YouTube toma medidas más duras contra los discursos de odio, el bullying y las amenazas

Los insultos, la intolerancia, las amenazas implícitas y el comportamiento agresivo quedaron oficialmente prohibidos en la plataforma de videos de Google.
YouTube toma medidas más duras contra los discursos de odio, el bullying y las amenazas
Crédito: Anadolu Agency | Getty Images

Limited-Time Savings: 60% Off of Our Social Media Books

Use code SOCIAL2021 through 5/27/21 to get these books, for less.
3 min read
This story originally appeared on Engadget

YouTube está activando una política más estricta contra el bullying para frenar el discurso de odio y las amenazas que de otro modo podrían haber esquivado a sus moderadores.  El gigante de los videos en línea ya no permitirá material que "insulte maliciosamente" a las personas en función de rasgos como identidad de género, raza u orientación sexual.

También impedirá las amenazas "veladas o implícitas", no solo las directas. Cualquier usuario o creador de contenido podría enfrentar sanciones si simula violencia contra alguien o sugiere amenazas, dijo YouTube. Además, los canales que ataquen la política serán eliminados del Programa de Socios de YouTube. Un creador que pruebe a propósito los límites de la resolución de YouTube podría verse incapaz de ganar dinero y podría ser expulsado por completo si su comportamiento continúa más allá de ese punto.

La compañía también señaló que casi ha terminado con el lanzamiento de una función que brinda a los operadores de canales la oportunidad de revisar comentarios potencialmente tóxicos antes de que se hagan públicos. Recientemente se activó de manera predeterminada para canales más grandes y debería llegar a la mayoría de los canales a finales de 2019.

La política más estricta parece estar dirigida directamente a personas como el comentarista de derecha Steven Crowder, quien fue criticado por videos que insultaron al presentador de Vox Carlos Maza por su homosexualidad y raíces latinas, sin mencionar que impulsó de manera velada a sus fans a acosar al periodista. En ese momento, YouTube afirmó que Crowder no estaba violando las políticas, en parte porque no le había dicho explícitamente a los espectadores que hostigaran a Maza. 

Este nuevo enfoque podría antagonizar a los derechistas que ya han acusado a YouTube de tener un sesgo anticonservador. Al mismo tiempo, sin embargo, muchos han criticado a YouTube por permitir que discursos de odio y campañas de acoso poco veladas persistan en tecnicismos sin importar cuáles sean sus afiliaciones políticas. Mientras se aplique de manera consistente, esta nueva postura teóricamente podría ayudar a YouTube a continuar su represión contra el odio y evitar que las personas usen videos como armas.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur