Así fue como el fundador de Crypt TV consiguió financiamiento para una pesadilla total (¡en el mejor sentido!)

Crypt TV es una startup de video social que crea cortos de horror para móviles. Aquí te contamos como su CEO la mantuvo viva cuando parecía que había llegado al final del camino con sus inversionistas.
Así fue como el fundador de Crypt TV consiguió financiamiento para una pesadilla total (¡en el mejor sentido!)
Crédito: Crypt TV
7 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

“No vamos a llegar hasta ese punto”.

Esta es la forma diplomática en la que un inversionista te dice que no va a invertir en tu empresa. Y éstas fueron las últimas palabras que escuché antes de que una asafata muy enojada me dijera que debía poner mi celular en modo avión.

Intenté acomodarme para un vuelo de madrugada entre Los Angeles y Nueva York, pensando que acababa de recibir la llamada que le pondría fin a la empresa que había fundado. El pánico existencial y un asiento económico en JetBlue no son la mejor combinación para dormir. No descansé ni un minuto. Recuerdo ver por la ventana queriendo quedarme en el aire para siempre y así no tener que enfrentarme a lo que parecía el fracaso inminente cuando aterrizara.

Una dura mañana en Nueva York no me ofreció mucho consuelo. Me recibieron unos -6º C cuando aterricé ese 14 de diciembre de 2016. Había hecho ese viaje desesperado por darle la vuelta a un proceso de financiamiento que parecía estancado. Y sin ser capaz de encontrar la puerta de entrada de mi hotel mientras se me congelaba la cara a las 7 de la mañana, me sentía fatal.

Levantándonos de los muertos

La seguridad es la clave absoluta para dirigir una startup y yo estaba batallando mucho para fingir confianza en mi mismo durante mi junta de las 8:30 am. Lo que más me dolía no era que hubiera perdido la fe en mi empresa, ni en nuestra misión o nuestra propuesta de valor. Si algo, yo sentía que estábamos haciéndolo mejor que nunca. Lo que me dolía era que por primera vez en mi vida estaba perdiendo la fe en mi mismo.

Esa mañana fue mi momento más bajo. Y luego, unas cuantas horas después, todo pareció girar mágicamente.

Dos nuevos amigos que pronto se convertirían en mentores (Rob Fishman y Andy Weissman), me llevaron a comer al Lure Fish Bar y me preguntaron cómo iban las cosas. Claramente se dieron cuenta de que algo no estaba bien conmigo, pero su amable disposición y su fe contagiosa en mi negocio me hicieron sentir bien.

Cuando empecé a contarles lo inadecuado que me sentía como humano con el proceso de levantar fondos, me dijeron que lo estaba viendo por el lado equivocado. Me dieron puntos de vista que no había considerando antes y su forma de plantear las cosas me ayudó a tener una nueva perspectiva. Rob y Andy me motivaron a enfocarme en lo grande que podría ser mi mercado, a sentirme orgulloso y a adueñarme de la forma en la que mi propuesta era diferente a las de las compañías de medios tradicionales y a resaltar la experiencia de equipo administrativo y como ésta nos hacía estar listos para el éxito.

Salí de la comida pensando que tal vez mi empresa no fuera totalmente inútil. Menos de una hora después, un inversionista que jamás imaginé que me llamaría, estaba haciéndome una oferta. Dos días después hablé por primera vez con Lerer Hippeau.

Un mes después firmé una hoja de términos para que Lerer Hippeau liderara nuestra ronda de 3.5 millones de dólares. Lerer Hippeau es una marca blue-chip VC y fue el fit perfecto por muchas razones, pero entre ellas, la más importante es lo emocionados que me hicieron sentir con mi negocio. Empiezas una empresa con ganas de conquistar al mundo y luego los rigores y los rechazos del día a día te quitan un poco de vida. La creencia genuina de Lerer Hippeau en mi empresa y en la experiencia única que teníamos en medios y el enfoque de emprendedores en desarrollo que tenían en su red me dio la suficiente energía y ha demostrado ser una ayuda increíble en todos estos años.

Un proceso de financiamiento que me hizo sentir devastado, de manera casi instantánea se convirtió en una ronda sobrada y casi no podía ni mantenerme arriba de la montaña rusa en la que me acaban de subir. O por lo menos en ese momento parecía una montaña rusa.

Rompiéndola

En los siguientes tres años, mi empresa Crypt TV ha crecido hasta convertirse en un negocio redituable con ingresos de 20 millones de dólares y millones de fans interactuando cada mes con nuestras historias de monstruos originales. En los últimos tres años hemos hecho programas para Facebook Watch y Netflix, y nuestros personajes abren ahora parques temáticos, venden montones de mercancía en nuestro sitio web y hemos visto a nuestra audiencia crecer hasta los 13 millones de fans en redes sociales.

Pero cuando pienso en el momento que lo cambió todo, el momento que realmente recuerdo en este viaje empresarial siempre pienso en ese vuelo de madrugada y el terrible clima con que me recibió Nueva York esa mañana.

Ese sentimiento de miedo, pánico y terror persiste. El hecho de no querer volver a sentirlo me motiva. Esos sentimientos fueron reales, pero cuando pienso en la razón por la que ese momento me cambió el panorama me doy cuenta, gracias a la madurez y a los años de experiencia, que las cosas no estaban tan mal como parecían, mucho menos a como dieron la vuelta dos horas después.

Sin duda sentí que mi compañía estaba condenada cuando recibí esa llamada, pero teníamos otras propuestas sobre el asador y suficiente espacio para movernos. Sentí que el sol decidió brillar para mi en esa comida fortuita con amigos, y que resultó en esa propuesta, pero la realidad es que esos momentos se construyeron con meses de trabajo y sucedieron por el valor real y la promesa de la empresa que había creado.

Mirando hacia atrás me doy cuenta de que nada es tan malo como parece. Y tampoco eres tan bueno como tu mejor momento. La realidad es que todo sucede en un punto intermedio, y ahí es dónde deberíamos sentirnos cómodos como emprendedores.

Ser el fundador y CEO de tu propia empresa puede ser sumamente solitario. La misma energía emocional que necesitas para aventarte a hacer realidad tu loco sueño puede convertirse en un peso insoportable de expectativas. Yo sentí que iba a colapsar ese día de diciembre.

Pero la experiencia y la perspectiva que tengo ahora me recuerdan que tu suerte nunca está echada. Un mundo cada vez más concentrado en la data suele descontar el hecho de que los seres humanos tenemos el poder de cambiar los resultados de cualquier ecuación y alterar el número final.

Mi empresa no iba a derrumbarse como pensaba y nuestro éxito fue en realidad resultado de meses de trabajo, y no de un cambio dramático en nuestra suerte. Un momento no te hace, así como tampoco te deshace.

La dedicación diaria, la auto disciplina y la búsqueda constante e incansable por la consistencia pueden no dar saltos de página, pero siempre serán lo que te distinga del resto.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Create your business plan in half the time with twice the impact using Entrepreneur's BIZ PLANNING PLUS powered by LivePlan. Try risk free for 60 days.

Latest on Entrepreneur