7 errores que los emprendedores cometen cuando constituyen y lanzan su empresa

Una de las principales fallas que provocan el cierre de las empresas tienen que ver con el tema jurídico. En este artículo enlisto algunos errores que podrías estar cometiendo.
7 errores que los emprendedores cometen cuando constituyen y lanzan su empresa
Crédito: Depositphotos.com

Entrepreneur's New Year’s Guide

Let the business resources in our guide inspire you and help you achieve your goals in 2021.
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Por Alejandro Touriño, Co-director del master en Legaltech del IE Law School y socio director de ECIJA. Ha sido elegido por Financial Times entre los diez abogados más innovadores de Europa.

De cada 10 empresas que se abren, solamente seis logran sobrevivir. Así lo reveló la firma estadounidense de inversión global, Cambridge Associates, después de analizar el desempeño de unas 30 mil startups. Su investigación deja ver que la falta de conocimiento de los emprendedores en materia jurídica, también influye en el cierre de las empresas.

Por esta razón, a continuación enlisto siete errores que podrías estar cometiendo en este tema y que están agotando el tiempo de vida de tu empresa:

1. Falta de asesoramiento jurídico profesional

En muchas ocasiones los emprendedores obvian cualquier tipo de asesoramiento profesional, optan por utilizar modelos bajados de internet y prefieren informarse de manera autodidacta con recursos que encuentran en la web. Lo peor de todo es que la falta de conocimiento y preparación puede provocar el rechazo de los inversionistas.

2. No saber elegir el tipo de sociedad   

Hemos encontrado casos en donde un tercero se dirige directamente al emprendedor (y no a una sociedad de responsabilidad limitada) reclamando el incumplimiento de obligaciones, o el pago de cuantías económicas por diferentes conceptos.

Esto ha ocurrido por haber tomado la decisión equivocada en el momento de salir al mercado, operando a título individual y no utilizando una sociedad de responsabilidad limitada que salvaguarde el patrimonio personal. La mala elección del órgano de gobierno también es motivo de insatisfacción y disputas entre los socios.

3. Mala elección del lugar para operar

Es necesario tomar en cuenta aspectos como la viabilidad jurídica del negocio en el territorio que deseas montar la empresa, el régimen fiscal aplicable, y la posibilidad de levantar fondos en ese sitio. He visto muchos casos en donde una mala elección deriva en pérdidas económicas relevantes o directamente la imposibilidad de operar el negocio por no estar amparado por la regulación del país en el que se opera.

 4. No firmar un pacto de socios

¿Qué pasaría si uno de los socios quiere dejar la empresa, si quiere vender su parte, si fracasa o se vende en su totalidad? En el pacto de socios se determina claramente las reglas del juego, es un documento que regula la relación de los socios. Es como planear un ‘buen divorcio’ para terminar la relación de socios en buenos términos. Una mala configuración de este documento puede evitar que la empresa se venda, pivotar hacia otra actividad o que la sociedad quede en situación de bloqueo que la haga inoperativa.

Puede interesarte: Ya no aguanto a mi socio, ¿cómo termino con esa relación?

5. Despreciar la importancia de los intangibles

Si observamos las grandes operaciones corporativas y de inversión en los últimos años, millonarias algunas de ellas, apreciamos cómo los activos que los compradores adquieren son en su mayoría intangibles. No se trata de la compra de inmuebles, de maquinaria o similar, sino de la adquisición de activos intangibles como bases de datos, software, marcas, algoritmos, patentes, know-how, secretos industriales, etc.

La normativa de propiedad intelectual e industrial a nivel internacional protege estos intangibles, pero la práctica nos demuestra que un correcto asesoramiento en este campo hace que los activos estén en la sociedad y no en sus miembros, que los registros hayan sido realizados de manera adecuada, que se haya protegido debidamente la confidencialidad de la información sensible de la compañía, etc. Una mala gestión de estos activos puede frustrar un due diligence en un proceso de inversión o de venta.

6. Obviar la importancia de la privacidad

Respetar la privacidad de los clientes es una obligación que ningún emprendedor debe obviar y olvidar. Es importante implementar políticas de privacidad, seguridad y protección de datos. Pero ¡cuidado! porque el incumplimiento de este aspecto puede causar serios problemas para tu empresa.

7. Elección incorrecta del régimen laboral de la plantilla o directivos

Muchas startups se hallan en jaque como consecuencia de haber optado por contratar a sus colaboradores como profesionales independientes, y no como empleados de la compañía. En la contratación de colaboradores e incluso en la configuración del régimen laboral o mercantil de los emprendedores, es pertinente definir con claridad la titularidad de derechos sobre sus aportaciones, creaciones y la obligación de confidencialidad sobre la información a la que con motivo de su relación tienen acceso.

Es momento de revisar cómo se encuentra tu empresa en estos momentos con la información que acabo de compartirte, para identificar posibles fallas y actuar a tiempo para encaminarla hacia el éxito.

Te recomendamos: Sociedad por Acciones Simplificadas (SAS): Todo lo que debes saber de esta figura para constituir tu empresa.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur