Storyselling: Por qué las historias funcionan para vender tu marca

Estos son seis elementos que debe tener una historia para asegurar que sea escuchada.
Storyselling: Por qué las historias funcionan para vender tu marca
Crédito: Pixabay
Entrepreneur Staff
5 min read

El ser humano ha sentido fascinación por las historias desde las pinturas rupestres, las epopeyas griegas, hasta los vídeos que hoy observamos en YouTube. Es un distintivo de la humanidad en diferentes culturas, a través de leyendas y cuentos que crearon tradiciones, leyes morales y un sinfín de emociones.

Debido al fuerte lazo que tienen las historias con la emoción de las personas, el storytelling ha comenzado a influir en la toma de decisiones de índole comercial, generando empatía y confianza entre usuarios y empresas, y creando lo que ahora se conoce como “storyselling”, concepto desarrollado por José Sevilla, director general de Happpy.

“El storyselling se utiliza para contar historias con el fin de influir en el público objetivo de una empresa y que éste recuerde, conecte, perciba beneficios y se enamore de la marca, servicio o producto que le ofrecen”, señala Jorge Sánchez, director de Tundra Comunicación.

Sin embargo, vivimos en mundo ruidoso en donde las empresas bombardean constantemente a los usuarios con diferentes tipos de publicidad, intentando permanecer en sus mentes. Por ello, sólo los que logren comunicar bien su mensaje serán escuchados por la persona indicada, ya que, en esencia, una historia no es más que una serie de preguntas que, si se hacen bien, son claras y se llevan el orden adecuado, permanecerán en los usuarios.

De acuerdo con Tundra Comunicación, estos son seis elementos que debe tener una historia para asegurar que sea escuchada:

1. Un personaje

Una historia debe tener un protagonista que lleve a cabo un viaje y que sea el centro de la historia. Normalmente, este personaje se debe enfrentar a una problemática y debe encontrar una solución a ella con ayuda de un guía. El personaje más fuerte normalmente es el guía, sin embargo, la historia se centra en el personaje principal, que es el usuario o consumidor.

2. Un problema

Ninguna historia funciona a menos que el personaje principal tenga un problema, porque si no lo tiene, la historia simplemente no tiene sentido. La razón por la que el personaje se tiene que enfrentar a una dificultad es porque ésta plantea una pregunta al espectador: ¿Saldrá el personaje del problema?, ¿qué tan grave será el daño si no lo hacen?, ¿tendrán su final feliz?, ¿derrotarán al enemigo? Esta es la razón por la que las historias son tan atractivas para el cerebro humano: plantean una serie de preguntas que hacen que la audiencia se quede para obtener una respuesta.

En este caso, el consumidor o usuario se enfrenta a un problema. Por ejemplo, convertirse en un atleta, llegar a tiempo a una junta o realizar una tarea complicada.

3. Un guía

En las historias, los protagonistas no resuelven sus propios problemas. Lo que normalmente sucede es que se encuentran con alguien, leen, recuerdan o experimentan algo que les ayuda a crecer. Un buen guía ha “estado allí y lo ha hecho”, en el sentido de que comprenden el viaje en el que se encuentra el personaje principal, y pueden ver claramente a dónde debe ir.

En este caso, la empresa es el guía que ayuda al consumidor a superar el problema. Por ejemplo, Nike ayuda a convertir a sus consumidores en atletas, Uber los ayuda a llegar a tiempo a sus junta  y los teléfonos de Samsung hacen la vida más sencilla.

4. Un plan

Cuando el protagonista se encuentra con el guía, se confunden. El trabajo del guía es romper la confusión del primero y dar confianza en que su vida puede ser mejor. El plan puede ser tan simple o complicado como se quiera, pero debe ayudar al protagonista a ganar una batalla complicada. En cualquier caso, el personaje principal debe decidir si escucha o no el plan.

Así pues, la empresa le dice al consumidor qué hacer. Por ejemplo, Nike invita a entrenar, Uber a pedir un servicio de transporte eficaz y rápido, y Samsung a usar sus productos.

5. Un clímax

Este es el punto de la historia en que el personaje principal decide qué hacer. ¿Luke Skywalker atacará la estrella de la muerte o se retirará? El protagonista debe elegir si se queda en su zona de confort o escucha el plan que le dio el guía.

Esto puede resultar en dos situaciones diferentes: un triunfo o un fracaso, terminando la historia.

6. Un final

Durante el final exitoso, veremos a nuestro protagonista convertirse en atleta gracias a los productos de Nike, llegando a tiempo a su junta gracias al servicio de Uber, o administrando sus tareas y teniendo una vida organizada gracias a Samsung. De esta manera, se muestra cómo mejoraría la vida de nuestro consumidor o usuario si compra nuestros productos o si contrata nuestros servicios.

Por el otro lado, es normal que se presenten ambos finales a manera de contraste. En el fracaso, tendremos un personaje que decidió no hacer caso a los consejos de su guía y no se convirtió en atleta, llegó tarde a la junta o su vida se quedó en un desastre.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur