¿Quieres encontrar tu pasión? Intenta viajar

Nunca nadie abrió nuevos caminos quedándose en el mismo lugar.
¿Quieres encontrar tu pasión? Intenta viajar
Crédito: Marco Bottigelli | Getty Images

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur and Penny Stock Expert
6 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Mucha gente dirá que para tener una carrera satisfactoria a largo plazo necesitas “seguir tu pasión”. ¿Pero cómo hacerlo cuando ni siquiera sabes qué es lo que te apasiona? Muy pocos nacemos sabiendo cuál es nuestro propósito y el sentido de nuestra vida. Por lo general, para descifrarlo hay que hacer prueba y error, y harán falta varias experiencias de vida. Viajar puede ser un portal poderoso para descubrir tus verdaderas pasiones al exponerte a diferentes ideas y culturas que pueden inspirarte y despertar tu interés en el mundo.

Aquí te dejamos algunas formas en las que viajar te ayuda a encontrar tu pasión.

1. Cambia tu rutina

Las rutinas no necesariamente son algo malo. De hecho, el éxito suele premiar a la rutina. Sin embargo, el balance puede ser complicado, ya que puede ser fácil caer en un patrón que te lleve a hacer siempre lo mismo en el mismo lugar, todos los días. Y cuando estás en ese patrón es difícil sentir pasión por nada. Viajar te obliga a cambiar tu rutina. Cuando estás en un nuevo lugar no tienes más opción que caminar por calles diferentes, transportarte de forma diferente, probar platillos diferentes y con suerte, intentar hablar idiomas diferentes.

Al final esto es algo bueno. Cambiando tu rutina puede ser mucho más fácil que salgas del estancamiento en el que te encuentras. Cuando estás en un estado mental más receptivo, es mucho más fácil conectar con las cosas que te apasionan.

2. Te recuerda lo pequeño que eres (de forma positiva)

En el día a día puede ser fácil caer en la trampa de pensar que el mundo gira alrededor de ti. Lo peligroso de esta forma de pensamiento es que las cosas relativamente pequeñas como una evaluación de desempeño que no haya salido tan bien o una presentación que no haya ido como querías te pueden parecer problemas enormes. Viajar puede cambiarte esta perspectiva. Cuando te paras frente a cosas tan impresionantes como el Gran Cañón o la majestuosidad del Taj Mahal, te sirven como recordatorio de lo triviales que son tus preocupaciones diarias en comparación con la majestuosidad del mundo. No, claro que esto no significa que dejes de preocuparte de tus cosas, pero este cambio de perspectiva puede ayudarte a empezar a pensar en cosas más grandes e importantes.

3. Te ves expuesto a nuevas ideas

Cuando viajas te expones a diferentes culturas, puntos de vista, estilos arquitectónicos y formas de vida, entre muchas otras cosas. La naturaleza expansiva de los viajes puede ayudarte a entrar en sintonía con tu pasión. Por ejemplo, puede ayudarte a cuestionar el status quo. Observando el mundo puedes tener un mejor sentido de lo que te inspira o los cambios que te gustaría ver. Viajando alrededor del mundo fue que aprendí más sobre el medioambiente, y desde entonces, los esfuerzos por conservarlo se han convertido en una de mis mayores pasiones.

4. Mejora tus habilidades de comunicación

Viajar te obliga a ser creativo en temas de comunicación. Por ejemplo, ¿cómo ordenarías una ensalada en Grecia cuando no hablas el idioma? ¿O como encontrarás tu camino en el metro de Tokio si no entiendes japonés? Tienes que salir de tu zona de confort, pedir ayuda e interactuar con otros para resolver estos pequeños problemas de comunicación. Y a pesar de las barreras del idioma, te darás cuenta de que estás mejorando tu capacidad para comunicarte. Mejorar la comunicación te ayuda a conectar con otras personas, y esto te suele llevar a nuevas direcciones en tu carrera que te ayudan a conectar con lo que te apasiona.

5. Te da un mayor sentido de gratitud

Viajar mejora tu sensación de gratitud de muchas formas. Por ejemplo, si viajas a un país menos desarrollado que el tuyo te encontrarás sumamente agradecido por los productos y servicios que sueles dar por sentados en casa. Incluso si visitas una gran ciudad, puedes sentirte agradecido de volver a la paz y tranquilidad de tu casa.

Una “actitud agradecida” te servirá de muchas formas a lo largo de tu carrera, e incluso puede ayudarte a encontrar tu pasión. Cuando te enfrentas al mundo con apreciación eres más receptivo a nuevas ideas y estás más dispuesto a intentar nuevas cosas.

6. Abre tu mente

Uno de los mayores impedimentos de encontrar tu pasión es la falta de exposición a cosas que puedan apasionarte. Viajar tiene la ventaja de expandir tus horizontes. Viajar te abre al mundo y esto puede recordarte las posibilidades infinitas que existen. Tomemos de ejemplo a Andy Ricker, el afamado chef detrás del emporio Pok Pok. Si nunca hubiera viajado, nunca hubiera entrado en contacto con la comida tailandesa que se convertiría en su pasión y lo que lo llevaría a encontrar el éxito en su camino como chef.

No, no se trata de aspirar a ser un chef famoso. El punto es que viajando te abres a un nuevo mundo de ideas y actividades que pueden apasionarte. ¿Quién sabe qué es lo que podrá inspirarte mientras le das la vuelta al mundo?

Keep Reading

Latest on Entrepreneur