¿Por qué las MiPymes también deben ser socialmente responsables?

Más del 25% de las pymes considera que la responsabilidad social es un gasto que no necesitan y no la ven como una inversión para la organización.
¿Por qué las MiPymes también deben ser socialmente responsables?
Crédito: Depositphotos.com

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
4 min read
This story originally appeared on Alto Nivel

Escrito por Jorge Arturo León y Vélez Avelar.

Hoy, los consumidores no solo buscan productos o servicios de calidad y a buen precio, sino que además marcas que tienen un próposito social, que sean responsables con el entorno que nos rodea y sensibles con los diferentes problemas que acontecen en el mundo como pobreza, desnutrición, y cambio climático.

Muchas personas suelen pensar que la responsabilidad social es un tema para las grandes compañías, pero la realidad es que compete a cualquier empresa sin importar su giro o tamaño. Si has llegado hasta esta línea, quiere decir que eres uno de los millones de mipymes de este país que quisiera ayudar a cambiar la responsabilidad de las empresas pero, o bien cree no tener los recursos, la capacidad o la forma de hacerlo.

Cada vez es más común escuchar el concepto de Responsabilidad Social (RS) y de Empresa Socialmente Responsable (ESR). Sin embargo, es muy importante reconocer que en realidad es muy poco el esfuerzo que en este sentido se ha hecho en las pequeñas y medianas empresas, en donde particularmente no llegan a mil las que cuentan con el distintivo de socialmente responsable (de las millones que existen en el país).

Para sustentar esto, quisiera presentar una serie de datos obtenidos del estudio 2019 que hace poco realizó Responsable sobre el Panorama de la Responsabilidad Social en México, en donde solamente 14.8% de las empresas de este tipo ven a la responsabilidad como una estrategia de negocios y más de 25% siguen viendo a esta importante área como un gasto (ya sea no necesario, necesario para la sociedad o estratégico) pero no como una inversión para la misma organización.

Este problema genera que no se de la importancia al tema, lo cual tiene impactos en varias aristas de la organización como puede ser la estructura en donde, de acuerdo a este estudio, 35% de estas empresas no designó a nadie en particular para este tema (contra un 10% de las empresas grandes) y de las que si tienen responsable del tema 25% son el propio dueño y director.  Por otro lado, la responsabilidad social sigue siendo un tema empírico y que se aprende durante “la marcha” pues 59.2% de los encargados de la responsabilidad en las mipymes nunca han estudiado algo sobre el tema y sus conocimientos son netamente empíricos.

El problema, según este mismo estudio, es que de las empresas que aún no trabajan en responsabilidad social. 37% no saben cómo empezar con el tema, 32% cree tener una falta de presupuesto y 26% una falta de interés por parte de la dirección y aún hay un 20% que dice que no lo hace pues no está marcado por la ley. Aún al día de hoy hay 21% de empresas pequeñas y medianas que no cuentan con un presupuesto para la responsabilidad y otro 50% no invierte más de 50,000 pesos en este tema.

La pregunta sería porque no le dan importancia a este tema y el problema es que sólo 29% de estos empresarios cree que la estrategia de responsabilidad social está alineada con la estrategia de la empresa y 35% de los encuestados asegura que de hecho no se alinea con el negocio.

Ahora bien, lo que todos estos empresarios no se han dado cuenta es que el consumidor valora la responsabilidad social y que más del 65% de los clientes acepta que siempre o frecuentemente al elegir un producto de precio y calidad similar seleccionaría una marca que sea reconocida por sus esfuerzos en responsabilidad social e incluso más del 60% estaría dispuesto a pagar un sobreprecio por este esfuerzo.

En resumen, el cliente valora y está dispuesto a pagar por aquellas pequeñas y medianas empresas que se atreven a ser responsables y con ello dar un ejemplo a los “grandes” que es posible ser pequeño, rentable y colaborador de la construcción de un mundo mejor.

Así pues concluiría que ser responsable si es cosa de grandes, pero no de grandes empresas, sino de grandes empresarios que se animan a construir un mundo mejor.

¿Te animas a intentarlo?

Puede interesarte: Primero las Mipymes: La Secretaría de Economía impulsará su crecimiento y profesionalización con 600 millones de pesos.

 

 

 

 

Keep Reading

Latest on Entrepreneur