Content Partner Where brands share their insights. What's This?

Cómo el rechazo hizo que Sam Bakhtiar, un refugiado de guerra, se convirtiera en dueño de una franquicia multimillonaria

El cofundador de Camp Transformation Center y CEO de One Percent Nutrition tiene la misión de inspirar a otros.
Cómo el rechazo hizo que Sam Bakhtiar, un refugiado de guerra, se convirtiera en dueño de una franquicia multimillonaria
Crédito: Sam Bakhtiar
A mastermind group for top entrepreneurs
10 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

En 1985, tras sobrevivir una serie de bombardeos y experiencias casi mortales, un pequeño refugiado flaquito de 11 años, Sam Bakhtiar, dejó Irán junto a su madre. Llegaron a Estados Unidos con $500 dólares, una maleta y grandes sueños sobre lo que era América.

“De ver los viejos programas de televisión como Dallas, Dynasty y The A-Team, yo creía que todos en Estados Unidos eran millonarios y que vivían en mansiones y manejaban Bentleys y Cadillacs”, recuerda Bakhtiar.

Un familiar los recogió en el aeropuerto de Pittsburg, Pensilvania, en un viejo auto que echaba humo por el escape. Manejaron hacia un vecindario con edificios abandonados, ventanas rotas y carteles de “No merodear”.

“Mi nuevo hogar no era lo que yo había imaginado de América” dice Bakhtiar. “Vivíamos en los suburbios y sobrevivíamos de cupones de comida”.

El rechazo que lo inició todo

La decepción de Bakhtiar continuó cuando empezó la secundaria. El fútbol en Estados Unidos no era el mismo que conocía y en el que era buenísimo en Irán: el soccer. 

“Estaba devastado cuando supe que la escuela no tenía un equipo de soccer” dice Bakhtiar. “En Terán, yo vivía para ese deporte. De repente, estaba en un país nuevo, en el casi no hablaba el idioma y era la minoría en la escuela. Todo yo era diferente, y me molestaban por ello”.

Bakhtiar tenía tres opciones si quería ser atleta: fútbol, beisbol o basquetbol. 

“En ese entonces, no entendía el futbol americano y al día de hoy sigo sin entender el béisbol” dice. “Así que intenté el equipo de basquet. Aunque nunca había jugado, lo había visto antes y entendía el objetivo”.

Con su 1.65 de estatura, Bakhtiar era perfecto para el equipo de la secundaria. Pero el rechazo lo llevaría a descubrir el propósito de su vida: ayudar a otros a transformar sus vidas a través del fitness.

Un joven Sam Bakhtiar con su madre / Foto: Sam Bakhtiar

Reconstruyéndose a sí mismo

La mamá de Bakhtiar sugirió que debía empezar a hacer pesas y volver a intentarlo en el equipo al año siguiente, así que se unió a un club local de chicos. “Ella instauró en mí la actitud de ‘hazlo pasar, sin importar cómo’. Podrías llamarlo la ventaja de los inmigrantes”.

Los clones de Arnold Schwarzenegger y de Sylvester Stallone que encontró en el club de niños lo intimidaron al inicio, así que todos los días se esperaba a que se marcharan para él empezar a hacer pesas. Y aunque el inicio fue complejo (casi se muere varias veces cuando se le caían las pesas en el pecho), su coraje y determinación le permitieron seguir adelante.

“En pocos meses empecé a ser más fuerte, a sentirme mejor y a ver los crecer los primeros músculos. Estaba enganchado. Me encantaba cómo me hacían ver las pesas, pero más me gustaba cómo me hacían sentir. Me dieron auto estima, auto confianza y valor propio”.

Bakhtiar descubrió el fisioculturismo en la Universidad de Pensilvania a la que asistió y de inmediato supo que era algo que quería hacer. Sin embargo, su madre le había dejado claro que sólo tenía tres opciones profesionales en la vida: ser doctor, abogado o ingeniero.

“Mi madre me orilló agresivamente hacia ser doctor, así que busqué especialidades que trabajaran con músculos, huesos y nutrición, y me conformé con estudiar para ser quiropráctico” dice Bakhtiar.

Se graduó de premedicina y con especialidad en nutrición antes de seguir su educación en la escuela de quiroprácticos de Los Ángeles. Abrió su primera consulta en Chino, California, en febrero de 2000. En 2005, se retiró del fisicoculturismo después de ganar múltiples títulos de primer lugar durante 13 años como un fisicoculturista a nivel nacional.

Bakhtiar de 27 años tras ganar las competencias de físicoculturismo “Mr. Los Angeles” y “Mr. USA” / Imagen: Sam Bakhtiar

“Conocí a mi primera esposa hacia el final de mi carrera como fisicoculturista y me di cuenta de que no quería dedicarme a eso para siempre, sino que quería ser un hombre de familia. Mi padre fue un alcohólico que nos dejó cuando yo tenía 3 años. Nunca volví a verlo y quería ser mejor que eso”.

Para convertirse en el tipo de padre que aspiraba a ser, Bakhtiar sabía que necesitaba crearse un estilo de vida diferente y llevar su negocio de entrenamiento personal al siguiente nivel. Buscó mentores y coaches para aprender todo lo que pudo sobre cómo dirigir un negocio, desde marketing hasta cómo hacerlo crecer. Funcionó muy bien y se sentía en la cima del mundo… Hasta que llegó la recesión de 2007.

Llegar a la cima, caer hasta el fondo y levantarte

“Se sintió como si alguien hubiera accionado la palanca de emergencia. En dos años pasé de tener millones de dólares en ganancias a tener un tercio de eso”.

Bakhtiar recuerda una desastrosa comida en la que le lloró a su entonces embarazada esposa. “Le dije que teníamos menos $300 dólares en la cuenta del banco y que no podría pagar la siguiente nómina ni el siguiente pago de la casa. Estuvimos muy cerca de perderlo todo”.

“Nuevamente necesitaba la actitud de ‘hazlo pasar, no importa cómo’.” Durante los siguientes años trabajó 18-20 horas al día para salir a flote, aunque seguía batallando. “Los pagos de mi casa llevaban dos años de retraso, seguía recibiendo notificaciones y mi esposa llegó a casa con los papeles del divorcio”.

En 2010, un amigo se le acercó con la idea de abrir un campo de entrenamiento, algo que fuera más accesible para los clientes que el entrenamiento personal. Desesperado por una solución, Bakhtiar le dio sus últimos dólares al proyecto. Juntos crearon The Camp Transformation Center, que ha crecido hasta convertirse en una franquicia multimillonaria a nivel internacional, con 125 ubicaciones en Estados Unidos y México.

El reto de las seis semanas

Esta franquicia es súper conocida por su reto de pérdida de peso. Te garantizan que bajarás 10 kilos en seis semanas o te regresan tu dinero, siempre y cuando sigas sus instrucciones.

Bakhtiar le pide a sus clientes entrenar cinco veces a la semana y subir una foto de cada sesión a su Facebook. Tienen que tomarse fotos del antes y el después, pesarse cada semana y cambiar su foto de perfil a la del reto.

“Sabemos que pedimos demasiado, pero el nuestro no es simplemente un plan de entrenamiento ni de nutrición, es un plan de estilo de vida. No queremos que sólo pierdas peso, queremos que no lo recuperes y que seas sano para siempre. No aceptes el reto a menos que realmente quieras cambiar”.

Bakhtiar dice que su plan completo los hace diferentes a la competencia y llama a su reto el riesgo más importante que ha tomado en los negocios.

“Cuando les propuse la idea a mis socios en 2015, pensaron que estaba loco. Parecía una locura ofrecerle a la gente su dinero de regreso después de invertir seis semanas en ellos, así que mis socios dijeron que no”.

Considerando que Bakhtiar nunca le había dado la espalda a un reto, decidió probar su teoría de manera independiente y demostrar que podía funcionar.

“Encontré a 20 personas que estuvieron dispuestas a darme un depósito de $500 dólares y los entrené de manera personal. El depósito funcionó como la zanahoria: no querían perder su dinero, así que estaban dispuestos a esforzarse. Tras seis semanas, 19 de los 20 terminaron el reto y sólo uno pidió su dinero de regreso”.

Para garantizar que estos resultados no eran falsos, Bakhtiar repitió la prueba cuatro veces. Y en cada ocasión los resultados fueron los mismos: el reto funcionaba, los participantes querían continuar. La mayoría estaba tan feliz con los resultados que se suscribían por un año.

“Eventualmente, mis socios tuvieron que acceder y estuvieron de acuerdo en que valía la pena explorar esto. Ahora es la base de nuestro negocio”.

Bakhtiar estima que menos del 5 por ciento de sus clientes piden la devolución de su dinero, algo que él atribuye a los resultados obtenidos y al servicio que ofrecen. “No puedes tratar a la gente como si se tratara de una transacción. Los clientes tienen millones de opciones, así que tienes que darles mucho más, construir relaciones y demostrar que realmente te interesa lo que les pasa”.

Viviendo el sueño americano

Bakhtiar se especializa en ayudar a la gente a llegar al mejor uno por ciento posible en todos los aspectos de su vida. También es CEO de la empresa de suplementos One Percent Nutrition y ha escrito dos libros, “The Total Body Transformation Secrets” y “Becoming a One-Percenter”.

Bakhtiar no sólo está viviendo el sueño americano que se le escapaba hace unos años, también está cumpliendo su sueño de ser un hombre de familia. Volvió a casarse y le dedica la mayor parte de su tiempo a su esposa Crystal, a sus tres hijos, y a su pastor alemán Kaiser.

Sam con su familia actual / Imagen: Sam Bakhtiar 

“En mi vida he vivido periodos en los que sentí que nada funcionaba, independientemente de cuántos libros leyera o cuánto investigara. Pero puedes estar a una pequeña decisión de tener éxito. Ten paciencia y sé constante, y nunca, nunca dejes de intentarlo”.

Sigue a Sam Bakhtiar en Instagram y suscríbete a su podcast “One Percenter Podcast”

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Starting, buying, or growing your small business shouldn’t be hard. Guidant Financial works to make financing easy for current and aspiring small business owners by providing custom funding solutions, financing education, and more.

Latest on Entrepreneur