un kilogramo de rana y se comercializa en 100 pesos. Es decir, hablamos de un margen de un 30 o 40 por ciento de ganancia para el productor”, detalla Edwin Radilla. 

Foto: Shark Tank México

De esta manera poco a poco se va recuperando la población de rana en el Lago de Cuitzeo, y, aunque no es como ellos hubieran querido, sí han influido en el modo de la pesca. “Ahora los pescadores respetan las temporadas de reproducción y sus pescas ya son más conscientes. Por ejemplo, si atrapan una rana muy pequeña la regresan.”

Como caso de éxito destaca a Armando López Mercado, quien era un productor de Zinapécuaro, Michoacán, que se dedicaba a pescar la rana del lago de Cuitzeo y llegó a vender hasta tres toneladas de rana. Sin embargo, poco a poco la pesca bajó y por ende se le fue cerrando el mercado. 

“De manera individual comenzó con la producción de ranas. Cuando lo conocimos su granja no estaba en las condiciones adecuadas, no tenía una producción ni siquiera para autoconsumo y no lograba los procesos de reproducción. Era un negocio que iba a quebrar”, indica Edwin Radilla. 

El equipo de sistemas de ranas iniciaron a asesorarlo y al día de hoy es uno de sus productores estrella que acaba de certificarse. 

La última mordida 

La pareja de emprendedores desde un principio quería conquistar a Patricia Armendáriz, quien se caracteriza por invertir en proyectos de comida, por lo que ahora que cerraron el trato podrán tener una cadena productiva escalable con los demás negocios donde la ‘tiburona’ ha invertido. Sin embargo, la pareja salió con la "mordida de otro tiburón":  Carlos Bremer se unió a Patricia y juntos lanzaron la oferta de 600 mil pesos. 

Con esta inversión de los tiburones, los emprendedores buscan llevar las ranas michoacanas a Europa y para ello fortalecer la granja que ya crearon su granja en Yucatán, de donde saldría el producto para llevarlo del otro lado del océano Atlántico. 

La cuarta temporada de Shark Tank México llegó a su fin, pero si quieres revivir los casos de emprendedores que participaron no olvides revisar sus casos aquí.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur