Así fue como mi préstamo estudiantil de 5,000 dólares se convirtió en un negocio multimillonario

Hay ocasiones en las que la inversión más inteligente es la que haces en ti mismo.
Así fue como mi préstamo estudiantil de 5,000 dólares se convirtió en un negocio multimillonario
Crédito: zimmytws | Getty Images

Grow Your Business, Not Your Inbox

Stay informed and join our daily newsletter now!
Entrepreneur Leadership Network VIP
Bestselling Author
5 min read
Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Antes de contar esta historia, quiero decir que usé el préstamo estudiantil mencionado para pagar mis estudios. Teniendo esto en cuenta, déjenme detallarles cómo fue que esa suma monetaria dio paso a una empresa multimillonaria, reforzada por una disciplina férrea y el apalancamiento de oportunidades.

Como fundador, la mayoría de las personas me conocen por mi negocio BNI. Pero en realidad yo empecé una empresa de administración de propiedades tres años antes de lanzar mi propia empresa.

Hace poco estaba revisando mis archivos y me topé con papeles de un viejo préstamo universitario que saqué para hacer el doctorado. Era 1982 y había aplicado a la USC. Quería hacer mi doctorado ahí, pero también tenía que descifrar cómo iba a pagarlo si me aceptaban. Hacía algunos años, me habían aceptado al Occidental College para la maestría. Me habían ofrecido una beca de 50 por ciento, pero no pude pagar el otro 50 por ciento (mi familia tampoco pudo ayudarme). Así que fui a una universidad pública que sí podía pagar. Y aunque no sabía cómo iba a poder pagar el programa del doctorado en USC, no me importaba. Era mi objetivo, y cuando apliqué, me aceptaron. Recibí algunas becas, pero mi parte de la colegiatura seguía siendo enorme.

En ese momento, yo tenía un trabajo de tiempo completo en L.A., pero seguía sin ganar lo suficiente como para vivir y además pagar el doctorado. Así que tomé otro empleo y trabajé tantas horas como fue posible para ahorrar lo suficiente para pagar un semestre de colegiatura. Me sorprendió darme cuenta de que un semestre de doctorado costaba más que mi maestría entera.

Trabajé dos turnos y apliqué a un préstamo estudiantil por $5,000 dólares para ayudarme a cubrir el semestre en la universidad de mis sueños. No tenía idea de si me darían el préstamo o no, pero de cualquier forma apliqué y seguí trabajando en caso de que no me dieran el préstamo.

Unos cuantos meses después, justo antes de empezar el doctorado, me aprobaron el crédito. La cosa es que yo también había logrado ahorrar esos $5,000 dólares con mi trabajo extra, así que tenía $5,000 dólares ahorrados en efectivo y $5,000 disponibles en un crédito estudiantil. ¿Qué debía hacer? ¿Debía usar mi efecto para pagar la escuela o utilizar el préstamo, que tenía un interés muy bajo?

Sabía que no podía seguir trabajando tantas horas los años venideros, así que decidí usar el préstamo y utilizar los $5,000 que había ahorrado para el enganche de un departamento. Y ahí fue donde inició mi aventura en el negocio de bienes raíces.

Verás, unos años más tarde cambié ese departamento por una casa. Luego, años más tarde, la cambié por una casa más grande, que luego cambié por dos casas. Eventualmente, esas dos casas terminaron pagando un 50 por ciento de una propiedad comercial que estaba construyendo en Texas.

El préstamo original me permitió tomar mis $5,000 dólares en efectivo y convertirnos en una propiedad comercial con un valor de $1.8 millones. Por supuesto que mi esposa y yo hicimos otras inversiones a lo largo de los años que convirtieron esta pequeña empresa que yo inicié, en un negocio Multi millonario con nueve propiedades comerciales y una decena de inquilinos.

Todo esto pasó porque obtuve $5,000 dólares de préstamo (y claro, porque trabajé muy, muy duro para ganar dinero e invertirlo, en lugar de gastármelo en cosas que no importarían a lo largo de los años).

Por cierto, terminé de pagar todos mis préstamos universitarios hace años, con todo e intereses. Me sentí orgulloso ese día. Sin embargo, cuatro semanas después de haberlo hecho, recibí una carta de otra universidad que decía: “Felicidades Dr. Misner, su hija ha sido aceptada en nuestra escuela. Puede acceder a nuestro portal para hacer los pagos a su favor”.

Pero ahora… Ya no necesitamos préstamos universitarios.

Keep Reading

Latest on Entrepreneur