Qué le pasa a tu cuerpo durante una entrevista de trabajo

Es muy fácil ponernos bajo una enorme presión, y nuestras rutinas habituales diarias pueden volverse completamente descabelladas durante períodos de tiempo considerables.
Qué le pasa a tu cuerpo durante una entrevista de trabajo
Crédito: Depositphotos.com
10 min read
This story originally appeared on Treated.com

Desde el momento en que recibes la confirmación de que has sido seleccionado para una entrevista de trabajo hasta la ansiosa espera para saber si has obtenido el puesto, el proceso completo puede ser extremadamente exigente y desafiante para el cuerpo. Es muy fácil ponernos bajo una enorme presión, y nuestras rutinas habituales diarias pueden volverse completamente descabelladas durante períodos de tiempo considerables. Esto a su vez puede tener repercusiones significativas en nuestro bienestar mental y físico.

Se establece la fecha de la entrevista y comienza el proceso

Has recibido una llamada telefónica o un correo electrónico de un técnico de selección de personal o recursos humanos que confirma que te han ofrecido una entrevista. La perspectiva puede provocar un sentimiento de ansiedad, ya que el cuerpo libera hormonas, estimulando el sistema nervioso simpático. A su vez, el sistema nervioso estimula las glándulas suprarrenales, que liberan adrenalina y cortisol en el cuerpo. Es posible que experimentes una sensación de “mariposas” en el estómago ya que los músculos del estómago se vuelven más sensibles, y esto se debe a la respuesta de “lucha o huida” del cuerpo.

La respuesta de “lucha o huida” es la reacción del cuerpo al estrés, y nos obliga a elegir entre luchar contra la amenaza u optar por huir de ella (en este caso, nos embarcamos en la preparación y asistencia a la entrevista o evitarlas completamente). Sus orígenes se encuentran en nuestros ancestros que hacían una evaluación de ‘lucha o huida’ cuando se enfrentaban a depredadores, como los leones.

A medida que los pensamientos sobre el escenario de la entrevista comienzan a repetirse, es posible que el ritmo cardíaco comience a aumentar a medida que el cuerpo acelera su ritmo de respiración, de modo que puede proporcionar al cuerpo la energía necesaria para "huir" del proceso y preparación de la entrevista. La piel también puede ponerse pálida debido a que la sangre fluye hacia el cerebro, las piernas o los brazos, o puede enrojecerse, ya que la sangre corre en dirección a la cabeza y el cerebro.

Un estrés excesivo puede dificultar la capacidad de pensar con claridad sobre el proceso de la entrevista. Es importante tratar de no presionarse de manera indebida. También es importante que si te sientes estresado, darte tiempo para ordenar los pensamientos. Esto ayudará a reducir el exceso de adrenalina en el cuerpo .

Cabe señalar que no todas las personas experimentarán la respuesta de "lucha o huida" al recibir una invitación para una entrevista. Puedes sentir algo de aprensión al respecto sin tener ningún síntoma físico como tal.

La entrevista es dentro de unos días y la preparación está en marcha

Lo más posible que hayas comenzado a investigar a la empresa para la que estás preparando la entrevistando y hayas escrito algunas notas en previsión de posibles preguntas. Puedes comenzar a tener dudas sobre la calidad de las notas que has tomado, o si contienen suficientes detalles, lo que puede afectar a la confianza o motivación a medida que se acerca la entrevista.

Las inquietudes acerca de lo que te pondrás para la entrevista pueden aparecer en primer plano, y si se trata de un viaje considerable, tal vez sentimientos de estrés ante la perspectiva de un viaje más prolongado en transporte público o automóvil. Las preocupaciones por encontrar la ubicación de la entrevista también pueden comenzar a surgir.

Tales preocupaciones pueden afectar al patrón de sueño, ya que el cuerpo libera más adrenalina. Esto podría hacer que los músculos se tensen, junto con un aumento en el consumo de cafeína o ingesta de azúcar, para conseguir la cantidad de energía adecuada para la preparación final del evento.

Es muy importante comer bien durante la preparación de una entrevista. El pescado azul, los cereales integrales, los arándanos y los tomates son excelentes ejemplos de alimentos que ayudan a impulsar el cerebro.

Cabe señalar que no todas las personas experimentarán la respuesta de "lucha o huida" al recibir una invitación para una entrevista / Imagen: Depositphotos.com

La noche antes de la entrevista

Los dolores de cabeza, como consecuencia de la toma de notas extensas, y los efectos acumulativos de la fatiga mental pueden estar presentes, junto con la deshidratación, otro riesgo potencial que aumenta con el consumo de cafeína y azúcar.

Se podría desencadenar una segunda ola de sensación de 'mariposas' en el estómago y la respuesta de 'lucha o huida' del cuerpo, una vez más, lo que conduciría a una liberación de adrenalina y noradrenalina del sistema nervioso y su presión arterial, frecuencia cardíaca y patrones de respiración se acelerarían. Esta repentina oleada de estrés podría incluso desencadenar un ataque de pánico, que puede producir dificultad para respirar, palpitaciones y una sensación de asfixia. Tales niveles elevados de ansiedad podrían afectar el sueño por la noche.

Si eres propenso a la ansiedad, una cantidad considerable de té o café puede exacerbarlo, provocando respuestas de pánico o incluso arritmia cardíaca, donde el ritmo cardíaco se acelera, lo que puede ser peligroso. Estas experiencias no te ayudarán a dormir bien por la noche, así que si vas a tomar té o café, lo mejor es hacerlo con moderación.

También es mejor poner un tiempo límite la noche anterior para que su cerebro no esté demasiado estimulado cuando se vaya a dormir.

El día de la entrevista

Sabiendo que la entrevista comenzará en tan solo unas horas, puede encontrar dificultadas para tomar el desayuno, con las mariposas del estómago convirtiéndose en náuseas y deteniendo el sistema digestivo. Incluso podría vomitar, ya que la sensibilidad de los músculos del estómago se vuelve intensa, y puede experimentar temblores. Sin embargo, es mejor intentar comer algo en el desayuno (o almuerzo, si su entrevista es más tarde en el día) si puedes, ya que te dará energía y ayudará a pensar y formular tus respuestas durante la entrevista.

Los cereales integrales son particularmente buenos, ya que proporcionan al cuerpo una liberación lenta de energía, mientras que el pan integral o el arroz integral en una ensalada son excelentes opciones para el almuerzo.

Después de subir el autobús, tren, metro o salir a la entrevista en su propio coche, es posible que sienta como le tiemblan las piernas. Este es otro síntoma de ansiedad, y también puede volver a sentirlo mientras espera a que lo llamen para la entrevista.

La tos y la boca seca son otras manifestaciones comunes de preocupación antes de la entrevista. Mientras estás sentado en el la sala de espera /recepción, la respiración puede ser más rápida y superficial, con la falta de oxígeno apretando la garganta. Aunque en muchos casos es de poco beneficio, muchas personas tosen para tratar de combatir estos nervios. Al ser saludado por el entrevistador, la magnitud del evento puede ser abrumadora y dificultar la conversación, ya que las glándulas salivales dejan de crear la cantidad habitual de saliva, produciendo el efecto de "boca seca".

Durante la propia entrevista

Una vez que te hayas sentado en la sala de entrevistas, puedes notar que tu corazón comienza a latir más rápido, ya que otra descarga de adrenalina llega al torrente sanguíneo. Esto puede hacerte sentir incómodo, pero en realidad aumenta el flujo sanguíneo al cerebro, haciendo que la mente esté más alerta y receptiva a las preguntas de los entrevistadores. Los sonidos se vuelven más claros a medida que aumentan tus sentidos. Es lo que se conoce como "buen estrés".

Sin embargo, a medida que avanza la entrevista y se formula una pregunta difícil que no habíamos anticipado, es posible que las palmas comiencen a sudar, un síntoma adicional de la respuesta de "lucha o huida" del cuerpo. El sudor es controlado por una parte del cerebro conocida como el hipotálamo, que procesa el estrés significativo que puede experimentar como exceso de sudor.

La tos y la boca seca son otras manifestaciones comunes de preocupación antes de la entrevista / Imagen: Depositphotos.com

Después de la entrevista

Una vez que haya navegado a través de esos segmentos particularmente desafiantes de la entrevista, y hayas hecho varias preguntas finales a los entrevistadores, puedes comenzar a sentir alivio, al estrechar las manos de los entrevistadores y salir del edificio. El aumento de la adrenalina que estuvo presente durante el evento podría comenzar a disiparse, ya que el cerebro deja de liberar hormonas del estrés al haber establecido que la entrevista ya terminó.

La sensación de alivio puede comenzar a entrelazarse con sentimientos de cansancio considerable, a medida que la adrenalina continúa disminuyendo. Es posible que sienta pesadez en los ojos ​​en el viaje de vuelta a casa, y que le cuesta concentrar la atención.

Una vez en casa, el fuerte aumento y caída de cortisol y adrenalina en el cuerpo puede provocar un estado de agotamiento, y puede sucumbir a la tentación de tomar una siesta o acostarse. Si el proceso de la entrevista ha sido particularmente difícil, desde el punto de preparación hasta la finalización, incluso puede sentirse enfermo. El cuerpo libera hormonas como la noradrenalina en momentos de extrema presión para que actúen como antiinflamatorios, pero debido a que la inflamación es parte de la respuesta del sistema inmune, también funcionan como inmunosupresores. Posteriormente, esto puede conducir a la reactivación de infecciones latentes, como el virus Epstein Barr.

Sé amable contigo mismo al haber cerrado el círculo de un proceso tan desafiante.

Keep Reading

More from Entrepreneur

Get heaping discounts to books you love delivered straight to your inbox. We’ll feature a different book each week and share exclusive deals you won’t find anywhere else.
Jumpstart Your Business. Entrepreneur Insider is your all-access pass to the skills, experts, and network you need to get your business off the ground—or take it to the next level.
Are you paying too much for business insurance? Do you have critical gaps in your coverage? Trust Entrepreneur to help you find out.

Latest on Entrepreneur